La venta de vehículos diésel se desploma más de un tercio en Gipuzkoa desde 2010

Un conductor francés reposta combustible en una gasolinera guipuzcoana./LUSAGráfico
Un conductor francés reposta combustible en una gasolinera guipuzcoana. / LUSA

El 'dieselgate' y las restricciones en grandes ciudades retraen a los compradores, aunque los concesionarios confían en que los vehículos que usan gasóleo recuperen parte de la cuota perdida

Fernando Segura
FERNANDO SEGURASAN SEBASTIÁN.

Los vehículos diésel, los reyes indiscutibles de la carretera hasta 2010, han perdido su hegemonía. Si hace siete años el 74% de los turismos y 4x4 matriculados en Gipuzkoa llenaban sus depósitos con gasóleo, en 2017 solo eran el 43%. El trasvase de las ventas a los vehículos de gasolina ha sido imparable. Estos últimos suponían un 25% del mercado hace ocho años, frente al 52% actual (ver infografía). Además, se aprecia un crecimiento simbólico, pero que marca tendencia, de los híbridos.

¿Qué ha ocurrido en estos años para que se produzca tal desplome? La curva de ventas comienza a caer vertiginosamente en 2014. A partir de ese año confluyen una serie de hechos que retraen a los compradores. Entre éstos se encuentran la decisión de algunas grandes ciudades de restringir la circulación de los vehículos que usan gasóleo, el 'dieselgate' y una concienciación ecológica que, equivocadamente o no, atribuye a este tipo de coches un mayor grado de contaminación.

La apuesta del Gobierno de Pedro Sánchez de subir los impuestos al gasóleo todavía no ha tenido un reflejo en la ventas, debido a su reciente formulación, pero si sale adelante a buen seguro que acelerará el desplome. La medida tendría un efecto limitado en Euskadi, porque aquí ya se paga un impuesto autonómico. El precio del gasóleo subiría en el País Vasco 9,5 céntimos por litro, un 7,8% más que en la actualidad. En las comunidades donde no se abona el tributo autonómico, el alza sería del 11,7% (14,3 céntimos).

LAS FRASES«El 'dieselgate' y las restricciones en ciudades han sido determinantes en la bajada de ventas»» Ander Aranburu Aega

«La decisión del cliente está condicionada por el futuro del diésel, no por las prestaciones del motor» Luis Miguel García Lurauto

«Seguirán siendo una opción válida por su consumo eficiente y las medidas de los fabricantes» Jon Tolaretxipi Easo Motor

«Los clientes se inclinan hacia los de gasolina, pero las ventas se irán equilibrando» Carlos Arregi Carza

Caída brusca

Ander Aranburu, presidente del sector de Ventas de la Asociación de Empresas de Automoción de Gipuzkoa (Aega), confirma que la caída ha sido brusca, aunque matiza que presenta diferencias entre canales. Así, mientras en el de particulares ha sido muy acusada -del 51% en 2014 al 28% en 2017-, en el segmento empresarial las matriculaciones se mantienen estables, en torno a un 15%. A su vez, resalta que los híbridos han pasado del 1% en 2013 al 5% en 2017.

Aranburu atribuye el descenso al 'dieselgate', en referencia al fraude en las emisiones protagonizado por Volkswagen, que estalló en 2015 y todavía colea. También afirma que ha sido «determinante» la decisión de restringir el uso en ciudades, como ha sido el caso de Londres. A estos hechos añade el desarrollo tecnológico de los motores de gasolina, que ha incrementado su eficiencia.

Aranburu estima que, pese a los problemas existentes, los diésel no son una especie en extinción. «Para nada. Su tecnología coexistirá con la de gasolina, GLP, hybrid y eléctricos». Añade que las penalizaciones no están justificadas. «Con la nueva tecnología Euro VI, los fabricantes se han comprometido a que en 2020 las emisiones medias de las flotas que vendan en Europa no emitan más de 95 gramos de CO2 por kilómetro. Los motores Euro VI como máximo llegarán a 80 gramos».

Ahora bien, ¿cómo se vive en los concesionarios este cambio radical en el mercado? ¿Qué dudas asaltan al comprador de un vehículo a la hora de decantarse por diésel o gasolina? Luis Miguel García, director general de Lurauto (BMW), corrobora que la tendencia «está cambiando y al cliente potencial le preocupa el futuro del diésel. Su decisión se ve condicionada por este hecho y no por el comportamiento o las prestaciones del motor».

