La siniestralidad laboral aumenta por culpa de la precariedad, según CCOO

La siniestralidad laboral aumenta por culpa de la precariedad, según CCOO

AGENCIAS

La siniestralidad laboral ha aumentado en Euskadi con 34 muertos en el 2018 -nueve más que el 2017-, y once personas fallecidas ya en lo que va de 2019, según los datos de Osalan que ha resaltado Comisiones Obreras, sindicato para el que «la culpa» la tiene la precariedad laboral.

La secretaria general de CCOO de Euskadi, Loli García, y el responsable de Salud Laboral del sindicato, Alfonso Ríos, han hecho públicas estas cifras en una conferencia de prensa, con motivo Día Internacional de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, que se celebrará el 28 de abril.

Los muertos en accidente laboral subieron el año pasado, y éste, cuando solo han pasado tres meses y medio, va camino de seguir con el incremento de fallecidos. No solo han aumentado los muertos, sino todos los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales.

La culpa de este dato «terrible», como lo ha definido Loli García, es de la precariedad laboral: «la precariedad mata. La mitad de los accidentes ocurren en el primer mes de contrato, y el 60 por ciento de los contratos tienen menos de un mes. Con esa duración, no hay formación ni prevención, más cuando las cadenas de subcontratación diluyen los puestos».

La sindicalista ha criticado el discurso que intenta ligar el aumento de los accidentes al incremento de la actividad económica y el empleo.

A su juicio, lo que hay son «malas prácticas empresariales«. Para García, »nuestro incremento de la competitividad se basa en la reducción de los costes laborales, donde los beneficios se anteponen a la salud de la clase trabajadora«.

Por eso ha reivindicado un «giro social« en la economía, más ahora que se acercan elecciones generales. Loli García ha pedido a los partidos que pongan en el centro del debate la mejora de las condiciones de vida de los trabajadores.

Solo un par de días antes de las elecciones, el viernes 26 de abril, Comisiones Obreras celebrará una asamblea de delegados en Bilbao centrada en la salud laboral y posteriormente se manifestará hasta la sede de la Seguridad Social.

Además de los accidentes, Comisiones ha criticado las reticencias de las mutuas al reconocimiento de las enfermedades profesionales.

Solo el año pasado en Euskadi el sindicato ganó 106 juicios -85 el año anterior- de personas que demandaron porque las mutuas no habían reconocido sus dolencias como enfermedades profesionales.

Son, en general, sorderas, daños músculo-esqueléticos o enfermedades respiratorias, como las derivadas de la exposición al amianto.

Al no reconocer estas lesiones como enfermedades profesionales, las mutuas se ahorran el coste del tratamiento, que lo paga Osakidetza.

Por último, el sindicato ha criticado que se hayan endurecido los criterios para coger las bajas por embarazo, retardando las semanas, un perjuicio para las mujeres que «se suma a otros como la brecha salarial», ha incidido Loli García.