Gipuzkoa sigue como 'farolillo rojo' de la recaudación fiscal vasca

Edificio de la Hacienda Foral de Gipuzkoa en Donostia. /LUSA
Edificio de la Hacienda Foral de Gipuzkoa en Donostia. / LUSA

Hasta el 31 de agosto, el incremento de los ingresos por impuestos se limita a un 0,4%, muy lejos de los registrados en Bizkaia y Álava

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDA

La recaudación en Gipuzkoa pierde vigor y avanza apenas un 0,4% interanual en los ocho primeros meses del año, por detrás del 1,8% experimentado en Álava o el 1,9% en que mejoró ese registro en Bizkaia. Un peor comportamiento del Impuesto de Sociedades, junto a unas notables devoluciones de IVA, habrían frenado al sistema, que también recibió el impacto de unas devoluciones en el IRPF al alza, afectadas estas últimas, entre otras cosas, por los pagos por maternidad y paternidad.

Por contra, el impulso llegó, claramente, del buen momento que vive el mercado laboral, que se aprecia en el repunte de las retenciones por trabajo dentro del IRPF, así como de la aportación derivada de algunos impuestos como los denominados especiales, que con un alza del 12,3% aportaron 26,1 millones.

Fuentes del Gobierno Foral presidido por Markel Olano presentaron este viernes las cifras, que arrojan unos ingresos netos para el erario público de 3.078,62 millones de euros, apenas once por encima de la del pasado ejercicio, y a mucha distancia de los 4.974 millones que constan en las previsiones oficiales para el conjunto del año.

A grandes rasgos, la recaudación líquida de los impuestos directos cayó (un 0,9%), mientras que la de los indirectos avanzó un tímido 0,1% y los ajustes con el Estado repuntaron un 13%. A cierre de agosto, el nivel de ejecución sobre lo previsto se queda en el 61,9%, mientras un año antes esa referencia era del 65,7%.

Desde el departamento de Hacienda, pilotado por Jabier Larrañaga, se quitó hierro a lo que parece un 'pinchazo' del Impuesto de Sociedades, en el que la recaudación líquida cayó un 6,4%, a pesar de que las devoluciones retrocedían un 44%.

«Es un comportamiento circunstancial, la campaña de este año ha sido buena y esperamos que la recaudación vuelva a positivo en los próximos meses», añadieron las mismas fuentes.

La recaudación por el IVA de gestión propia cayó un 3,2%, con 28,2 millones menos de ingresos debido, según Hacienda, a las mayores devoluciones por el buen comportamiento de las exportaciones.