Los trabajadores de Ingemar rechazan las cartas de renuncia a la vía judicial

Los trabajadores de Ingemar rechazan las cartas de renuncia a la vía judicial

M. M. SAN SEBASTIÁN.

La plantilla de Ingemar de Usurbil, dedicada al corte y manipulación de mármol y afectada desde el pasado 24 de abril por la decisión de la empresa de llevar adelante un expediente de regulación de empleo (ERE) de extinción -basado en despidos- que aboca a la planta al cierre, ha rechazado las cartas de renuncia a la vía judicial presentadas por la compañía la pasada semana. En ellas, se exige a los 31 trabajadores de la planta guipuzcoana que no recurran a la Justicia para poder -si quieren- cobrar las indemnizaciones que les corresponden. Según fuentes consultadas, ninguno de los trabajadores ha firmado el documento, donde se muestra un aval bancario de Unicaja con la posibilidad de cobrar las indemnizaciones entre el 20 de febrero y el 20 de marzo de 2020, porque lo consideran «un chantaje».

Además, los empleados de la planta guipuzcoana recibieron el pasado día 15 las cartas de despido -compuestas de 40 páginas con profusa información técnica-. Pese a que, según la legislación vigente, la empresa tiene la obligación de avisar por escrito al trabajador de su voluntad de dar por finalizada la relación laboral con un plazo mínimo de 15 días, en este caso no ha sido así y los 31 afectados de Ingemar recibieron las cartas de despido el último día.

El horizonte inmediato para los empleados de la planta guipuzcoana se centra en la decisión que tome la Justicia sobre la impugnación que presentaron por el ERE, una sentencia cuyo resultado marcará el devenir de los acontecimientos. Si el despido se declara nulo, la empresa tendrá la obligación de readmitir a los trabajadores de la compañía de Usurbil. Si, por el contrario, la sentencia es favorable a los intereses de la empresa, los empleados de Ingemar seguirán peleando por la vía judicial y presentarán demandas individuales por despido.