Los trabajos a tiempo parcial involuntario «presionan a la baja» los salarios

Los trabajos a tiempo parcial involuntario «presionan a la baja» los salarios
FOTOLIA

El Banco de España considera que existen otros factores, como el colectivo de desanimados, que también tienen un papel relevante a la hora de explicar el «reducido crecimiento» experimentado

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

En los últimos quince años la tasa de trabajadores a tiempo parcial involuntario -los que trabajan menos de 30 horas a la semana pero que querrían más- ha aumentado «rápidamente» en España hasta situarse sobre el 8% de la población activa desde un nivel cercano al 2%. Esta elevada proporción está ejerciendo una «cierta presión a la baja» sobre los salarios, según concluye el Banco de España.

Ahora bien, el organismo considera que existen otros factores, como el colectivo de desanimados, que también han tenido un papel relevante a la hora de explicar el «reducido crecimiento» experimentado por los salarios en 2016 y los primeros trimestres de 2017. «El marcado crecimiento que se observa a partir de 2008 podría indicar que, durante la crisis financiera, al menos un número importante de empresas se enfrentaron a la caída de la actividad sustituyendo una proporción relevante de trabajadores a tiempo completo por trabajadores a tiempo parcial con el objetivo de limitar sus costes laborales», afirma el Banco de España en su artículo 'La moderación salarial en España y en la UEM'.

El paro limita los sueldos

En cuanto a los desempleados desanimados, entendidos como aquellos que no buscan activamente un empleo, pero que estarían dispuestos a trabajar de manera inmediata si tuvieran una oferta de trabajo, el Banco de España señala que subió durante la crisis y empezó a ralentizarse en 2013. Y concluye que la tasa de paro fue el principal factor que, gradualmente, limitó el crecimiento de los salarios entre 2008 y 2012. A partir de 2014, en un contexto de progresiva recuperación económica, la tasa de paro siguió teniendo un efecto negativo sobre los salarios, pero de manera decreciente. Además, las «particularmente bajas» expectativas de inflación en los trimestres posteriores a la recuperación explican también el bajo crecimiento de los salarios.

Asimismo, hay dos variables adicionales que explican la moderación de los salarios entre 2000 y 2007 y entre 2010 y 2012. La primera, correspondiente al primer periodo, estaría relacionada con la fuerte entrada de extranjeros en España y su menor poder de negociación salarial. La segunda se refiere a las reformas laborales aprobadas entre 2010 y 2012 que, junto a los acuerdos de negociación colectiva firmados entre empresarios y sindicatos, «habrían favorecido un grado de mayor moderación salarial».

Más información:

 

Fotos

Vídeos