La cifra de parados mayores de 55 años se duplica desde 2009 en Euskadi

La cifra de parados mayores de 55 años se duplica desde 2009 en Euskadi

Suponen el 18% del total de desempleados frente al 7% de 2009 y casi la mitad de ellos llevan más de cuatro años sin trabajo

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCOSAN SEBASTIÁN.

Los desempleados mayores de 55 años representan el 18% de las personas en paro en Euskadi, frente al 7% de hace una década, y asciende ya a 17.600 la cifra de parados que supera esta edad, más del doble que los 7.800 contabilizados en 2009, según el informe #TuEdadEsUnTesoro: mayores de 55 años en el mundo laboral, de la Fundación Adecco.

Según indicó la citada Fundación, «probablemente la principal razón que subyace a este fenómeno es el envejecimiento poblacional», ya que el País Vasco «ha alcanzado su máximo histórico del índice de envejecimiento, registrando un 147% -se contabilizan 147 mayores de 64 años frente a 100 menores de 16 años- en 2018 frente al 136% de hace una década, y que apunta a no dejar de incrementarse durante los próximos ejercicios».

17.600
desempleados
mayores de 55 años hay en estos momentos en Euskadi frente a los 7
800 que había registrados hace diez años.

En términos generales, el descenso bruto de la tasa de natalidad en el País Vasco (mientras que en 2007 nacieron 9,6 niños por cada 1.000 habitantes, en 2017 la cifra se redujo a 7,9), unido al incremento de la esperanza de vida (hoy en día es de 84 años, frente a los 81 años de hace una década), son responsables de que la fuerza laboral 'senior' tenga «un peso cada vez mayor y que, por tanto, se incremente el grupo de profesionales sin empleo que van a parar a esta franja de edad».

También desde la Fundación Adecco consideran «significativa la cronificación del desempleo», y destaca que «muchos mayores pierden su empleo tras años en la misma empresa y se sienten desorientados a la hora de afrontar una nueva búsqueda, lo que alarga el tiempo que tardan en encontrar esa oportunidad laboral». Así, el informe recoge que un 65% de los desempleados mayores de 55 años es de larga duración, es decir, lleva más de un año sin trabajo, frente al 45% general, así como que un 43% lleva más de 4 años en paro.

Pero el informe también incide en las razones por la que los responsables de Recursos Humanos de las empresas no seleccionan a trabajadores senior. Cuatro de cada diez admite que la edad les genera muchas dudas para la adaptación y el desempeño del puesto. Algunas de las principales creencias que frenan a los reclutadores son en un 75% que sus conocimientos estarán obsoletos; la menor flexibilidad, cuestión que argumenta el 60%; dificultades para encajar en una plantilla más joven o pensar que su absentismo será superior por mayores problemas de salud.