Confebask se abre a abordar cambios en la reforma laboral pero de modo consensuado

Manifestación celebrada en Madrid el 23 de marzo de 2012 convocada por CC OO y UGT en contra de la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Rajoy./EFE
Manifestación celebrada en Madrid el 23 de marzo de 2012 convocada por CC OO y UGT en contra de la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Rajoy. / EFE

CC OO y UGT de Euskadi urgen a Sánchez a aprobar las modificaciones pactadas con el Gobierno

Pilar Aranguren
PILAR ARANGUREN

Aunque aún quedan unos cuantos 'viernes sociales', como se ha denominado a los consejos de ministros del Gobierno de Sánchez desde que anunció el adelanto de las elecciones, todo apunta a que los cambios de la reforma laboral abordados en la Mesa de Diálogo Social que eran más polémicos y sobre los que no había consenso se van a quedar en el tintero. Se trata fundamentalmente de dos puntos: devolver a los convenios sectoriales su preeminencia respecto de los de empresa y recuperar asimismo la ultraactividad indefinida, esto es que un convenio mantenga su vigencia aunque haya vencido hasta que se firme el siguiente.

Dos aspectos troncales de la negociación colectiva que condicionan asimismo las relaciones laborales y el mercado de trabajo. Estas materias, que fueron modificadas en la última reforma laboral llevada a cabo por el Gobierno del PP en 2012, han sido criticadas por los sindicatos pero han contado con el respaldo de las patronales. Ante esta nueva tesitura y teniendo en cuenta el gran peso que tienen en Euskadi los convenios sectoriales y el bloqueo que ha sufrido la negociación colectiva, DV ha pulsado la opinión de las dos centrales vascas que están presentes en la mesa de diálogo social en Madrid así como de Confebask, que pertenece a la CEOE, además de la del presidente del Consejo de Relaciones Laborales de Euskadi, Tomás Arrieta.

Pues bien, el mensaje que trasladan tanto Loli García, secretaria general de CC OO de Euskadi, como su homólogo de UGT, Raúl Arza, es que el Gobierno se comprometió en la mesa de Diálogo Social a implementar una serie de cambios, entre los que se encuentran los dos señalados, antes de que finalizara la legislatura, por lo que urgen a Pedro Sánchez a que apruebe un real decreto que incluya ambas medidas, ya que apuntan que todavía hay tiempo para que pueda ser convalidado en la Diputación Permanente del Congreso.

«Son materias de mucha trascendencia que hay que abordar con sosiego, profundidad y sin atajos»

«Son materias de mucha trascendencia que hay que abordar con sosiego, profundidad y sin atajos» Jon Bilbao | Confebask

«Si no aprueba los cambios supondrá que el Gobierno socialista avala la reforma laboral de 2012»

«Si no aprueba los cambios supondrá que el Gobierno socialista avala la reforma laboral de 2012» loli García | CC OO de Euskadi

«El acuerdo estaba medio cocinado con PNV y PDeCAT. Al Gobierno le ha faltado convicción y decisión»

«El acuerdo estaba medio cocinado con PNV y PDeCAT. Al Gobierno le ha faltado convicción y decisión» Raúl Arza | UGT Euskadi

Una urgencia con la que no está de acuerdo Confebask, que se abre a una regulación del mercado laboral, pero entiende que dada la importancia de las materias tiene que ser «mínimamente estable y lo más consensuada posible», para lo que se requiere tiempo.

Loli García explica, sin embargo, que incluso la CEOE adoptó el compromiso de cambiar algunos aspectos de la reforma laboral en el IV Acuerdo Marco de Negociación Colectiva firmado en julio del año pasado entre los dos sindicatos y la patronal. «Todos los agentes nos comprometimos a recuperar la ultraactividad, devolver la preeminencia a los convenios sectoriales y también a aplicar el pacto sectorial para las actividades que las empresas externalizan, como es el caso de las camareras de piso».

