El sector vasco de automoción confía en que los aranceles no quiebren su potente ciclo expansivo

El cluster de Automoción abrió en 2006 en Amorebieta el Automotive Intelligence Center, un ultramoderno espacio dedicado a la investigación./MAIKA SALGUERO
El cluster de Automoción abrió en 2006 en Amorebieta el Automotive Intelligence Center, un ultramoderno espacio dedicado a la investigación. / MAIKA SALGUERO

Este ejercicio, tras ocho años seguidos de crecimiento, prevé un récord de ventas de 20.000 millones | Esmoris, presidente del cluster de proveedores, afirma que la evolución al alza seguirá «a pesar de la distorsión que está provocando Trump»

Fernando Segura
FERNANDO SEGURASAN SEBASTIÁN.

El sector vasco de componentes para automoción vive en plena efervescencia. Encadena ocho años de crecimiento ininterrumpido y este ejercicio espera facturar 20.000 millones de euros, un 7% más que en 2017, logrando un nuevo récord de ventas. La potencia de Euskadi queda de manifiesto si tenemos en cuenta que tres de las cuatro multinacionales españolas de componentes son vascas: Gestamp, CIE Automotive y Corporación Mondragón, con varias cooperativas dedicadas a esta actividad. Al predominio vasco solo se escapa la compañía burgalesa Antolín.

El sector supone el 25% del PIB de Euskadi y emplea a 41.000 personas. No es necesario aportar más datos para afirmar que los fabricantes de piezas para automoción son la clave de bóveda sobre la que se asienta la industria vasca y, por ende, la economía del país. De ahí que cabe preguntarse si la amenaza de Trump de imponer a partir de septiembre aranceles a la importación de automóviles europeos hará tambalear al sector de componentes. El presidente de Estados Unidos no ceja en su empeño de desencadenar una 'guerra económica' global. Ayer, sin ir más lejos, volvió a dejar un recado a China, Rusia y la UE, calificándolos de «enemigos», bien por razones políticas o económicas.

La cuestión se la trasladamos al presidente del cluster vasco de Automoción (Acicae), entidad que agrupa a 180 empresas, José Esmoris, quien quita hierro al asunto. «El sector ha mantenido una línea ascendente a lo largo de toda su historia, excepto en 2009, cuando debido a la crisis financiera cayó un 25% a nivel mundial. En la actualidad seguimos con crecimientos récord de fabricación de vehículos, matriculación y facturación. Continuará así en los próximos años, a pesar de la distorsión que está provocando Trump con sus medidas arancelarias». Esmoris añade que los mercados emergentes seguirán al alza, como es el caso de China, India, Tailandia, Indonesia, Malasia o Vietnam, «sin olvidar África, que tiene un potencial de desarrollo claro a medio plazo, empezando por el norte».

Los datos

90% de las ventas
de la industria de proveedores vasca se realiza en el extranjero, donde dispone de 284 plantas productivas en 29 países.
41.000 personas
trabajan en las fábricas de Euskadi, a las que se suman otras 45.000 en las plantas del extranjero.
18.390 millones de euros
facturó el sector el año pasado, un 11,7% más que en 2016. El empleo creció un 7,4%.

El presidente de Acicae recuerda que el sector es muy competitivo y que ha pasado ya por «muchas amenazas y crisis». Entre éstas señala las recesiones económicas de los años 80 y 90, la apertura de los países de Europa del Este, la entrada de los fabricantes coreanos, el fraude de las emisiones ... «De cada situación hemos salido reforzados -recalca Esmoris-. La razón es muy simple: nos coge trabajando porque sabemos que nadie nos regala nada. Estamos en el sector más exigente del mundo y competimos con los mejores. Así que más que preocupados, estamos ocupados en analizar, planificar y buscar alternativas a cada situación que se nos presenta».

Esta confianza en el futuro se asienta en una industria de proveedores que ha logrado ganarse el respeto de los grandes fabricantes de automóviles. En consecuencia, el 90% de las ventas se realizan en el exterior, más de la mitad fuera de Europa. Las compañías vascas van donde se encuentra el negocio, de ahí que cuenten con 284 plantas productivas radicadas en 29 países. El último ejemplo de esta expansión internacional lo ha dado CIE Automotive, que ha firmado un crédito de 128 millones de euros para crecer en México. Por cierto, CIE entró recientemente en el IBEX 35.

Este posicionamiento se ha logrado, explica Esmoris, gracias a que «hemos hecho los deberes y a nuestra falta de complejos. Queremos ser empresas mundiales, con excelentes productos y con los mejores profesionales. Y lo hacemos sin alardes, de manera tan sencilla que hasta parece fácil». A esta actitud, el presidente de Acicae suma el «extraordinario» conocimiento de los procesos productivos; el óptimo equilibrio entre calidad, precio y servicio; la seriedad en la forma de realizar los negocios y «un buen grado de empatía con los clientes. Muchas de estas facultades son fruto de los más de 150 años de tradición industrial, que algún poso han dejado».

«Hemos pasado por muchas amenazas, como la apertura de los países del Este o los fabricantes coreanos»

«Más que preocupados, estamos ocupados en buscar alternativas a cada situación que se presenta»

Los retos a los que se enfrenta el sector derivan de competir en un campo en el que no hay límites. En este sentido, Esmoris indica que se debe seguir profundizando en la internacionalización y en la digitalización. Respecto a la capacidad de adaptación de los fabricantes de componentes a la cada vez mayor, aunque lenta, penetración del coche eléctrico, el presidente de Acicae señala que están amoldando el ritmo de inversión a las expectativas reales porque «tan malo es llegar tarde como llegar demasiado pronto».

Esmoris añade que la mayoría de las empresas han introducido la electrificación como una variable más de su negocio y subraya que algunas están incluso liderando ciertos nichos. «Hace diez años dijimos que el vehículo eléctrico había venido para quedarse. Además, adelantamos que sería un proceso por etapas, comenzando por los híbridos y llegando en su recta final a los eléctricos puros, como ha ocurrido».

Papel de Acicae

Acicae está de celebración, ha cumplido 25 años de vida. Su presidente afirma que el cluster ha sido un actor clave en la expansión del sector. «Hemos jugado un papel aglutinador de empresas que no sentían que trabajaban para automoción. Se veían como fundidores, forjadores o estampadores, pero sin vinculación alguna. Nosotros conseguimos que se identificaran con el producto final, el coche, y con todo lo que eso suponía».

El siguiente paso fue actuar como «dinamizadores de la cultura de la calidad y cero defectos. Posteriormente, hemos priorizado la estrategia, la internacionalización y la innovación. En 2006 dimos un paso extraordinario con la creación del Automotive Intelligence Center, donde generamos valor acelerando la I+D mediante la cooperación».

José Esmoris se muestra optimista, pese a los nubarrones que llegan desde el otro lado del Atlántico. «Nuestro sector de componentes está inmerso en unos momentos muy buenos, donde las empresas han diversificado mercados, procesos y productos. Esta realidad -concluye el presidente del cluster- nos permite aprovechar el viento a favor».

Más

 

Fotos

Vídeos