Los precios se estancan en agosto, en su menor subida desde hace tres años

Vista de la sede del Banco Central Europeo. /AFP
Vista de la sede del Banco Central Europeo. / AFP

El IPC de agosto, en el 0,3%, confirma la moderación de la inflación tras la caída del coste de la luz y los combustibles

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Si el Banco Central Europeo (BCE) va a esperar -como anunció este viernes y como determinan sus estatutos- a que la inflación se sitúe en la cota del 2%, la economía europea tendrá que ver transcurrir muchos meses hasta que lo consiga. Porque la inflación sigue completamente inalterada también en el caso de España: el Índice de Precios al Consumo (IPC) cerró definitivamente el mes de agosto en el 0,3% en tasa interanual tras retroceder incluso un 0,1% con respecto a julio. De esta forma, la inflación se encuentra en su menor nivel desde hace tres años, justo en septiembre de 2016. La diferencia es que en aquellas fechas España despuntaba por la recuperación y ahora vuelven a aparecer nubarrones de desaceleración.

Los principales productos y servicios que han provocado este estancamiento de los precios han vuelto a ser los ligados al consumo energético, una de las variables que más tiene en cuenta el INE a la hora de calcular esta estadística. El abaratamiento de la electricidad, el gas y los carburantes ha sido determinante en esta ralentización del IPC en pleno mes de agosto, uno de los periodos del año de mayor consumo y, por tanto, más proclives a elevar el coste de la vida, aunque finalmente no ha sido así. Además, los precios de los servicios de alojamiento (hoteles, apartamentos, etc.) se han elevado este verano, sí. Pero lo han hecho menos de lo que subieron en agosto de 2018.

Con estos visos, la tasa interanual de agosto es la trigésimo sexta tasa positiva que encadena el IPC e implica que los precios son hoy un 0,3% superiores a los de hace un año. Además el dato de agosto revela que la inflación internual (la que se compara con la que existía 12 meses antes) retoma la senda bajista después de que en julio subiera una décima y se situara en el 0,5%.

Entre los grupos que contribuyeron en agosto al descenso de la tasa del IPC se encuentran la vivienda, que recortó más de 1,5 puntos su tasa anual, hasta el -3,3%, por el abaratamiento de la electricidad y del gas; el transporte, cuya tasa anual bajó tres décimas, hasta el 0,2%, por el menor coste de los carburantes; y hoteles, cafés y restaurantes, que redujeron su tasa anual una décima, hasta el 1,9%, por la evolución de los precios de los servicios de alojamiento. Por el contrario, el grupo de ocio y cultura elevó cuatro décimas en agosto, hasta el 0,1%, por el encarecimiento de los paquetes turísticos.

Si se comparan los datos de agosto con los del mes anterior (el IPC retrocedió un 0,1%), el descenso se explica por el comportamiento de los precios del vestido y el calzado (-1,2%) debido al final de las rebajas de verano, y por la vivienda, que recortó sus precios un 1% en el mes debido principalmente al abaratamiento de la electricidad. Por el contrario, el grupo de ocio y cultura elevó los precios en agosto un 1,1% por el encarecimiento de los paquetes turísticos, y el grupo de alimentos subió sus precios un 0,1% por el encarecimiento de la mayoría de sus componentes, entre los que destacan el pescado y marisco y la carne.

Temas

Ine, España, Ipc, Pib