El «giro» de las patronales

García añade que cuando se abrió la Mesa de Diálogo Social los sindicatos plantearon estas cuestiones, que se fueron abordando en distintas reuniones y en las que participaron siempre la CEOE y Cepyme. Pero apunta que «las patronales decidieron dar un giro y tomaron la decisión de no aportar nada tratando de bloquear la negociación. Con todo, las negociaciones continuaron y se acordó con el Gobierno modificar en una primera fase una serie de materias, que son las que se han mencionado antes», añade.

Materias que considera fundamentales. Así, en lo que respecta a la externalización, explica que el acuerdo supone que se les aplique como mínimo el convenio sectorial, lo que garantiza a decenas de miles de trabajadores que la reforma laboral dejó sin regulación que puedan mejorar sus condiciones laborales. Por su parte, la recuperación de la ultraactividad implica, a su entender, restaurar el equilibrió en las relaciones laborales que rompió la reforma laboral al poner el límite de un año, y recuperar un espacio. Finalmente, destaca que la preeminencia del convenio de empresa sobre el sectorial fue una de las «mayores barbaridades de la última reforma laboral porque ha permitido la devaluación salarial y también ha generado un 'dumping' social en el ámbito empresarial al ser utilizado por muchas empresas para competir con condiciones laborales más bajas».

La secretaria general de CC OO de Euskadi indica que recuperar la prevalencia de los convenios sectoriales no va en contra de la flexibilidad que defiende la patronal, porque existe otra vía como son las claúsulas de inaplicación de convenios, que apenas se producen, por lo que apunta que no se sostiene la necesidad de la preeminencia de los pactos de empresa.

Loli García recuerda que en el acuerdo alcanzado entre los sindicatos y el Gobierno también figuraba el compromiso de legislar sobre el subsidio a mayores de 52 años y el control horario, ambos aprobados el 8 de marzo. No obstante, se muestra muy crítica con la redacción del segundo aspecto, porque afirma que ha quedado descafeinado.

La responsable sindical critica la «falta de liderazgo del Gobierno de Sánchez» en lo que se refiere a los cambios de la reforma porque insiste en que adquirió un compromiso que no ha cumplido. En su opinión, no debería escudarse en que no hay mayorías suficientes para la convalidación de un decreto ley. «Hemos hablado con el PDeCAT, PNV y Podemos -partidos necesarios para sacar adelante la normativa- y creemos que no hay un escenario de confrontación».

Además, considera que la aprobación del decreto ley haría que estos partidos se retrataran antes de las elecciones. Es más, Loli García pide a los jeltzales que se posicionen claramente al respecto. En cualquier caso, señala que «hay diferentes posiciones en el Gobierno central» pero que todavía hay margen para que se pueda aprobar el decreto ley y convalidar en esta legislatura. E incide en que el compromiso del Ejecutivo fue con los sindicatos, «pero sobre todo lo es con los trabajadores». García se muestra férrea al respecto e indica que van a exigir de forma «contundente» al Gobierno de Sánchez que cumpla con ello. «Tiene la obligación de legislar y si no es así, para nosotros supone que el Ejecutivo socialista avala la reforma laboral de 2012».

Raúl Arza incide en algunos aspectos señalados por su homóloga. Así, considera que el miedo a perder votaciones ha hecho que el Gobierno se echara para atrás. «Nos consta que había un acuerdo medio cocinado incluso con el PDeCAT y el PNV. Pero el Ejecutivo no ha hecho todos los deberes. Debería haber hablado más con los grupos parlamentarios y llevarlo a un decreto ley. Le ha faltado convicción y decisión», remarca. Apunta que eran unas reivindicaciones que había asumido el Gobierno pero que ha dejado en el aire con la incertidumbre, además, de si en la próxima legislatura habrá mayorías suficientes para derogar esos aspectos y otros de las dos últimas reformas laborales.

El responsable de UGT de Euskadi recuerda que son temas fundamentales para los trabajadores y que a buen seguro estos tendrán en cuenta a la hora de votar. Por eso, reclama al Gobierno que apruebe el real decreto con estas materias que han quedado pendientes, porque si no, se habrá desperdiciado una oportunidad de oro y ocho meses de legislatura en este ámbito.

