El recrudecimiento de la 'guerra' de aranceles eleva la inquietud en las empresas vascas

La importación de motos Harley Davidson está gravada desde ayer con nuevos aranceles en Europa./EFE
La importación de motos Harley Davidson está gravada desde ayer con nuevos aranceles en Europa. / EFE

Adegi afirma que en septiembre comenzará a percibirse el efecto de la pugna comercial entre EE UU y Europa en las exportaciones de la industria de Gipuzkoa

Fernando Segura
FERNANDO SEGURASan Sebastián

La inquietud se extiende entre las empresas guipuzcoanas. El boxeo arancelario entre Estados Unidos y la UE de momento no ha abierto la ceja a ninguno de los dos contrincantes, pero solo estamos en el primer asalto. Ahora bien, Adegi, la Cámara de Comercio de Gipuzkoa y el cluster vascos del acero (Siderex) coinciden en advertir que el combate, una vez iniciado, nadie sabe cómo acabará, aunque todo a punta a que mal. En todo caso, las tres entidades aseguran que las exportaciones se resentirán, porque Estados Unidos es el quinto cliente mundial de Gipuzkoa.

La situación a día de hoy es conocida. EE UU impuso el 1 de junio aranceles al acero y al aluminio que importa de Europa, aplicando un gravamen del 25% y del 10% respectivamente. La UE ha respondido imponiendo desde ayer aranceles a 200 productos procedentes del gigante norteamericano, entre ellos zumo, whisky, motos o vaqueros.

El 'pim pam pum' entre ambos lados del Atlántico salpicará a Euskadi. Nuestra economía ha crecido en los últimos años gracias a las exportaciones y el proteccionismo que propugna el presidente Trump es un misil lanzado a la línea de flotación del libre comercio.

Reacciones

«La inquietud ante los aranceles supera a la que produjo el 'Brexit'» Amaia Ferro Cámara de Comercio

«Hay preocupación. Las ofensivas y contraofensivas no son buenas para nadie» Patxi Sasigain Adegi

«El acero chino que no entre en EE UU inundará la UE y habrá sobreoferta» Asier San Millán Siderex

Así lo afirma Amaia Ferro, directora de Internacionalización de la Cámara de Comercio de Gipuzkoa. «Lo más preocupante es que nos encontramos ante la punta de lanza de un cambio histórico, una marcha atrás en un sistema de intercambio económico cuyo adalid ha sido precisamente EE UU».

Ferro señala que todavía es pronto para evaluar el impacto de esta 'guerra' comercial en Gipuzkoa. En el caso de los aranceles que la UE aplicará a EE UU, Ferro indica que al afectar a productos de consumo, el 'pagano' del conflicto será el ciudadano de a pie, que se enfrentará a la subida del precio de determinadas bebidas alcohólicas, productos textiles o motos. En todo caso, señala Ferro, «que suba el precio del 'bourbon' o de las Harley Davidson es una cuestión menor».

La situación cambia cuando hablamos de los gravámenes norteamericanos al acero y al aluminio. «Estados Unidos es uno de los principales clientes de Gipuzkoa y las empresas exportadoras están muy atentas a lo que está sucediendo. Es más -subraya Ferro- la repercusión está siendo mayor que cuando se produjo el 'Brexit'».

Patxi Sasigain, director de Competitividad e Innovación de Adegi, comparte la opinión de Amaia Ferro. «Estamos preocupados, porque las ofensivas y contraofensivas no sabemos hasta dónde van a llegar; no son buenas para nadie. El bienestar de las últimas décadas ha sido fruto de la apertura comercial, cuyo último hito fue la entrada de China en la OMC. Nos parecía el camino correcto y ahora todo está en el aire».

Sasigain señala que de momento las empresas guipuzcoanas no han padecido los efectos de los aranceles. «Los pedidos tienen un periodo de maduración, de ahí que no hayamos notado un efecto en las exportaciones, pero es seguro que en septiembre lo percibiremos».

Guerra total

Pero, más allá de la pugna entre Estados Unidos y Europa, lo que verdaderamente preocupa en Euskadi es que el combate se convierta en un todos contra todos. No hay que olvidar que Trump también ha impuesto aranceles a China, México o Canadá. Por tanto, ¿qué ocurrirá, por ejemplo, con las exportaciones de acero del gigante asiático que no entren en EE UU? Lo más probable es que inunden Europa, provocando a su vez una 'guerra' de precios entre las acerías del continente para salvar los muebles.

Asier San Millán, director del cluster vasco del acero (Siderex), enuncia con claridad el riesgo al que se enfrenta el sector. «Los aranceles de EE UU generarán un cambio en los flujos del acero. China es el primer productor mundial y, si sus productos no entran en aquél país, llegarán a Europa, provocando una sobreoferta y la consiguiente guerra de precios». Esta derivada resulta especialmente grave para Euskadi, dado que la UE absorbe el 65% se nuestras ventas de hierro y acero.

Otro efecto colateral de la pugna arancelaria radica en el efecto sobre el sector de la automoción. Estados Unidos ha amenazado reiteradamente con aplicar gravámenes a los vehículos europeos, cuyas fábricas resultan esenciales para los proveedores vascos. «Nuestro comercio con Estados Unidos supone el 6% de las exportaciones. Por tanto, es importante, pero no fundamental. Sin embargo -resalta Sasigain- si la 'guerra' se amplía a más sectores, como la automoción, entonces tendríamos un grave problema, porque muchas de nuestras empresas forman parte de la cadena de valor de este sector».

La escalada que se avecina, dado el comportamiento compulsivo de Trump, es imprevisible. De ahí que San Millán pida a la UE que articule medidas para defender a la industria del continente. «Bruselas deberá establecer instrumentos de salvaguarda para evitar que el acero que no pueda ser exportado acabe en la UE. Independientemente de las medidas recíprocas contra Estados Unidos -subraya el directo de Siderex- es necesario reforzar las medidas contra terceros países». San Millán concluye que la situación «es preocupante, porque toca de lleno a un sector clave de la industria vasca».

Ferro apela a la unidad de la UE para hacer frente al problema. «No todos los países están expuestos en la misma medida a los aranceles, pero por ahora ninguno se ha descabalgado, la respuesta está siendo unánime tanto ante el 'Brexit' como ante los aranceles. Esperemos que siga así y que la OMC tome también cartas en el asunto».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos