La temporalidad en el sector público escala seis puntos y se sitúa en máximos desde 2009

La temporalidad en el sector público escala seis puntos y se sitúa en máximos desde 2009

Uno de cada cuatro empleados de la Administración tiene un contrato de duración determinada, algo que el Supremo considera «abusivo»

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

La Administración Pública «abusa» de los trabajadores interinos. Ésta fue una de las conclusiones que se extrajeron de la sentencia publicada recientemente por el Tribunal Supremo por la que declaraba nulo el cese de dos empleados vascos que llevaban tiempo concatenando contratos de duración determinada, algo que les ocurre a demasiados profesionales de este sector.

Concretamente, uno de cada cuatro trabajadores públicos son temporales, lo que supone la tasa más elevada de los últimos nueve años, según un informe publicado este lunes por la empresa de Recursos Humanos Randstad que ofrece datos oficiales extraídos de la Encuesta de Población Activa (EPA). Así, en la actualidad de los más de 3,1 millones de trabajadores que desarrollan su actividad en el sector público, 777.100 lo hacen mediante un contrato de duración determinada. Esto supone que la tasa de eventualidad se sitúa en el 24,9% después de haber escalado 5,7 puntos porcentuales desde el mínimo alcanzado en el segundo trimestre de 2013.

Si se analizan los datos de la última década, se detecta que entre 2008 y 2009 el porcentaje de trabajadores del sector público con contrato de duración determinada tocó máximos situándose entre el 25% y el 27%. Sin embargo, con la crisis y las políticas de recorte que afectaron rápidamente a los empleados públicos, esta tasa descendió paulatinamente hasta alcanzar su mínimo en el primer trimestre de 2013, cuando se situó en el 19%. En este momento también se registró el menor volumen de trabajadores temporales en el sector público, con una cifra por debajo de 560.000 ocupados.

Desde entonces, ha aumentado tanto el volumen total (más de 777.000 actualmente), como su peso sobre el total, que roza el 25%, una tasa que no se ha superado desde el cuarto trimestre de 2009. Esto es consecuencia de ese abuso de interinos que denuncia el Alto Tribunal y que tiene especial incidencia en el sector de la educación y la sanidad. A su vez, en los últimos años la política de tasa de reposición cero provocó que las escasas contrataciones que se hacían tenían que hacerse mediante contrato eventual, pues hasta hace poco más de un año no había ofertas de empleo público.

Así, la tasa de temporalidad de la Administración se acerca a la que existe en el sector privado: un 27,2% de sus empleados son eventuales (más de 3,5 millones de personas) en el segundo trimestre de 2018. Pero mientras que esta tasa en las empresas se ha reducido un 15,2% en la última década (en 2008 eran 4,2 millones de temporales), en el Estado se ha incrementado casi un 2% (15.000 empleados más con fecha de caducidad).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos