La brecha salarial de las mujeres en Euskadi es superior a la del conjunto del Estado

Empleada de fábrica. /AFP
Empleada de fábrica. / AFP

Supera el 24%, dos puntos más que la media española, según constata CC OO

Pilar Aranguren
PILAR ARANGUREN

A escasos días de la celebración del 8-M diferentes datos constatan que la situación de las mujeres, también en el ámbito laboral, no ha mejorado en los últimos años, no al menos de forma significativa pese a todos los pronunciamientos de instituciones y organismos. CC OO de Euskadi ha dado a conocer este viernes un estudio sobre la situación de las mujeres en el mercado laboral en el que queda patente que las féminas trabajan un tercio del año gratis, según ha indicado, su secretaria general, Loli García. Y es que la brecha salarial entre hombres y mujeres se sitúa en los 7.573,03 euros.

Con datos basado en la Encuesta de Estructura Salarial de 2016, los últimos de los que se disponen, las mujeres vascas cobran de media 23.428,18 euros frente a los 31.001,21 euros de los hombres. Es decir, que el salario de las mujeres tiene que incrementarse un tercio para equipararse al de los hombres.

Pero una de las cuestiones más llamativas es que esa brecha salarial es superior en Euskadi que en el conjunto del Estado, donde la diferencia es de 5.793,02 euros. También es verdad que los sueldos medios son más bajos, podría pensar alguno, pero incluso si se hace la comparativa en términos porcentuales la diferencia es también mayor, ya que en Euskadi la brecha es del 24,4% y en el conjunto del Estado del 22,3%.

Según ha recordado CC OO, desde el principio la ganancia media anual de las mujeres es inferior a la de los hombres y a medida que se avanza en edad la diferencia se va agravando. A partir de los 55 años se estabiliza, pero las tasas de ocupación de las mujeres disminuyen de forma importante.

Una de las razones de esa brecha salarial es la precarización del empleo femenino. Las mujeres acaparan el 77,5% de la ocupación a tiempo parcial. Y de todo el empleo femenino el 26,5% es de esta modalidad frente al 7,1% del de los hombres. Además, hay que tener en cuenta que en su mayoría este tiempo parcial es no deseado, ha recordado Loli García.

También ha aumentado más la tasa de temporalidad entre las mujeres que entre los hombres, con lo que la diferencia entre géneros se amplía. La tasa de temporalidad entre las féminas es del 29,2%, superando en cinco puntos a la de los hombres (24%).

En lo que respecta al paro, el informe también destaca que las diferencias se agrandan entre hombres y mujeres sobre todo en los grupos con menores estudios. Otro dato significativo y revelador es que el 67% de las personas que cobran complementos de trabajo en la RGI son mujeres, en este caso con datos de diciembre de 2018. Así, lo perciben 7.382 mujeres frente a 3.638 hombres.

Marcha ciclista de LAB contra la brecha salarial