«La FP es una opción tan digna como la Universidad pero más demandada»

Roberto Larrañaga, presidente de Confebask, en la sede de la organización empresarial./IGNACIO PÉREZ
Roberto Larrañaga, presidente de Confebask, en la sede de la organización empresarial. / IGNACIO PÉREZ

El Acuerdo Marco por el Empleo y la Cualificación, sellado entre la patronal y el Gobierno Vasco, ha levantado ampollas en CC OO Euskadi, lo que ha sorprendido a Confebask

JULIO DÍAZ DE ALDABILBAO.

Roberto Larrañaga Oyanguren (Eibar, 1958), presidente de Confebask, recuerda que las empresas vascas necesitarán 100.000 empleos en tres años, pone en valor el acuerdo con el Gobierno Vasco para promover el acceso y la formación de los eventuales candidatos a esos puestos y, mientras resalta que las OPE les quitan candidatos a la empresa pública, niega que haya una 'guerra' de precios para captar a los perfiles más cualificados.

-¿Qué se puede esperar del pacto rubricado con el Gobierno Vasco?

-Nuestars empresas nos han dicho qué necesidades tienen. Y siete de cada diez reconocen tener dificultades para contratar. De ahí parte el acuerdo. Lo que necesitamos es una interlocución con el Ejecutivo y con Lanbide para que nos digan qué perfiles existen y están disponibles. Y también debemos conocer los perfiles de que disponen la Formación Profesional y la Universidad.

«No entendemos el anuncio ni el tono de CC OO Euskadi; ellos sabrán qué pretenden»

-¿Habría que mejorar esa interlocución? ¿Es hoy deficiente?

-La interlocución es buena, no hay que mejorarla. Lo que pasa es que sí pedimos más información. En realidad, lo que necesitamos es información más completa. Así podríamos ver si los candidatos necesitan, por ejemplo, más formación. Tanto los que se incorporan al mercado como los que están en desempleo, entre los que seguro que hay personas que se puede recualificar. A lo mejor hay un soldador que con un curso de doscientas horas lo puedes poner poner al día.

-¿No queda cojo ese acuerdo sin la presencia de los sindicatos? Comisiones Obreras de Euskadi, muy molesto, ha anunciado que abandona la Mesa del Diálogo Social.

-Lo de cojo o no puede ser una interpretación. Puede ser. Además, es un foro abierto a la incorporación de todo el que se quiera sumar. La verdad es que no entendemos tanto el anuncio como el tono utilizado por CC OO Euskadi, sobre todo cuando ni siquiera nos da la oportunidad de desarrollar algunos de los aspectos previstos en el acuerdo firmado con el Gobierno Vasco en la propia Mesa de Diálogo Social, como por cierto, era y es nuestra intención. Y tampoco entendemos que nadie pueda enfadarse cuando no hemos hecho sino firmar un acuerdo para tratar de impedir que ninguno de los 100.000 empleos que van a ofrecer las empresas vascas en el horizonte 2018-2020 se quede sin cubrir.

-Pues están muy enfadados...

-¿Cuál es nuestro 'pecado'? Ellos sabrán qué pretenden levantándose de los foros donde se habla de todo esto. Nosotros, desde luego, permaneceremos en todas las mesas de Diálogo Social a las que se nos invite, porque entendemos que así contribuimos a la mejora y a la riqueza del país. Y, por cierto, ya va siendo hora de que haya menos declaraciones altisonantes y más aportaciones.

«La preferencia es contratar aquí, pero lo que no encontremos lo buscaremos fuera»

-Los datos de intermediación de Lanbide son claramente mejorables. ¿Hay que prestar más atención a este aspecto?

-Quizás, precisamente, la forma de mejorar el resultado es poner en contacto la información sobre la oferta y la demanda y ver entonces cómo se puede casar eso.

-Los servicios de las organizaciones empresariales tampoco intermedian demasiado...

-De nuevo, a lo mejor es que solo conocen un lado de la moneda.

-La necesidad de la empresa vasca se cifra en 100.000 empleos en tres años. ¿Esas personas que se vayan a contratar están hoy en Euskadi o se traerán de fuera?

-Si hablamos de satisfacer 100.000 puestos y los demandantes de empleo aquí son 127.00, parece difícil que pueda haber de todo. La prioridad siempre sería nutrirse de aquí, pero parece complicado.

-¿Con lo que habrá que recurrir a los trabajadores foráneos?

-Eso se ha hecho toda la vida. Ha habido siempre inmigrantes.

-En todo caso, convendrá que los inmigrantes que Euskadi ha acogido hasta ahora estaban lejos de ese perfil tan cualificado que el país parece necesitar ahora.

-Pueden tener ese perfil. Claro que sí. Los únicos que estudian no están en Euskadi. Hay gente en otros sitios también. Y vamos a necesitar personas con otra formación.

-¿Puede verse en peligo el ritmo de recuperación de la economía vasca por la falta de cantera?

-Es una preocupación, pero no hablaría de peligro. Por eso hay que poner los medios para que no ocurra. Yo espero que esto no sea un freno y lo podamos reconducir.

-Tres años parecen pocos para poder reaccionar.

-No se pueden pedir resultados a los dos días de presentar el acuerdo.

-Los tres años los ha marcado la patronal...

-Los trabajadores que no encontremos aquí los tendremos que buscar fuera. Pero para eso estamos.

Gipuzkoa, mejor

-El informe incluye 5.900 afectados por bajas, cierres o despidos en lo que parece un mensaje de que la crisis aún rondará a Euskadi. Eso son unos 3.000 al año, pero en Gipuzkoa la previsión para este 2018 se limita a 300, solo el 10%. ¿Lo van a pasar peor Álava y Bizkaia?

-Siempre hemos dicho que la situación económica, que en términos generales es muy optimista, no es café para todos. No todas las empresas están igual. Incluso, dentro de un mismo sector, algunos subsectores no están bien; y eso lo vamos a tener continuamente. Piense también que una de las patas de este acuerdo es que seamos capaces de poder recolocar a esos 5.900, no es que ya no vayan a trabajar más en la vida. Insisto en la importancia de la recualificación del personal. Respecto a los datos territorializados, no dispongo de ellos, pero si son 3.000 al año y Gipuzkoa, que pesa un 33%, prevé 300, que es un 10%, parece en mejor posición.

-¿Se está generando una burbuja inflacionaria en los salarios de algunos perfiles técnicos más desabastecidos en el mercado?

-Sí, pero no es una burbuja. Hay una falta de personal cualificado, y la manera más habital de convencer a la gente es pagarle más.

-¿Las empresas se están robando, por ejemplo, a los ingenieros?

-Yo no hablaría de robar ni de práctica generalizada, pero evidentemente hay casos de esos que usted dice. Puede ser un mercado inflacionario en determinados puestos. Una vez más, oferta y demanda.

-O sea, que no hay guerra.

-No.

-El estudio de Confebask sobre necesidades de personal revela que la demanda de graduados de FP que presentan las empresas dobla a la de ingenieros. Está claro que el sambenito que ha arrastrado durante años la Formación Profesional frente a algunos estudios universitarios era, además de injusto, carente de sentido.

-No nos habrá oído a nosotros nada negativo de la FP. Al revés. Hay demanda de ingenieros en la medida en la que la hay, y de FP, igual. Un 26% y un 48%, respectivamente.

-El viceconsejero de Educación y responsable de la FP en Euskadi, el señor Arévalo, alertaba hace poco en este mismo diario de la falta de alumnos respecto a las posibilidades laborales reales...

-El impulso que se está dando a la FP en los últimos años, ahí están los datos del crecimiento de la matriculación, está dando sus resultados. Todos los padres hemos oído que nuestros hijos deberían estudiar en la Universidad, pero la FP es hoy una salida tan digna como la Universidad pero más demandada.

