La revalorización reportará 236 euros más a los pensionistas de Gipuzkoa

Un grupo de pensionistas guipuzcoanos, en el Paseo de la Concha. /AYGÚES
Un grupo de pensionistas guipuzcoanos, en el Paseo de la Concha. / AYGÚES

La actualización con el IPC acordada en el Paccto de Toledo, de adoptarse sin cambios, elevaría en casi 17 euros de media la nómina mensual de los perceptores del territorio

A. ALGABA/L. PALACIOSSAN SEBASTIÁN.

El Parlamento ruso aprobó ayer su reforma de las pensiones que elevará considerablemente la edad de jubilación para sus ciudadanos. La propuesta inicial fue presentada en junio, pero los rusos se echaron a la calle para mostrar su rechazo. El presidente Vladimir Putin, que en la mayoría de ocasiones se caracteriza por su autoritarismo, reculó en agosto y revisó la propuesta. Finalmente, la edad de jubilación de los hombres pasará de los 60 años actuales a los 65 (como estaba previsto) y la de las mujeres de los 55 a los 60, cuando la propuesta inicial era subirla hasta los 63 años. Y en un último guiño, Putin rebajará en tres años la cotización necesaria para cobrar la pensión. Las calles se han apuntado un tanto en Rusia, lo mismo que en España, donde la presión que llevan ejerciendo los pensionistas desde comienzos de año ha posibilitado que el anterior gobierno revalorizara al 1,6% las nóminas de este año y que el Pacto de Toledo acordara la vinculación al IPC de la subida de las mismas.

Toda una batalla ganada para el movimiento iniciado a comienzos de curso, que ha tenido en Euskadi su principal pulmón, al no fallar ningún lunes los pensionistas a su cita en capitales como San Sebastián y Bilbao para reclamar pensiones dignas. Y también tendrán en ellos, en los pensionistas vascos, al colectivo que mayor rédito va a obtener de esas revalorizaciones, al registrarse en esta comunidad las retribuciones más altas. Así, si la revalorización se termina aprobando en el Parlamento español y si se cumple la previsión del Gobierno de que el IPC este año aumente un 1,7%, los pensionistas vascos verán incrementada su nómina en 20,23 euros al mes el próximo ejercicio. Si le restamos a ese incremento el 0,25% de subida mínima garantizada por el anterior planteamiento, unos 2,97 euros al mes, el incremento neto se situaría en los 17,26 euros al mes. Multiplicado por 14 pagas, 241,6 euros de más para 2019 gracias a las movilizaciones.

El Gobierno prevé que el IPC avance un 1,7%, pero escala ya un 2,2%, con lo que serían 80 euros más

La pensión de los jubilados guipuzcoanos alcanzaría los 1.335 euros de cerrarse la revalorización para 2019

En Gipuzkoa, ese incremento sería de 16,9 euros al mes de media -tomando como referencia la pensión media de septiembre, que se sitúa en los 1.164,8 euros-. En total, 236,6 euros en todo el ejercicio. Y si a ese incremento esperado para 2019 le sumamos el ya obtenido este año con la revalorización pactada del 1,6%, el incremento medio que han conseguido los pensionistas guipuzcoanos gracias a sus concentraciones se eleva hasta los 450,4 euros. En Euskadi, esa cifra se sitúa en los 460 euros.

Y eso solo considerando que el IPC cierre el curso con una subida del 1,7%, ya que a día de hoy (a cierre de agosto) esa variable camina por un ascenso del 2,2%, lo que elevaría en alrededor de 80 euros al año la pensión media en Gipuzkoa.

A la espera de detalles

En el conjunto del Estado, los pensionistas ganarán casi 200 euros más en 2019 (194,4 euros concretamente) si se pone ya en marcha la nueva fórmula de revalorización que el miércoles se pactó en la comisión del Pacto de Toledo. Las pensiones pasarán a revalorizarse «en base al IPC real», dice el texto suscrito por todos los grupos parlamentarios excepto Esquerra.

El nuevo mecanismo todavía no está totalmente definido, puesto que faltará establecer cuál es la inflación real de cada año: puede tomarse la del mes de noviembre (como se hacía hasta ahora), la media de todo el año o la de diciembre. Pero lo que sí está claro es que el índice de revalorización (IRP) que el Ejecutivo de Mariano Rajoy aprobó en la reforma de 2013 está ya finiquitado.

El incremento será mayor para los casi seis millones de jubilados que hay en España y que ingresan de media 1.103 euros al mes: dispondrán de 224 euros más al año que si estuviera en vigor el 0,25%. De esta forma, su prestación se elevará 18,75 euros el próximo enero (frente a los 2,75 euros que aumentaría con la reforma del PP) y pasarán a cobrar 1.122,2 euros al mes.

En Gipuzkoa, los jubilados que en septiembre cobraban de media 1.313,89 euros, verán incrementarse su pensión 19,02 euros más al mes que si se revalorizase el escueto 0,25% anterior (3,28 euros). De esta forma, al año se embolsarán 266,28 euros más si se confirma la vinculación de la subida de estas prestaciones al IPC.

40.000 millones de gasto

Esta subida, lógicamente, provocará que el presupuesto dedicado al pago de las pensiones vuelva a dispararse para superar la frontera de los 130.000 millones. De hecho, en los dos últimos meses el gasto para abonar las prestaciones contributivas ha crecido ya casi un 5%. No obstante, el déficit de la Seguridad Social se redujo un 18,4% en los primeros ocho meses del año, como informó ayer el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Lo que sí es seguro es que el alza del 1,6% incluida ya en los Presupuestos del Estado supone un gasto extra de 1.600 millones solo en 2018, además de otros 3.200 millones más en 2019, con lo que solo en dos años el desembolso ascenderá a 4.800 millones. Pero como esta revalorización se mantendrá a lo largo de la vida de los actuales pensionistas, supondrá un desembolso total para la Seguridad Social de 40.000 millones de euros, según cálculos de BBVA Research.

No son los únicos que han hecho números. La patronal de los fondos de inversión, Inverco, estima que el ahorro medio de los españoles en pensiones -9.743 euros por suscriptor de planes o fondos- solo representaría el 65% de la prestación media anual que reciben los jubilados.

Más

 

Fotos

Vídeos