La creación de empleo se paraliza en el peor septiembre tras la crisis

El sistema gana poco más de 3.200 nuevos ocupados, mientras el número de parados sube en casi 14.000 personas, el menor repunte desde hace quince años

LUCÍA PALACIOS y EDURNE MARTÍNEZMadrid

La creación de empleo se frena, hasta tal punto que septiembre prácticamente se paraliza tras dejar los menores datos desde la recuperación. En el noveno mes del año y después de las malas cifras de agosto, el mercado no da síntomas de mejoría y solo se dieron de alta 3.224 nuevos afiliados a la Seguridad Social (un alza del 0,02%), lo que supone una séptima parte de los que se generaron hace apenas un año y la cifra más baja desde 2013, cuando azotaba de lleno la recesión, según los datos publicados este miércoles por el Ministerio de Trabajo.

Mejores datos llegan desde el lado del paro, que subió, tal y como es costumbre en septiembre (salvo en 2005, 2006 y 2007), pero menos que los ejercicios precedentes. Se inscribieron 13.907 nuevos desempelados en las oficinas del antiguo INEM, el menor repunte desde 2004, es decir, desde hace quince años.

Tras el alza de septiembre, el segundo consecutivo después del de agosto, el volumen total de parados se situó en 3.079.711 desempleados, su nivel más bajo en un mes de septiembre desde 2008. En términos desestacionalizados, el paro bajó en el noveno mes del año en 28.629 personas.

Casi 123.000 parados menos que hace un año

Si se compara el mercado laboral con el de hace un año, el desempleo se ha reducido en 122.798 personas, a un ritmo interanual del 3,8%, mientras que se han generado más de 460.000 puestos de trabajo, lo que supone un avance que se desacelera hasta el 2,44% y confirma una tendencia a la baja.

Por otra parte, en el noveno mes del año se realizaron 2.094.635 contratos, un 7,3% más que en septiembre de 2018, de los que 238.723 fueron contratos indefinidos, el 11,4% del total, con un aumento del 2,5% respecto al mismo mes del año pasado. Además, de los indefinidos, los contratos a tiempo completo sumaron 130.385, un 3,8% más que en septiembre del año pasado.

Estos datos revelan que el mercado de trabajo se enfrenta a un periodo de «enfriamiento», pero donde se está asentando una mayor «calidad del empleo», explicó la secretaria de Estado de Trabajo, Yolanda Valdeolivas, durante la presentación de los resultados. Aseguró que el mundo laboral está mostrando una «capacidad de resiliencia» a los factores de enfriamiento económico mayor de lo esperado por lo que se sienten «satisfechos» en términos cualitativos con los datos de este mes.

Por sectores, mientras que la agricultura (-6,7%), construcción (-2,9%) y la industria (-0,9%) redujeron el número de parados, la suma de desempleados en los servicios no pudo compensar estos datos. Así, el sector servicios aumenta en casi 24.500 personas la lista del paro, un 1,1% más que en el mismo mes del año pasado.

La menor afiliación desde 2013

El número total de afiliados a la Seguridad Social se sitúa a cierre de septiembre en 19,32 millones de personas, el mejor nivel para el séptimo mes del año, pero marca la menor creación de empleo en este periodo desde 2013. Y es que este año se ganaron 3.224 trabajadores en septiembre, frente a las casi 23.000 de 2018 o las más de 26.000 de 2017.

El aumento mensual de la ocupación de septiembre estuvo sustentada en la creación de empleo en la educación (45.521), actividades administrativas (21.681) e industria manufacturera (11.888). Pero, como era de suponer en este mes, la destrucción de puestos de trabajo fue más aguda en la hostelería (44.346) y comercio (34.330).

A cierre de mes se contabilizaron 8,9 millones de mujeres afiliadas a la Seguridad Social, una cifra menor al récord conseguido en junio con 9,05 millones. Representan el 46% del total, mientras que los hombres llegaron a 10,37 millones de ocupados.

Eliminado el componente estacional para hacer un seguimiento de la tendencia de fondo, los datos muestran que la afiliación se incrementó en septiembre en 32.810 personas.

País Vasco y Andalucía, las dos caras de la moneda

El paro bajó en septiembre en ocho comunidades autónomas y subió en nueve. Los mayores retrocesos se registraron en País Vasco (-2.444 desempleados), Castilla-La Mancha (-2.145) y La Rioja (-932 desempleados), mientras que los ascensos estuvieron encabezados por Andalucía (+4.866 parados) y Extremadura (+4.025 desempleados).

Por provincias, el paro se redujo en 18 de ellas, lideradas por Sevilla (-3.586 desempleados), Valencia (-2.573 parados) y Barcelona (-2.240 parados), y subió en 34, principalmente en Cádiz (+5.646 parados) y Badajoz (+2.498 desempleados).

El Gobierno reconoce el «evidente enfriamiento» del mercado laboral

Los datos del subida del paro en septiembre y de la baja afiliación a la Seguridad Social reflejan que el mercado laboral presenta un «evidente enfriamiento», tal y como reconoció el propio secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, durante la presentación de las cifras.

Más allá, durante la inaguración del foro 'South Summit', la ministra de Economía, Nadia Calviño, admitió que aunque el mercado laboral español tiene elementos de dinamismo, existe una «ralentización», al igual que en la economía española, y señaló que aún queda mucho por hacer.

Con los datos sobre la mesa, la asociación de autónomos (ATA) lamentó las cifras de paro y consideró que será un «otoño duro» y que «lo peor está por llegar». En este sentido, aseguraron que tras confirmarse el «frenazo» en la economía, este año se va a crear «la mitad» de empleo que el año pasado, ya que hasta ahora se han creado 299.286 puestos menos, un 25% menos que en 2018 por estas fechas.

Por su parte, los empresarios (CEOE) pidieron medidas que no comporten subidas de los costes laborales para poder hacer frente a la «desaceleración» del empleo y ve «desaconsejable» limitar los mecanismos de flexibilidad interna.