El absentismo se dispara y supone un coste de más de 76.000 millones anuales

Un trabajador en una oficina medio vacía. /Rafa Gutiérrez
Un trabajador en una oficina medio vacía. / Rafa Gutiérrez

La tasa alcanza el máximo histórico del 5%, lo que equivale a que casi 915.000 trabajadores no acudieran ningún día del año a su puesto

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

El absentismo sigue creciendo en España. Hasta el punto de que en 2017 llegó a máximos históricos al marcar una tasa del 5%, después de que en los últimos cuatro años se haya incrementado un 21%, según el VII Informe Adecco sobre Absentismo Laboral publicado este miércoles, que especifica que se trata del porcentaje de horas no trabajadas (sin contar vacaciones, festivos ni expedientes de regulación temporal de empleo) respecto a la jornada pactada efectiva. Esto significa que ha superado incluso los niveles precrisis, pues el anterior récord había que buscarlo en 2007 (4,95%).

Y, lógicamente, esto tiene su repercusión económica: el coste total de estas ausencias laborales ascendió a 76.449 millones de euros, lo que supone un incremento del 10,58% respecto a 2016. De esta cantidad, 6.653 millones corresponden al gasto que tuvo que hacer el Estado en relación a las prestaciones por incapacidad temporal que paga a los trabajadores de baja, presupuesto que también se incrementó un 11% respecto al año anterior. El coste directo para las empresas (que tienen que abonar el salario y las cotizaciones sociales durante los primeros 15 días de baja de sus empleados) fue de 6.218 millones.

Por último, el coste de oportunidad (es decir, los bienes y servicios que se dejaron de producir por estas ausencias) ascendió a 63.577 millones -según estima este estudio-, lo que representa un 5,46% del PIB. Este dato se extrae de la suma de todas las horas no trabajadas, lo que sería el equivalente a que 914.747 empleados no hubieran acudido ningún día del año a su puesto, lo que representaría el 5,5% del total de ocupados.

La mayor parte de absentismo se debe a las bajas médicas por incapacidad temporal (IT), que suponen el 3,58% de la tasa global, pero el 1,42% restante corresponde a ausencias distintas a la enfermedad o el accidente de trabajo. Y es que en 2017 se produjeron 4,625.484 procesos de IT por contingencias comunes, un 8,3% más que en 2016, con lo que duplicó con creces el incremento de la población media protegida, que aumentó solo un 3,69%.

Del total de los procesos de baja por IT en 2017, el 86,36% se derivaron de contingencia común (accidente no laboral o enfermedad común) y el 13,64% restante, de las de origen profesional (accidentes de trabajo o enfermedades profesionales).

La incidencia de los procesos disminuye en función de la edad, de forma que en el grupo de hasta 34 años se alcanza el mayor índice (33,64 en hombres y 41,33 en mujeres). Sin embargo, el índice de días de baja se incrementa considerablemente a medida que aumenta la edad. Los mayores de 49 años alcanzan el mayor índice con 1.692 días de baja por cada 100 hombres y 2.237 días por cada 100 mujeres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos