Satisfacción y cautela entre los pensionistas guipuzcoanos

Los pensionistas volvieron a rodear ayer el Congreso de los Diputados con pancartas alusivas al blindaje de las pensiones. / EFE

Reclaman un blindaje constitucional y recuerdan que quedan temas pendientes como las pensiones más bajas o el factor de sostenibilidad

PILAR ARANGURENSAN SEBASTIÁN

Los pensionistas guipuzcoanos acogieron ayer con satisfacción el acuerdo del Pacto de Toledo, aunque con cautela. Jose Agustín Arrieta, presidente de Agijupens, la agrupación que engloba a los hogares de jubilados del territorio, calificó el mismo de «importante, porque se rompe el Índice de Revalorización de las Pensiones y se va al IPC, que es una subida más real». Pero advierte que esa subida referenciada a la inflación «se tiene que blindar, para que no esté al albur de los gobiernos de turno» y para ello considera necesario que haya un «blindaje constitucional, de modo que se cumpla el artículo 55 de la Carta Magna». Arrieta cree que de la misma manera que recoge el derecho al trabajo o a la libertad de expresión también deben blindarse unas pensiones justas y dignas.

El presidente de Agijupens está convencido de que este acuerdo, «que es clave para las pensiones» se ha logrado gracias a las movilizaciones de los pensionistas. Pero añade que todavía quedan por conseguir otros objetivos, como son la mejora de las pensiones de viudedad, «que viven una situación escandalosa, o la derogación del factor de sostenibilidad, que ahora está aparcado». Con todo, apunta que hay que actuar con «inteligencia, con moderación y con un sano realismo, porque no existe la vaca lechera».

Pese a este acuerdo, Arrieta anuncia que se mantendrán las movilizaciones, tanto las que se celebran los lunes como la prevista en Gipuzkoa para el sábado 6 de octubre, con motivo del Día Internacional de las personas mayores. «Viendo el bamboleo que hay... Lo triste es que los políticos actúan por las movilizaciones sociales». En este sentido, exige actuar con ética política, es decir, que se antepongan a los acontecimientos y no que vayan a remolque.

Pero el presidente de Agijupens quiere concluir esta primera valoración de urgencia con un mensaje esperanzador: «Es una noticia oxigenante».

Fernando Arozena, uno de los portavoces del Movimiento de Pensionistas de Txingudi, uno de los más activos, también considera el acuerdo como «positivo», aunque se muestra algo más cauto. «Habrá que esperar a ver si se consolida en el proceso parlamentario», remarca. También recuerda que quedan otros temas pendientes, como son la derogación del factor de sostenibilidad y «ver cómo se abordan las pensiones mínimas».

Arozena destaca que harán una valoración en función de cómo se desarrollen esas cuestiones. «Mientras tanto tenemos que ser muy prudentes, a la espera de la letra pequeña». El portavoz bidasotarra también tiene claro que se mantendrán las movilizaciones. En las más inmediatas se solicitará que se tenga en cuenta la dependencia y siempre con el objetivo de defender el sistema público de pensiones.

Desde Duintasauna, Maritxu Serrano, es más escéptica respecto del acuerdo, porque entiende que se garantiza la subida del IPC para el próximo año, pero que «sigue manteniéndose la incertidumbre de cara a los siguientes ejercicios, porque se habla de condicionarlo al PIB, a la situación económica...., cuando en estos momentos se augura una desaceleración, con lo que no nos ofrece garantías». Por ello, no duda de que las protestas continuarán.

Más

 

Fotos

Vídeos