España, a la cabeza de Europa en una temporalidad que sigue en aumento

La hostelería tiene un elevado nivel de temporalidad. /Archivo
La hostelería tiene un elevado nivel de temporalidad. / Archivo

Un 27% de los trabajadores tiene un contrato con fecha de caducidad, casi el doble que la media de la UE

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

La temporalidad se enquista en España. Ni las reformas laborales consiguieron atajar uno de los grandes problemas que arrastra el mercado laboral español ni por el momento lo está logrando el plan de choque que puso en marcha el pasado verano el Gobierno socialista, que no obstante hizo que más de 61.000 trabajos irregulares se convirtieran en fijos. Solo la crisis, con una importante destrucción de empleo, consiguió que cayera al 23% en 2013.

Sin embargo, la recuperación económica volvió a disparar la temporalidad y ya suma cinco años consecutivos al alza. También creció en 2018, una décima más, con lo que España se mantiene a la cabeza de Europa en este tipo de empleos, según los datos publicados hoy por la agencia comunitaria Eurostat. Y es que casi un 27% de los trabajadores, concretamente un 26,9%, sabe que tiene fecha de caducidad. Ya en 2017 España desbancó a Polonia como el país europeo con mayor temporalidad y en este ejercicio la brecha entre ambos países se ha elevado, pues mientras Polonia disminuyó 1,8 puntos su tasa hasta el 24,3% actual, aquí ha ido en aumento.

En el extremo contrario se posiciona Rumanía, donde prácticamente no existe el empleo temporal (solo un 1,1% de los ocupados), seguido de Lituania (1,6%) y Letonia (2,7%). Entre los países del entorno, España supera por casi cinco puntos a Portugal y por casi diez a Italia y Francia; además, está muy lejos de los niveles de Alemania (12,6%) y Reino Unido (5,4%) y casi duplica la media europea (14,1%).

Pero si el dato de España es excesivo en el total de los trabajadores, resulta bochornoso si se circunscribe a los menores de 25 años: más de siete de cada diez tiene un empleo temporal (un 71,2%), también a la cabeza de Europa, que registra una media del 43,3% entre los jóvenes. No obstante, en este colectivo sí se redujo más de dos puntos en 2018, no así para las mujeres, para las que se elevó hasta el 27,8%, frente al 26% de los hombres.

No es de extrañar, por tanto, que la Comisión Europea haya advertido a España en varias ocasiones por la temporalidad del empleo, la última vez en febrero, cuando le recordó que la tasa, pese a haberse reducido con la crisis, sigue siendo alta y los contratos temporales se usan «ampliamente» en todos los sectores, incluidos aquellos con poca estacionalidad. También el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha avisado en varias sentencias del preocupante nivel de interinidad que hay en la Administración Pública.