Los salarios crecen al mayor ritmo desde la salida de la crisis

Los salarios crecen al mayor ritmo desde la salida de la crisis

La subida del SMI y de las cotizaciones encarecen más que nunca en la última década el gasto por empleado, que se sitúa de media en los 2.664 euros al mes

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Los salarios comienzan a coger ritmo precisamente cuando suenan con más fuerza los rumores de la desaceleración económica, que ya empieza a notarse tanto en el crecimiento del PIB como en la creación de empleo. En el segundo trimestre del año los sueldos se elevaron un 2,1%, la segunda mayor subida de la última década, solo superada en el segundo trimestre de 2013, cuando avanzaron un 2,5%, según la Encuesta Trimestral de Coste Laboral publicada este martes por el INE.

De esta forma, los trabajadores ingresaron de media 1.992 euros al mes y ganaron 1,2 puntos de poder de compra, impulsados por el fuerte alza del salario mínimo (que este año se elevó un 22,3% hasta los 900 euros) y por la firma del IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), en el que se pactaron unos aumentos salariales de entre el 2% y el 3% en función de las condiciones de las empresas y los sectores.

Pero aún ha crecido más el coste total que supone un trabajador para una empresa, hasta el punto de que en este caso se ha registrado el mayor alza desde hace una década, también por efecto de la subida de la renta mínima y del encarecimiento de las cotizaciones sociales. De media, las empresas pagaron 2.664,5 euros al mes por cada empleado, lo que representa un incremento interanual del 2,4%, el mayor avance desde el cuarto trimestre de 2009. Encadena así ocho trimestres consecutivos en positivo, después de los duros años de la crisis.

La mayor parte de este coste va a parar al bolsillo de los trabajadores, puesto que el coste salarial supone de media 1.992,1 euros al mes, mientras que los 672,3 euros restantes se destinan al pago de las cuotas de la Seguridad Social, las percepciones no salariales como son las indemnizaciones por despido, las subvenciones y bonificaciones.

De todos los componentes del coste salarial el mayor incremento lo registraron las cotizaciones sociales, que se encarecieron un 3,9% en el segundo trimestre hasta rozar los 620 euros al mes, casi el doble que los salarios y también el mayor repunte de la última década. Y ya van dos consecutivos. Detrás de este incremento histórico está la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de elevar las bases mínimas de cotización un 22,3% -en línea con el SMI- y un 7% las bases máximas, al tiempo que aprobó incrementar 5 euros de media la cuota mensual de los autónomos y encareció las cotizaciones de las empleadas del hogar y de los contratos de muy corta duración.

Por el contrario, en el segundo trimestre cayó un 1,6% el coste de las percepciones no salariales (donde se incluyen las indemnizaciones por despido) así como se redujo un 1% el coste de las subvenciones y bonificaciones, después de que en el trimestre anterior se dispararan más de un 6%.

Temas

Ine