Los vecinos de Gabiria son los guipuzcoanos con mayor renta y superan en 11.000 euros la media

Dos vecinos junto al templo parroquial de Gabiria. / JOSETXO MARÍNGráfico
Dos vecinos junto al templo parroquial de Gabiria. / JOSETXO MARÍN

Cada contribuyente del territorio declaró en 2017 de media 24.316 euros, 2.000 más que en el peor año de la crisis. La presión fiscal sobre los tributantes sigue aumentando y cerró la pasada Campaña con un tipo efectivo del 17,8%, dos décimas más

Alexis Algaba
ALEXIS ALGABASAN SEBASTIÁN.

Gabiria es un coqueto municipio situado en la comarca del Goierri. Una localidad que, además de estar en un enclave con una vistas extraordinarias gracias a la altura en la que se encuentra (más de 400 metros por encima del nivel del mar), cuenta con el nivel de renta más alto de las 88 entidades locales de Gipuzkoa. Así lo demuestran los últimos datos sobre declaraciones de IRPF publicadas por el departamento de Hacienda y Finanzas de la Diputación de Gipuzkoa. Según esa toma, con datos de 2016, la renta media de Gabiria asciende hasta los 35.002 euros, una cifra que supera en casi 9.000 euros a la media conjunta del territorio, que se situó en los 24.316.

La localidad apenas supera los 500 habitantes, bastantes menos de los 1.147 que llegó a alcanzar a mediados del siglo XIX. Podría considerarse uno de los municipios guipuzcoanos afectados por el éxodo hacia núcleos mayores e industrializados como Beasain o Zumarraga, localidades a tiro de piedra de Gabiria. Esa singularidad y la presencia de un número limitado de contribuyentes provoca, como aclara el propio fisco foral en su informe, que cualquier «observación excepcional» haga que la renta media crezca considerablemente. Por esa razón resulta tan amplia la distancia entre la base liquidable media de Gabiria (35.002 euros) y las siguiente, que son Arama (32.635), Donostia (28.745), Beasain (28.589) y Hondarribia (27.199).

Y por dicha causa también figura Gabiria en la primera posición en la lista en cuanto a porcentaje de dispersión, lo que se traduce en que es la localidad guipuzcoana en la que 'conviven' contribuyentes con un nivel de base liquidable muy alto con otros con un nivel muy bajo. Un municipio de contrastes, podríamos definir. Ese índice de dispersión se sitúa en Gabiria en el 70%, mientras que Orexa registra el menor (42,5%) y Gipuzkoa en conjunto apunta una media del 56,72%.

En 2016, la renta media en Gipuzkoa aumentó en más de 526 euros, síntoma de la mejora de la economía RECUPERACIÓN

La tasa efectiva muestra que cada guipuzcoano aporta al fisco 2,6 euros más que en 2009 inGRESOS PARA EL FISCO

Casi seis de cada diez contribuyentes destinaron el 0,7% de su cuota íntegra a fines sociales EL 0,7%

Pero al margen de las curiosidades que refleja municipio por municipio este resumen del fisco foral, una de las principales conclusiones generales que se pueden advertir es que la recuperación económica se sigue sintiendo en una mejora de la renta media de los guipuzcoanos. Desde el peor año de la crisis (2013) hasta 2016, la base liquidable entre los contribuyentes del territorio se ha incrementado en cerca de 2.000 euros, al pasar de los 22.397 euros de 2013, a los 24.316 de 2016. Cabe recordar que entre 2008 y 2013 la renta media por persona cayó en 250 euros en el territorio.

Solo en el último ejercicio cerrado (2016) la base liquidable entre los 375.686 declarantes guipuzcoanos repuntó un 2,2% (526 euros) y por primera vez en la serie histórica, los vecinos de Gipuzkoa disponían de unos recursos medios por encima de los 24.000 euros.

En la clasificación comarcal de esa base liquidable destaca sobremanera Donostia, con 28.745 euros por declaración -es destacable también el mayor crecimiento de las rentas medias de los municipios turístico residenciales-. En el extremo opuesto, con una base de 19.345 euros se sitúa la comarca de Oarsoaldea, consecuencia directa de que tres de los cuatro municipios que la componen (Pasaia, Lezo y Errenteria) se encuentran entre los diez municipios que menor base liquidable media ostentan.

Dicha comarca presenta una de las tasas de desempleo mayores de Euskadi y el Gobierno Vasco a través de su programa Indartu de inversiones generadoras de empleo en zonas consideradas como 'desfavorecidas' por la Unión Europea destinó una inversión superior a los 15 millones para lograr una mayor dinamización.

El fisco, aprieta

Ese aumento ejercicio tras ejercicio en las rentas de los recursos disponibles por los guipuzcoanos también se ve reflejado en unos mayores ingresos para la Hacienda foral por IRPF. A medida que las bases liquidables aumentan, los tipos aplicables a las mismas también se elvan de forma que la minuta fiscal a la que se enfrentan año tras año los contribuyentes no para de crecer durante la recuperación económica.

Así lo refleja el tipo efectivo que calcula el departamento dirigido por Jabier Larrañaga que se les aplicó de media a los contribuyentes guipuzcoanos en el IRPF de 2016. Según el informe de Hacienda, de cada 100 euros declarados como base liquidable por los guipuzcoanos, el fisco ingresó 17,8. Una cuantía nunca antes registrada y que creció en dos décimas en el último ejercicio. En su cota más baja, en 2009 tras el primer impacto de la crisis y antes de la reforma del IRPF, la tasa efectiva se situaba en el 15,2%.

Por comarcas, Donostia ha superado por vez primera el tipo efectivo del 20% para sus contribuyentes. El resto de zonas se sitúa por debajo de la media guipuzcoana, con Oarsoaldea en último lugar con una tasa media del 14,9%.

La Hacienda foral también desvela en este estudio el destino que los guipuzcoanos dieron al 0,7% de su cuota íntegra en las declaraciones de la Renta de la Campaña 2016. El 59,6%, esto es casi seis de cada diez contribuyentes, destinaron esa tasa de su cuota solo a fines sociales. El 13,6%, decidió que el destino de esos fondos debía ser la Iglesia Católica. Otro 9,1% decidió aportar a ambas posibilidades su 0,7%, y el 17,9% restantes no tachó ninguna de las casillas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos