Los contratos temporales, cada vez más cortos

Los contratos temporales, cada vez más cortos

Casi cuatro de cada diez no superan la semana de duración

Pilar Aranguren
PILAR ARANGUREN

Los contratos temporales son cada vez más cortos. Esa es la conclusión que se extrae del elaborado por el correspondiente al primer semestre. Un estudio que pone en evidencia la alta rotación de los contratos que se suscribieron en el País Vasco entre enero y junio. fruto de la elevada temporalidad. Una realidad que no es nueva, pero que se va acentuando.

De hecho, casi cuatro de cada diez contratos no superaban la semana de duración. En concreto suponen el 38,8% del total y han registrado un avance de 1,1 puntos en relación al mismo periodo del año anterior, cuando los contratos que no sobrepasaban los siete días llegaban al 37,7%.

Si nos vamos al otro extremo, es decir, aquellos que se prolongan más de un año, la situación es la inversa. Es decir, son los que tienen un menor peso relativo sobre el total, casi insignificante con el 0,3%, y además registran una reducción, ya que un año antes suponían el 0,7%. 

Otro dato llamativo es que la mitad (48,8%) de todos los contratos suscritos en el primer semestre no superaron el mes de duración y casi seis de cada diez no rebasaron los tres meses (57,7%).

A partir de ahí, el peso se reduce drásticamente, ya que tan solo el 7,5% tuvieron una duración de entre tres meses y seis meses, y el 2,6% entre los seis meses y el año. En el primer caso se registra un avance de cuatro décimas y en el segundo se mantiene estable. Eso sí, hay otro bloque significativo, como es el de los contratos de duración indeterminada, que suponen un tercio del total (31,7%).

El informe del CRL también refleja que los contratos indefinidos cayeron un 7,3% en el primer semestre en relación al mismo periodo del año anterior, mientras que los temporales aumentaron un 0,5%. No obstante, el organismo sociolaboral apunta que a la caída de los indefinidos ha podido contribuir la desaparición del contrato indefinido de apoyo a emprendedores, cuyo periodo de prueba era de un año, ya que señala que si se excluye dicha modalidad se comprueba que el resto de contratos indefinidos creció un 7,9% (41.696 este año frente a los 38.595 en 2018).

Con todo, los contratos indefinidos siguen siendo minoritarios, ya que suponen tan solo el 9,3% del total, con 45.335, siendo la inmensa mayoría de carácter temporal (90,7% y 443.381 contratos).

En lo que respecta al tipo de jornada prácticamente no hubo variaciones, ya que los de jornada completa bajan un 0,1% y los de jornada parcial se mantienen estables. De este modo, al igual que el año pasado cuatro de cada diez contratos suscritos son a jornada parcial.

Las mayores oscilaciones se producen en los fijos discontinuos, con un aumento del 40,8%, y en los de prácticas, que se reducen un 23,5%. Sin embargo, ambas modalidades suponen tan solo el 1,1% del total de la contratación notificada en el primer semestre.