El sector vive un momento de ventas histórico

En 2017 la facturación alcanzó los 1.690 millones de euros y este año se prevé repetir el nivel de ventas, con un empuje importante de las exportaciones

F. S.San Sebastián

El excelente momento que atraviesa Ibarmia es un exponente del ciclo expansivo que atraviesa el sector. El año pasado logró una facturación histórica, 1.690 millones de euros, un 12,97% más que en 2016.

El hito registrado en 2017 se asentó en un extraordiario resultado del subsector de deformación (+47,7%), mientras que el de arranque creció un 4,71%, componentes un 4,54% y las herramientas de corte un 6,5%. Tal empuje se ha traducido en un crecimiento del empleo del 4,1%.

La competitividad de las empresas queda de manifiesto por su potencial exportador. En 2017 vendieron en el exterior el 73% de lo que produjeron, alcanzando también la cifra récord de 1.233 millones de euros. Los principales países de destino fueron Alemania (que representa un 14,4% del total exportado), China (9,9%), México (9,8%), EE UU (8,4%) e Italia (6,4%). Les siguen Francia, Portugal, Reino Unido, Polonia e India. Nótese que Alemania se mantiene como el cliente principal de Euskadi, siendo aquel país líder mundial en fabricación avanzada, lo que dice mucho en favor del altísimo nivel de las compañías vascas.

Ventas en España

La recuperación del mercado interior también ha influido en el buen momento del sector. Las ventas en España, hundidas durante la crisis, se han recuperado, creciendo en 2017 un 24,4% (726 millones de euros). No obstante, todavía se encuentra entre un 20% y un 30% por debajo de la facturación de 2007.

La AFM estima que en 2018 se igualará la facturación de 2017, una buena noticia, pero no se superará. Esta ralentización se debe a que la estratosférica cartera de pedidos firmada en 2016 tuvo su traducción en los resultados del año pasado, de ahí la facturación récord. Cuando se viene de esas altísimas cotas, superarlas sería un milagro.

El buen momento del sector se trasladó a la Bienal celebrada en el BEC de Barakaldo entre el 28 de mayo y el 1 de junio. La feria atrajo a 42.000 visitantes, un 5% más que en 2016, cuando acudieron 40.000. Ahora bien, si tenemos en cuenta que la presente edición ha contado con cinco días -de lunes a viernes-, frente a seis hace dos años -incluyó el sábado - el incremento supera el 20%.

Koldo Arandia subraya que la Bienal «fue preciosa, nadia habrá salido defraudado de los contenidos expuestos. Se generó un ambiente de negocios interesante aunque, como he estado presente en dieciséis bienales, la experiencia me dice que luego viene el trabajo de separar el grano de la paja».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos