El empleo extranjero en Gipuzkoa supera ya en un 25% al de antes de la crisis

El colectivo de empleadas del hogar ha aumentado un 50%./J.R. LADRA
El colectivo de empleadas del hogar ha aumentado un 50%. / J.R. LADRA

El número de foráneos rebasa en casi 5.000 afiliados la cifra de hace una década, mientras que en el Estado la cifra sigue un 5% por debajo

Alexis Algaba
ALEXIS ALGABASAN SEBASTIÁN.

Paremos a pensar. ¿Qué ha cambiado en la última década en Gipuzkoa para que el empleo extranjero -regular- no solo no haya visto menguar su colectivo si no que se haya incrementado de forma notable? ¿Cómo es posible que si la ocupación se encuentra 5.000 afiliados por debajo de la de mediados del 2008 haya, sin embargo, casi 5.000 foráneos más inscritos como empleados en la Seguridad Social? La realidad que muestra la última estadística del Ministerio de Empleo concluye eso: Gipuzkoa no ha tenido en toda su historia un colectivo de extranjeros tan nutrido trabajando en su territorio. A cierre del pasado mes de octubre eran 22.825 las personas nacidas fuera de España que se encontraban ocupadas en el territorio, una cifra que supera en un 25,7% la marca de julio de 2008, antes justo del estallido de la crisis económica.

El incremento es importante y se sitúa cuatro puntos por encima del crecimiento vasco. Pero lo más impactante es que mientras Euskadi ha recuperado e incrementado sus cifras en comparación a hace una década, en el conjunto del Estado todavía se emplean un 5% menos de extranjeros que antes de la crisis. Algo más de 100.000 foráneos afiliados menos, pasando de los 2,1 millones de julio de 2008 a los 2 millones pelados de cierre del pasado octubre.

La principal causa por la que la evolución guipuzcoana y la española no siguen la misma línea tiene nombre y apellido: el sector de la construcción. Al calor de la burbuja económica se creó una necesidad muy importante de mano de obra, mucha de ella barata, en el conjunto del Estado, lo que propició que casi dos de cada diez inmigrantes afiliados a la Seguridad Social en 2008 trabajara en ese sector. La caída en barrena de la edificación por la crisis se cargó miles de empleos, en gran número, de inmigrantes. Así vemos que mientras la cifra de foráneos afiliados en la construcción en julio de 2008 en toda España se elevaba hasta las 324.915 personas, al cierre del pasado octubre apenas quedaban 125.000 ocupados. Es decir, una caída del 61% y casi 200.000 extranjeros menos.

LAS CLAVESLA CONSTRUCCIÓN La afiliación extranjera en el Estado no ha remontado la burbuja inmobiliaria, que arrasó 200.000 empleos EL CÓCTEL PERFECTO La hostelería ha generado un millar de puestos y el empleo en el hogar, casi 2.000 con su regularización OTROS SECTORES Industria o educación también generan puestos, lo que habla de la atracción de talento foráneo

Por su parte, el menor impacto de la burbuja en Gipuzkoa también se notó en la disminución de afiliados. A día de hoy trabajan en la construcción en el territorio 1.290 personas, la mitad practicamente de las 2.450 de antes de la crisis. Por tanto, una caída de afiliados bastante más fácil de contrarrestar que en el conjunto del Estado.

Hostelería y hogar

Pero, ¿dónde ha generado Gipuzkoa el empleo para esos 4.675 nuevos afiliados foráneos en una década? Mire de nuevo a su alrededor. La eclosión del turismo y la hostelería en los últimos años ha sido relevante; la población ha envejecido y reclama apoyo doméstico, un incremento de demanda que coindició con la entrada en vigor del régimen de empleados del hogar, un sistema especial que comenzó a aplicarse desde el 1 de enero de 2012 y por el cual los empleadores deben dar de alta en la Seguridad Social a sus empleados. El resultado, la hostelería de Gipuzkoa emplea a un millar de foráneos más que hace una década, hay 1.856 empleados del hogar más y la cifra de autónomos extranjeros también ha aumentado en cerca del millar.

Pero no todos los empleos se han generado en sectores donde se requiere una menor especialización. Tanto la industria como la educación también registran pequeños incrementos de afiliación, lo que muestra la necesaria llegada de extranjeros -talento de fuera de nuestras fronteras- para cubrir puestos para los que nuestras empresas no encuentran recambio. El reto del envejecimiento de la población y la intenacionalización propiciará cada vez más que las compañías locales fichen extranjeros.

 

Fotos

Vídeos