La recaudación sigue su avance en Gipuzkoa sin atisbo de enfriamiento de la economía

La recaudación sigue su avance en Gipuzkoa sin atisbo de enfriamiento de la economía

Tanto las retenciones por rendimientos de trabajo (+6,2%) como el IVA de gestión propia (+7,1%) sustentan un aumento de 134 millones hasta agosto

Alexis Algaba
ALEXIS ALGABA

Agosto fue perfecto. Con sus vacaciones, sus fiestas, su playa y su sol. Aunque la vuelta a la rutina haya difuminado algo ese recuerdo, no me negarán que fue bonito. La Hacienda foral de Gipuzkoa también puede afirmar que agosto fue perfecto, con unos ingresos por impuestos que aumentaron más su crecimiento en comparación con el curso pasado. Sin embargo, el día a día, con las previsiones de una posible desaceleración de la economía en el último tramo del año pueden provocar que esos excelentes momentos recaudatorios se enmarañen y el ritmo pueda decrecer. De momento, al menos, el posible enfriamiento de la economía no deja huella en las arcas forales que siguen marcando récord de recaudación mes tras mes.

Concretamente a cierre de agosto los ingresos de la Hacienda foral ascendieron a más de 3.066 millones de euros, el primer ejercicio en que tras ocho meses la recaudación supera la barrera de los 3.000 millones. Ese incremento se sitúa en el 4,6% en comparación con el mismo periodo del curso anterior (134 millones más). Un aumento casi superior en un punto al completado hasta julio, lo que muestra que agosto sentó muy bien a las arcas forales, que la actividad se sostuvo, el empleo siguió al alza y las principales campañas recaudatorias se cerraron de forma más que correcta.

El propio diputado de Hacienda y Finanzas, Jabier Larrañaga, compartió que la evolución de ingresos, «refleja un claro fortalecimiento de la actividad económica y una mejora del empleo y los salarios», poniendo el foco en los principales tributos que han posibilitado que el crecimiento de la recaudación se sostenga también durante los meses de verano.

Si nos fijamos en concreto en los ingresos que derivan de la mejora del empleo, contemplamos un ascenso del 6,2% en las retenciones por rendimientos de trabajo, esto es, en la parte que el fisco se queda de los salarios de los guipuzcoanos. En detalle, son casi 64 millones más los que la Hacienda foral ha recaudado por este concepto en los primeros ocho meses del año. Y en comparación con julio, ese crecimiento aumenta en medio punto, gracias, a dos factores: por un lado, la ya nombrada mejora del mercado laboral y, por el otro, la revalorización de las pensiones al 1,6%, lo que ha incrementado los ingresos de los jubilados en agosto y sus retenciones correspondientes por parte del fisco.

Esas retenciones sobre rendimientos de trabajo componen el ingrediente principal del IRPF, una de las tres patas principales de la recaudación fiscal del territorio. Hasta agosto, y tras concluir ya meses atrás la Campaña de la Renta y del Impuesto sobre la Riqueza y las Grandes Fortunas, los ingresos por IRPF han aumentado un 9,3%, algo más de 96 millones de euros.

No solo evoluciona de forma favorable el gravamen correspondiente a las personas físicas, también el que afecta a las empresas. Y supone una señal muy positiva, ya que en agosto se contabilizan los ingresos correspondientes a la Campaña del Impuesto sobre Sociedades, el que grava los beneficios de las compañías del territorio. Así, en los primeros ocho meses, los ingresos por IS avanzan un 10,1%, 18,5 millones más que el curso anterior.

Y si los dos impuestos directos marchan de forma positiva, continúa el mismo ritmo el gravamen indirecto por excelencia, el IVA, sobre todo en lo que respecta a la gestión propia. Por esa vía se han ingresado, concretamente, 58 millones más que el ejercicio anterior, con un aumento del 7,1%.

Mantener el ritmo

Hasta agosto, las cifras de Hacienda ya incorporan los menores ingresos por ajustes del IVA a consecuencia del acuerdo sobre el Cupo del pasado curso entre el Gobierno Vasco y el central. Concretamente, 82,2 millones 'extra' que se ingresaron en en periodo del pasado año como primer ajuste por los retrasos de las divergencias sobre el Cupo. De ahí que en una comparativa recaudatoria entre los dos años si no se tuviera en cuenta ese ingreso extraordinario del Cupo, el aumento de ingresos en Gipuzkoa rebasaría los 200 millones de euros.

Hasta agosto, la Hacienda foral ya ha ingresado dos de cada tres euros de los que preveía recaudar por tributos en este ejercicio. Y las previsiones -sin tener en cuenta el 'efecto Cupo'- esperaban un crecimiento general que ronde el 5%. Por ello, Larrañaga apuntó que el reto ahora consiste en «sostener el pulso» para poder cerrar el año cumpliendo los objetivos fijados al inicio del ejercicio. «Vamos por la buena senda», indicó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos