El 40% de los trabajadores vascos alarga su jornada laboral

El 40% de los trabajadores vascos alarga su jornada laboral

El 13% de la población ocupada ve una rémora la paternidad para su trayectoria profesional

Pilar Aranguren
PILAR ARANGURENSan Sebastián

¿Quién no se queda de forma habitual o algunas veces en su puesto de trabajo más tiempo del establecido? Esto de prolongar la jornada laboral, que puede ser una queja habitual en algunos sectores, es más habitual de lo que parece a tenor de los datos ofrecidos este miérocles por el Eustat. Y es que cuatro de cada cinco trabajadores vascos rebasaron el año pasado su horario laboral. Aunque de ellos, el 21,6% trabaja más horas de las establecidas de forma habitual, mientras que otro 17,6% lo hace de forma esporádica, es decir, algunas veces.

Estos datos vienen recogidos en la encuesta sobre la conciliación de la vida laboral, familiar y personal que elabora el Instituto Vasco de Estadística, aunque no detalla las razones por las cuales casi la mitad de la población ocupada vasca prolonga su jornada laboral. Los sindicatos han denunciado en más de una ocasión que en el caso de los contratos parciales las horas se estiran más allá de las que figuran legalamente, con lo que se produce un «fraude» en la contratación. Aunque a buen seguro no será la única razón para que el 39,2% de la población ocupada salga de trabajar más tarde de lo previsto. Además, la cifra va al alza, ya que si se compara con un año antes, aumenta en 0,7 puntos.

Permisos de paternidad. Esta prolongación de la jornada laboral afecta más a los hombres que a las mujeres. Y es que aunque el porcentaje es similar cuando se produce de forma esporádica -17,5% en el caso de ellos y 17,9% en el de ellas- cuando ocurre de forma habitual son los hombres los que lo hacen en mayor medida (23,8%), frente al 19,3% de las mujeres.

En una sociedad en la que va acrecentándose la sensibilidad respecto a la necesidad de conciliar la vida laboral y familiar, lo que ha hecho entre otras cosas que los permisos de paternidad se vayan ampliando, hay cuestiones que no cambian al ritmo de la ley y es la percepción que tienen tanto los hombres como las mujeres respecto a la rémora que puede suponer dicho permiso en su carrera profesional. Y es que el 17,6% de los hombres ocupados cree que le resultaría muy negativo y un 6,6% que le afectaría de forma sensible. Por su parte, el 20% de las mujeres ocupadas considera que la maternidad puede crear desigualdades de promoción.

Excedencias o jornadas reducidas. Si de lo que se trata es de solicitar excedencias o jornadas reducidas, el 34,7% de las mujeres considera que le puede afectar a la promoción profesional, mientras que dicha percepción se reduce sensiblemente entre los hombres (33,6%).

Cuidado de hijos y dependientes. La encuesta dedica también un apartado a la conciliación en lo que respecta al cuidado, tanto de menores, como de dependientes. Tres de cada diez personas ocupadas afirma tener muchas dificultades para compaginar el trabajo con la atención a sus familiares. Una cifra que es más elevada en el caso de los dependientes (33,5%) que en el de los hijos menores (28%). Si se analiza por sexos, las dificultades son mayores en el caso de los hombres que en el de las mujeres.

¿Pero cuánto tiempo dedican al cuidado de los familiares? En el caso de los menores, las mujeres destinan cinco horas al día o más, mientras que en el de los hombres se limita a 3,3 horas. Si se trata de personas dependientes las diferencias se estrechan, ya que ellas dedican 2 horas diarias y ellos 1,4.

Además, es mayor el porcentaje de mujeres que de hombres que dedican ese tiempo a cuidar a otros. Aunque hay un dato esperanzador y es que en los últimos siete años, el porcentaje de mujeres que dedica un elevado número de horas al cuidado de sus hijos se mantiene en el 55%, mientras que el de los hombres crece 9,2 puntos hasta situarse en el 24,4%.

Tareas domésticas. Pese a los avances que se van produciendo, el reparto de las tareas del hogar sigue siendo muy desigual y recaen en mayor medida en las mujeres. El 31,2% de las féminas emplea tres horas o más a dichas labores, mientras que nueve de cada diez hombres le dedican menos de dos horas. Este desigual reparto de funciones motiva que el 18,8% de las mujeres esté muy insatifecha con la colaboración que ofrece su cónyuge o pareja. En contraposición, tres cuartas partes de los hombres está muy satisfecho.

Flexibilidad. Los trabajadores vascos no tienen muchas dificultades para lograr excedencias, reducciones de jornada o días de permiso sin remuneración. Y en lo que respecta al horario flexible de salida o entrada, otra herramienta para mejorar la conciliación, lo disfruta algo más de un tercio de las personas ocupadas. En este sentido, cabe recordar que la administración pública ha sido abanderada en este tipo de medidas, que poco a poco se van extendiendo a la empresa privada.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos