ELA reclama a Arcelor Mittal que apueste por las plantas vascas

ELA reclama a Arcelor Mittal que apueste por las plantas vascas

Exige un futuro industrial, inversiones y rejuvenecer las plantillas y pide al Gobierno Vasco que demande a la empresa un «compromiso firme»

Pilar Aranguren
PILAR ARANGUREN SAN SEBASTIÁN.

ELA reclamó ayer a Arcelor Mittal que haga una apuesta firme por las plantas vascas. La central se muestra muy preocupada por la «escasa inversión de la multinacional en las factorías de Euskadi y de Navarra en el último año», al tiempo que exige al grupo siderúrgico un «futuro industrial y el rejuvenecimiento de las plantillas».

El sindicato nacionalista destaca en un comunicado que mientras la multinacional ha logrado en 2018 unos resultados «récord, con un ebitda en los nueve primeros meses de 8.300 millones, lo que supone la misma cifra de todo el ejercicio anterior, al tiempo de que el volumen de negocio crece un 13%, las inversiones se mantienen en «valores mínimos». Además, incide en que desde que Mittal adquirió Arcelor en 2006, el número de trabajadores ha caído a la mitad en el continente europeo. Una realidad de la que Euskadi no ha sido ajena, ya que en 2016 cerró la factoría de Zumarraga.

ELA critica asimismo la política de personal que sigue la compañía, ya que explica que «apuesta claramente por no sustituir a quienes se jubilan, decantándose por subcontratar la mayor carga de trabajo posible». Además, destaca que la multinacional ha prorrogado tres años más el ERTE que tenía para todo el Estado, con el acuerdo de los sindicatos estatales, «cuando las causas del mismo -destaca- se retrotraen al año 2009».

La compañía no elevará la producción de la ACB «porque la rentabilidad es todavía limitada»

La central explica que la coyuntura económica global y la del grupo en particular nada tienen que ver con la de hace una década, por lo que considera que «este instrumento es un nuevo regalo para la empresa, que lo utiliza a su medida, con máxima flexibilidad y discrecionalidad».

El sindicato considera una mala noticia que la empresa haya planteado la utilización del ERTE en las plantas de Lesaka y Etxebarri, porque, a su entender, demuestra que no tiene ningún reparo en «socializar los problemas a cuenta de los trabajadores y las arcas públicas pese a acumular beneficios».

Por ello, ve urgente garantizar el futuro de las plantas vascas, apostando por un «aumento sustancial de la inversión», ya que señala que la dirección lleva una década sin invertir en algunas factorías. Además, reclama un revujenecimiento de las plantillas. Apunta que en algunas plantas la media de edad es muy alta, por lo que ve necesario que se aplique el contrato de relevo y que el relevista forme parte de la misma factoría para frenar la progresiva merma de plantilla. ELA apela también a los gobiernos Vasco y navarro para que exijan a la multinacional un «compromiso fime en defensa de la industria de Euskal Herria».

La multinacional informó ayer que prevé mantener este año la producción en la ACB de Sestao en el mismo nivel que en 2017 -300.000 toneladas-, porque aunque los resultados son positivos, «tiene todavía una rentabilidad limitada».

 

Fotos

Vídeos