Este contenido es exclusivo para suscriptores

¿Quieres una experiencia sin límites y con servicios exclusivos?

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor

Un relevo tranquilo

'Txiki Muñoz' dejará su cargo el próximo mayo. /Mikel Fraile
'Txiki Muñoz' dejará su cargo el próximo mayo. / Mikel Fraile

ELA prepara el cambio en la secretaría general

Pilar Aranguren
PILAR ARANGUREN

El sindicato mayoritario de Euskadi, ELA, afronta el proceso para relevar al frente de la secretaría general a Adolfo 'Txiki' Muñoz, que ha liderado a la central nacionalista en los últimos diez años. 'Txiki' Muñoz accedió a la maxima responsabilidad de la central nacionalista en 2008, con lo que cumple una década. Su mandato concluye en 23 de mayo de 2019, cuando cumple 60 años.

Tomó las riendas de la central de las manos de José Elorrieta, que imprimió al sindicato una vertiente más beligerante y de contrapoder. Una senda por la que ha discurrido también el mandato de 'Txiki' Muñoz, que ha incidido en esa línea, haciendo de la conflictividad una herramienta para «lograr contenidos». Todo ello en un escenario marcado en sus inicios por la recesión, que conllevó grandes ajustes, y en la recta final por una recuperación económica que no ha terminado de llegar en muchos aspectos a los trabajadores, empezando por la devaluación salarial, la precariedad laboral y otros recortes sociales, según admite el propio secretario general. No en vano, durante su mandato se han gestado las dos últimas reformas laborales, la de Zapatero en 2010, y la de Rajoy en 2012.

Le ha tocado por lo tanto lidiar una etapa muy convulsa en la que ha pretendido situar al sindicato como «herramienta para la defensa de los trabajadores, así como de los que han quedado excluídos del mercado laboral, de las mujeres, de los mayores…». Todo ello tratando de reforzar la autonomía de una central, que rebasa el 40% de representación, el doble de sus inmediatos seguidores, LAB y CC OO, y muy lejos de UGT. Y si algo ha tenido claro 'Txiki' Muñoz es que el sindicato no se va a supeditar a ningún poder político o económico. Una autonomía que le da su amplia representatividad y también su autofinanciación a través de cuotas.

Una situación que la central ha hecho valer para criticar a la patronal, pero también a cualquier sigla política, pero en especial al partido jeltzale, que es el que ostentado la mayoría de las instituciones vascas. Unos desencuentros que han llegado a su punto culminante en los últimos años con Iñigo Urkullu al frente del Ejecutivo Vasco.

Ahora la central prepara el relevo, un proceso que será tranquilo, ya que se lleva tiempo gestando. No se esperan sobresaltos. Es más, el actual secretario general ya advierte que nadie espere un cambio de rumbo en la central, ya que la estrategia no la marca el secretario general sino el sindicato. «No es cuestión de personalismos», recuerda.

Una vez que deje la secretaría general, 'Txiki' Muñoz quedará al servicio de lo que considere el sindicato.

Contenido Patrocinado

Fotos