«El funcionariado es una competencia muy grande, con una jornada sensiblemente más corta»

-Hasta faltan alumnos en FP...

-Alumnos y alumnas, que ese es otro tema importante. Las mujeres son el 50% de la población pero solo representan el 5% de las matrículas en la FP y el 23% en la Universidad. Tenemos que hacer también que las empresas sean más atractivas para las mujeres.

-¿Y cómo lo van a hacer?

-Pues con mucho cuidado. Hay que empezar desde la escuela, desde que son niños o niñas, a hablar de igualdad o de las bondades de la FP.

-Y desde casa...

-¡Claro! También desde casa.

-¿Por qué se pone más el foco en la demanda de perfiles técnicos si la de puestos de trabajo en los Servicios es mucho mayor que la de la Industria?

-Por que, precisamente, para que los Servicios existan tiene que haber Industria. Piense, además, que cada vez hay más empresas de Servicios ligados a la Industria, que tiende cada vez más a externalizar determinados aspectos; pienso en ingenierías, abogados, asesores fiscales... Por cada empleo en el sector productivo va a haber dos o tres en el de Servicios. De todos modos, el estudio responde a la necesidad de nuestros asociados, que no contratan farmacéuticos, psicólogos o profesores, que evidentemente son necesarios en la sociedad.

-El estudio de Confebask dice que la mitad de las ofertas de las empresas son para menores de 35 años. ¿Son los mayores de esa edad, que no es tan alta, un colectivo a atender, a mimar en especial, por parte de las Administraciones?

-La gestión de las personas va a ser importantísima. Tenemos una pirámide de población endiablada y tenemos que cuidar a los mayores de 35 y a todos. Otra cosa es que necesitamos gente con actitud y capaz de adaptarse a los cambios.

-¿Y con 35 ya no se adapta uno?

-No, no, no. Lo que necesitamos es adaptar a toda la gente. Va a haber escasez de personas y hay que mimar a todo el mundo.

-Respecto a 2016, también ha aumentado -son sus propios datos- la demanda de personal sin ninguna cualificación. ¿Cómo puede ser eso en una Euskadi 4.0?

-Aumenta muy poco. No le doy mayor trascendencia al dato.

-Llama la atención la menor disposición de los candidatos a desplazarse. Existe hoy, cuando la crisis como quien dice terminó ayer, más aversión a la movilidad geográfica que hace un par de años.

-Así es. La gente ahora tiene más confort y menos necesidad. Hace poco un empresario me decía que tenía problemas para mandar personal a China y a México. Pero te puede pasar lo mismo si buscas a alguien para ir a Valladolid.

-¿Falla la velocidad de adaptación de los programas educativos de la FP o la Universidad a la realidad de las empresas vascas?

-Sí falla, pero también lo entiendo. Es difícil dar velocidad a eso. Es algo sobre lo que tenemos que trabajar.

-¿En cuál de los dos modelos cuesta más reaccionar?

-La Formación Profesional es menos tiempo, con lo que es más sencilla la adaptación.

-Siete de cada diez empresas vascas declara que tiene problemas para contratar personal. Más allá de la formación o la cualificación de los candidatos, ¿cuáles son los mayores problemas?

-Pues encontramos asuntos como la falta de experiencia, la falta de actitud -que es muy importante- o el hecho de que el salario ofertado no coincide con las aspiraciones de los candidatos.

-¿Quienes optan hoy a un puesto de trabajo en Euskadi piden cosas diferentes de las que pedían antes? ¿Más conciliación, quizás?

-Pueden pedir más conciliación, más salario, se pueden negar a viajar...

-¿Eso se daba hace cinco años?

-Eso no sucedía hace cinco años, pero sí ocurría hace diez.

-¿Así que se ha regresado a antes de la crisis económica?

-Repito, es una cuestión de oferta y demanda. Y ahora hay oferta.

Más