El sueldo medio de los jóvenes vascos supera por primera vez los 1.000 euros

El sueldo medio de los jóvenes vascos supera por primera vez los 1.000 euros

La temporalidad va en aumento y casi la mitad cuenta con un contrato de duración determinada

Pilar Aranguren
PILAR ARANGUREN

Los jóvenes son el sector de la población trabajadora con los sueldos más bajos. De hecho, la mayoría de ellos son mileuristas. Aunque poco a poco se van beneficiando también de los incrementos salariales, hasta el punto de que en 2017 el salario medio de los que tenían entre 16 y 29 años superó por primera vez esa barrera psicológica de los 1.000 euros. En concreto, alcanzó los 1.093 euros, según el estudio 'Juventud y Empleo en Euskadi 2017' publicado este jueves por el Observatorio Vasco de la Juventud, que se basa en una encuesta domiciliaria en la que participaron 2.000 jóvenes.

El viceconsejero de Empleo y Juventud, Marcos Muro, destacó este aspecto del estudio, que revela, asimismo, que el salario medio de una persona trabajadora que tiene entre 30 y 34 años ascendía a los 1.297 euros netos, 200 más que los más jóvenes.

El informe también pone en evidencia que las cifras de temporalidad y parcialidad entre los jóvenes siguen siendo altas, tal y como admite el responsable del Departamento que dirige Beatriz Artolazabal. Y es que casi la mitad de los jóvenes ocupados de 16 a 29 años tiene un contrato temporal (47,6%). Pero lo peor es que han crecido ligeramente en los últimos años, resalta el estudio. En el otro lado de la balanza se sitúa el aumento de los trabajos a jornada completa, sobre todo entre las mujeres, que son las que acaparan en mayor medida la parcialidad.

Otro aspecto positivo es que nueve de cada diez jóvenes ocupados cotizan a la Seguridad Social. Todo ello «ha favorecido el incremento salarial» antes señalado, según Muro, al tiempo que ha permitido también que la brecha salarial entre mujeres y hombres jóvenes se haya reducido respecto a años anteriores.

El estudio también pone en evidencia que algo más de la mitad (54,4%) de los jóvenes menores de 30 años tienen como ocupación principal los estudios. Aunque si se segmenta, se observa que hasta los 23 años la mayoría estudia y a partir de esa edad empiezan a dominar quienes trabajan, algo que parece lógico. De hecho, a partir de los 25 años el porcentaje de estudiantes desciende al 18,1%, mientras que los que están ocupados llegan al 65,1%. Además, el 11,4% está en paro.

A partir de los 30 años y hasta los 34 desciende de forma significativa el porcentaje de personas cuya principal ocupación son los estudios (8,5%). Las personas ocupadas ascienden al 73,3% y el porcentaje de desempleados se incrementa hasta el 13,2%.

El viceconsejero de Empleo y Juventud destacó que el «empleo juvenil es una de las prioridades del Gobierno Vasco en esta legislatura» y que para ello se ha implementado el IV Gazteplana, que pone el foco en aspectos como vivienda, empleo, educación y salud. «Elementos imprescindibles para construir proyectos de vida», remarcó.

En este sentido, subrayó que «facilitar primeras experiencias laborales con contrato, mejorar oportunidades de empleo con más formación, dar orientación socio-laboral o impulsar el emprendimiento juvenil son algunas de las tareas que realizan el Gobierno Vasco y Lanbide».