Casi 6.900 empleos se destruyeron cada día en el peor agosto desde 2008

La Seguridad Social pierde casi 213.000 afiliados, la segunda mayor caída de toda la historia, mientras el paro sube en 54.300 personas, la mayor subida desde 2010

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

El mercado laboral pierde fuelle. Así lo confirman los datos de paro y afiliación a la Seguridad Social publicados hoy por el Ministerio de Trabajo. No se esperaban buenas cifras, puesto que nunca sucede así en el octavo mes del año, ya que, por el carácter estacional de la economía española, siempre se da la constante de que se destruye empleo y el paro sube por el fin de la temporada de verano. Pero en este caso han sido peores que los años precedentes.

No se habían registrado unos datos tan malos en agosto desde aquel aciago 2008: cada día de agosto se destruyeron una media de 6.870 puestos, lo que supone que la Seguridad Social perdió un total de 212.984 afiliados. Se trata, incluso, de la segunda mayor caída en agosto de toda la serie histórica, que arranca en 2001, y de un comportamiento que no se veía en ningún mes desde la recuperación. Pero, por otra parte, era lo esperado en un contexto de incertidumbre política y de inestabilidad a nivel mundial, con situaciones que deterioran la economía como son el 'Brexit y la guerra comercial entre EE UU y China.

Y si el empleo cae, el paro sube, en este caso en 54.371 personas respecto a julio, el mayor alza desde 2010, casi seis veces más que el registrado en 2014 y muy superior a la media de la serie. El paro se elevó también en términos desestacionalizados en 4.435 personas, algo que también es habitual en el mes de agosto, salvo en 2013, cuando se redujo en 31 personas. Lo que es más preocupante es que ya van tres meses consecutivos de aumento.

Pese a esta ralentización, las cifras anuales siguen siendo buenas y el ritmo de creación de empleo se mantiene lejos del 4% que se llegó a rozar en mayo de hace apenas dos años, pero por encima del 2,5%, lo que sigue siendo un nivel robusto y a la cabeza de Europa. De esta forma, la Seguridad Social suma 480.413 ocupados en los últimos doce meses, casi 300.000 en lo que va de año y se sitúa en los 19,32 millones de afiliados. Además, si se desestacionaliza el dato, se observa incluso un aumento en agosto de 10.393 ocupados y encadena ya 69 meses consecutivos de incremento, lo que sin duda supone una buena noticia. Por su parte, el desempleo se ha reducido en 116.264 personas, a un ritmo del 2,55%, lo que supone el más bajo desde mayo de 2016. Aún así, el número total de parados registrados en los servicios públicos de empleo se sitúa en 3.065.804, el nivel más bajo de la última década.

Educación lidera la destrucción de empleo en agosto al perder 59.630 afiliados, con lo que continúa la tendencia negativa de los meses de junio y julio, algo que está ligado al fin del curso escolar. Tras el sector educativo, la construcción aparece como la actividad que más empleo redujo en agosto, con 27.464 cotizantes menos, seguida del sector agrario (-25.138) y de la industria manufacturera (-22.760). A pesar del final de la campaña veraniega, la hostelería termina el mes en positivo, con 2.860 afiliados más, mientras que el comercio, en horas bajas, se anota una caída de 12.062 personas.

Por el lado positivo, las actividades sanitarias y servicios sociales lideran la creación de empleo por segundo mes consecutivo, con 22.124 afiliados más en el Régimen General, reflejándose la oferta de nuevas plazas públicas. En realidad, la Administración es la que está tirando del mercado laboral con fuerza en este 2019, tras aprobarse ofertas públicas de empleo históricas coincidiendo con las elecciones.

Trabajo niega ralentización

«El empuje de la hostelería se agota, y no se atisba ningún otro sector que pueda tomar el relevo, más allá de ofertas puntuales de empleo público como ha venido ocurriendo en los últimos meses», advierte Andreu Cruañas, presidente de Asempleo, la patronal de las ETT, que pone de relieve que «los sectores que tradicionalmente destruyen empleo en agosto, este mes lo han hecho con una mayor intensidad que en años anteriores, confirmándose así la pérdida de fuelle en la creación de empleo en nuestro país».

Esta tesis de la ralentización la desmienten desde el Gobierno. «La evolución de la afiliación es la misma, pero cambia la cantidad porque tenemos un porcentaje mayor de ocupación», explicó en rueda de prensa el secretario de la Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, que aseguró que «tenemos el mejor agosto de la historia». En este sentido, descartó que el Ejecutivo vaya a modificar la previsión de empleo para 2019, ya que incluso «eran inferiores a la realidad».

Los empresarios sí mostraron ayer su preocupación por la «ralentización» del empleo y desde la patronal pidieron adoptar «medidas anticíclicas» que contribuyan a «minorar los efectos de la retracción económica».