Arza apunta que en Euskadi tiene una mayor incidencia la ultraactividad que la preeminencia de los convenios sectoriales, porque los nuevos pactos de empresa no han proliferado como en otros sitios. Además, señala que en el País Vasco el bloqueo de la negociación colectiva o el menor avance de la misma viene de atrás y tiene que ver más con la correlación de fuerzas sindicales y también con la cerrazón de las patronales para que las mejoras económicas se trasladen a los trabajadores.

Unas patronales no solo privadas, ya que apunta que hay muchos conflictos abiertos en el ámbito público o en sectores que dependen de la financiación pública o en los que el empresario final es el Gobierno Vasco a través de la subcontratación. «Cuando adjudican contratos no deberían primar solo los aspectos económicos sino también las condiciones de los trabajadores», incide.

«Demasiadas prisas»

Pero donde unos ven compromiso otros lo niegan. Jon Bilbao, responsable de Relaciones Laborales de Confebask, defiende con firmeza que «no había acuerdo por nuestra parte y ya está, lo de que dos acuerdan y otro está enterado no vale», zanja. Bilbao recuerda que el proceso de negociación ha sido corto y siempre acuciado por las prisas derivado de una situación parlamentaria muy débil. «Por lo tanto, es natural que en un espacio tan corto el acuerdo no estuviera a mano».

El responsable de Confebask considera que en una materia de tanta trascendencia las prisas no son buenas consejeras. «Lo que no necesitan unos temas de tanta trascendencia son prisas, ya que debe imperar una enorme prudencia política cuando lo que está encima de la mesa son cuestiones fundamentales». Además, no considera que el decreto ley sea la vía para tramitarlo, porque no se justifica la urgente necesidad, como en otras cuestiones que se han aprobado, señala. «Genera una sensación de precipitación, que es precisamente lo que no necesita ningún mercado laboral».

Bilbao entiende que se trata de materias que requieren de otro contexto que no sea el de unas elecciones, donde los agentes sociales tiran de la levita del legislador para sacar lo que pueden. Pero sobre todo, considera que necesitan tiempo para abordarlas con sosiego, profundidad. Y es que apunta que «no se trata de poner parches sino de avanzar hacia una regulación del mercado laboral que sea estable, por lo que tiene que ser lo más razonada y consensuada posible».

El responsable de Confebask explica que la actual legislación laboral se aprobó en una situación muy complicada, como la que existía en 2012, en plena crisis económica, y que en estos momentos se requieren cambios, pero apunta que es responsabilidad de todos, por lo que se tienen que implicar todos los agentes sociales y políticos. Y apela a la «enorme tradición» que existe en España en lo que respecta al diálogo social, que arranca, recuerda, con los Pactos de la Moncloa. Pero incide en que debe hacerse «sin atajos».

Con todo, Bilbao no está de acuerdo en que se recupere la preeminencia de los convenios sectoriales respecto de los de empresa porque defiende que éste es el ámbito idóneo para que se adapten las condiciones a un mundo cada vez más cambiante y flexible, lo que no significa minimizar costes. Eso sí, admite que «en algunos casos se han producido abusos, que no benefician a nadie», lo que califica de «resultado no deseable de la reforma laboral». Pero apunta que no justifican una vuelta atrás. El responsable de Confebask señala que «flexibilidad, adaptabilidad y cambio son una exigencia de los tiempos y tenemos mecanismos que nos permiten adaptarnos sin generar abusos».

Respecto a la ultraactividad indefinida, comenta que ha sido usada históricamente como un instrumento de bloqueo y que en momentos de rápidas decisiones «no se puede permitir que la herramienta que te permite adaptarte a los cambios, como es el convenio, esté bloqueado». Considera que el año que otorga la reforma es «razonable, aunque se podría hablar de algo más de tiempo». Bilbao aboga, en cualquier caso, por trabajar en la búsqueda de puntos en común.

Además