PNV, PSE y PP cierran en el Parlamento la puerta de Lanbide al cooperativismo

Mondragon emplea a miles de personas en todo Euskadi./Kepa Oliden
Mondragon emplea a miles de personas en todo Euskadi. / Kepa Oliden

Votan en contra de las enmiendas presentadas por EH Bildu que buscaban la entrada de Konfekoop en el Servicio Público del País Vasco

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDA

Varapalo, al menos momentáneo, aunque con cierta sonoridad, al mundo cooperativo vasco. Ayer, los grupos parlamentarios del PNV, el PSE y el PP rechazaron las enmiendas presentadas por EH Bildu –en el marco de la tramitación de la nueva Ley de Cooperativas– con las que la coalición abertzale pretendía atender una reivindicación histórica de las cooperativas, como es su ingreso en el consejo de administración de Lanbide. Una petición que había despertado más que recelos en la patronal, Confebask, que entiende que ese paso sería perfectamente «ilegal», según ha explicado recientemente su presidente, Eduardo Zubiaurre, en DV.

La asociación empresarial, incluso, había dirigido a la presidenta de la Cámara, Bakartxo Tejería, una carta en la que exponía sus argumentos y le sugería la conveniencia de solicitar un informe al Consejo de Relaciones Laborales de Euskadi (CRL) para corroborar su teoría.

Ayer, después de que jeltzales, socialistas y populares convirtieran en papel mojado la petición de EH Bildu en la ponencia de la nueva norma, Confebask no quiso realizar comentarios, y se remitió a las citadas declaraciones de Zubiaurre.

Quien sí reaccionó fue el grupo parlamentario de EH Bildu, desde donde se acusó a las formaciones políticas que habían rechazado sus enmiendas de «someterse al poder económico de Confebask una vez más». «La patronal ha logrado su objetivo y, gracias a PNV, PSE y PP, mantendrá el monopolio de la representación del mundo empresarial en el consejo de administración de Lanbide.

El grupo parlamentario, que recordó que en Navarra las cooperativas sí están representadas en el Servicio Navarro de Empleo –el homólogo de Lanbide en la comunidad foral–, conminó a los tres grupos responsables del decaimiento de su pretensión a «explicar a las cooperativas y a las sociedad en general por qué en Nafarroa sí es posible, sin ningún problema legal, y aquí, no».

«Es incompresible que que hayan votado en contra de la presencia de las cooperativas, cuando el propio Gobierno Vasco la considera razonable», apuntó la parlamentaria de EH Bildu Larraitz Ugarte, quien aseguró que «un informe jurídico de Lakua es favorable a admitir esa reclamación de las cooperativas».

Objetivos: Konfekoop prima que la ley de cooperativas avance, pero no renunciará a su histórica reivindicación

Negativa: Confebask defiende que la pretensión de incorporar a las cooperativas al organismo es «ilegal»

«Seguiremos»

Quien sí se pronunció ayer tras conocerse el 'portazo' en el Parlamento Vasco fue la presidenta de la Confederación de Coooperativas de Euskadi (Konfekoop), Rosa Lavín. La directiva recordó que la presencia en Lanbide es una reclamación histórica del mundo cooperativo. «Seguiremos intentándolo, puesto que los propios partidos políticos, todos, nos reconocieron como justa nuestra petición; pero lo que no queremos es que este asunto complique la tramitación de la propia Ley de Cooperativas, que ha logrado un elevado grado de consenso con el sector y que es una norma útil y acorde a los tiempos que vivimos», apuntó. La aspiración relativa a Lanbide del mundo cooperativo no tiene por qué morir aquí, aunque ya no podrá sustanciarse en la citada ley, que ya va justa de tiempo para aprobarse en esta legislatura.