García señala que las dudas se generan en cuanto a las «limitaciones de uso y el posible desplome del valor en el futuro, como vehículo usado. El mercado ha oscilado completamente y se está 'gasolinizando', sobre todo en las marcas generalistas y en las gamas medias-bajas de todos los fabricantes».

El director general de Lurauto indica que el fraude de las emisiones de VW y las medidas restrictivas en algunas ciudades han contribuido a aumentar la percepción de que los diésel podrían desaparecer del mercado. Sin embargo, señala que todos los vehículos matriculados a partir del 1 de septiembre de este año deberán cumplir las medidas WLTP (nuevo protocolo de emisiones que servirá para evaluar la contaminación de los coches). «Los diésel Euro VI las cumplirán, de manera que su nivel de emisiones será similar a los de gasolina», asegura.

García prevé que la venta de automóviles diésel seguirá disminuyendo en los próximos años, dado que el mercado estatal se encuentra «demasiado balanceado hacia esta motorización. De cara al futuro, hay que tener en cuenta que aparecen nuevos factores que comenzarán a cambiar el estatus de los motores de combustión a favor de la electrificación y de los híbridos».

Jon Tolaretxipi, director general del Grupo Easo Motor (Ford, Hyundai, Mazda, Jaguar, Land-Rover y Citrôen), señala que en sus concesionarios se ha registrado un trasvase de ventas del 20% de diésel a gasolina. Explica que, curiosamente, «desde hace tiempo, el kilometraje medio que realizan los clientes hacía más aconsejable la compra de vehículos que consumen gasolina pero, a pesar de ello, predominaba el diésel. Actualmente, los clientes analizan más lo que les conviene y el resultado ha sido un incremento de los de gasolina».

Coincide con los demás profesionales del sector en que los potenciales compradores plantean dudas a la hora de adquirir un diésel, en especial, por las limitaciones de acceso a los centros de las ciudades. No obstante, augura que este tipo de automóviles «seguirán siendo una opción muy válida en múltiples situaciones, por su consumo eficiente de combustible y porque los fabricantes están tomando medidas determinantes para reducir al mínimo el impacto sobre el medio ambiente».

«Falta información»

Carlos Arregi, gerente de Carza Gipuzkoa (Peugeot), coincide en que los clientes «vienen buscando coches de gasolina, porque se está demonizando el diésel. El boca a boca transmite que no van a dejar circular a estos automóviles en las grandes ciudades. Falta información, porque los diésel actuales no son como los de antes. Mi consejo -señala Arregi- es que el cliente apueste por los productos 'flexiplan', que permiten renovar el vehículo cada dos años en buenas condiciones. Esta es una buena opción para el actual momento de incertidumbre que viven los potenciales compradores y también los concesionarios».

En opinión de Arregi, los vehículos que consumen gasóleo irán recuperando cuota de mercado. «El diésel no sé si llegará al punto de ventas que alcanzó hacer unos años, pero lo que está claro es que no desaparecerá. Ahora mismo hay motores diésel mucho más eficientes que los de gasolina. Con la nueva regulación, la mayor parte de los coches que utilizan gasolina tendrán que pagar un mayor impuesto de circulación, debido a las emisiones de CO2, mientras que no afectará a los diésel nuevos. Por tanto, las ventas se irán equilibrando». Añade que la situación es distinta en el caso de los coches de segunda mano, cuya depreciación es un hecho.

La evolución en Gipuzkoa no difiere de la del resto de España. En 2010 -según datos de Anfac- el 71% de las matriculaciones correspondieron a vehículos que consumían diésel, mientras que en 2017 éstos solo representaban el 48,3%. Por el contrario, el ascenso de los de gasolina es imparable, pasando del 29% al 46,6% en ese plazo de siete años. Los híbridos suponen el 5,1%.

Si atendemos a las ventas del primer semestre del presente ejercicio, las diferencias en el marco estatal se reducen. Los automóviles de gasolina coparon el 57,2% del mercado hasta junio, por delante de los diésel, con el 37%; y de los híbridos y eléctricos, con el 5,8%.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos