El plan fiscal de Rajoy subiría la pensión entre 245 y 1.360 euros al año a 35.000 guipuzcoanos

Pensionistas guipuzcoanos aguardan en Alderdi Eder al inicio de la manifestación por las prestaciones./IÑIGO ROYO
Pensionistas guipuzcoanos aguardan en Alderdi Eder al inicio de la manifestación por las prestaciones. / IÑIGO ROYO

Aunque la Hacienda foral prefiere esperar, el cambio dejaría sin tributar al 60% de pensionistas. La medida, en principio, no conllevaría ningún beneficio para las prestaciones más bajas, lo que podría condicionar su aplicación

ALEXIS ALGABASAN SEBASTIÁN.

Parecía que las cartas se iban a jugar por la vía del 'cheque fiscal' para los pensionistas más veteranos pero finalmente la vía elegida será la exención fiscal para los perceptores de una retribución que no supere los 17.000 euros al año. El Gobierno central continúa a marchas forzadas tratando de buscar la mejor solución para frenar en la medida de lo posible la rebelión que se vive en las calles, que día sí y día también son tomadas por pensionistas que piden una revalorización digna de sus pensiones, que no se circunscriba al 0,25% anual. Y ya que parece, según el propio Gobierno, prácticamente imposible -por cuestiones de sostenibilidad del sistema- aumentar esa revalorización o indexarla al IPC, se va a jugar el todo por el todo exprimiendo la herramienta fiscal. Así lo anticipó ayer el vicesecretario de Política Social y Sectorial del PP, Javier Maroto, que adelantó que el ejecutivo quiere elevar de los actuales 12.000 a los 17.000 euros el mínimo exento en el IRPF para los pensionistas españoles. Todo ello, por supuesto, supeditado a que el Gobierno consiga respaldo para aprobar los Presupuestos.

La medida a priori beneficiaría en territorio común a más de un millón de pensionistas que cobran una prestación que se sitúa en esa horquilla de 5.000 euros. Los que perciben una ayuda contributiva inferior a los 12.000 euros ya están exentos de pagar el IRPF.

Pero, en Gipuzkoa, ¿se aplicaría esta medida? En principio, y como está ocurriendo en la últimas semanas con las propuestas fiscales que presenta el ministerio de Montoro, la Hacienda foral guipuzcoana esperará a que la medida se haga oficial y se aplique para tomar una decisión sin precipitarse. Como en cualquier modificación o aplicación de normativa común en impuestos como el IRPF o Sociedades, serán las propias Haciendas vascas las que tengan la última palabra. Aun así, y en un primer análisis de los datos estadísticos de los que dispone el departamento de Hacienda y Finanzas de la Diputación de Gipuzkoa, el traslado al territorio de esa exención favorecería a alrededor de 35.000 pensionistas guipuzcoanos.

Al 40% de los pensionistas que no tributan ya por el IRPF en Gipuzkoa, el plan sumaría otro 20% más

El Gobierno asegura que el compromiso de elevar las pensiones mínimas «va tomando cuerpo»

Así se desprende del informe de salarios y pensiones de 2016 sobre contribuyentes guipuzcoanos que tributaron el IRPF de la Hacienda foral de Gipuzkoa. Según las tablas de análisis, los pensionistas que cobraron una prestación situada en el tramo de renta que va de las 1,5 pensiones mínimas a las 2 -la pensión mínima en 2016 fue de 8.449 euros- fueron 25.966. Estas personas cobraron una pensión comprendida entre los 12.673,5 euros y los 16.898. A este colectivo habría que añadirle parte de los que se encuentran en el tramo de renta inferior y algunos más de los que se encuentran en el espacio superior, de forma que la cifra de beneficiados rondaría los 35.000.

¿Cuántos euros se ahorrarían estos contribuyentes? El cálculo es singular para cada caso, pero las cuantías rondarían desde los 245 euros anuales para los que perciben unos ingresos de 12.250 euros, hasta los 1.360 euros que se puede ahorrar el que cobre un pensión de 17.000 euros.

La medida, de aplicarse en Gipuzkoa, sería beneficiosa para algo menos del 20% de los pensionistas del territorio y, en ningún caso, favorecería a las pensiones más bajas, por debajo de los 12.000 euros, que no tributan el IRPF. En estos momentos, algo más del 40% de los pensionistas guipuzcoanos está exento de tributar por el IRPF al percibir unas ayudas inferiores a los 12.000 euros al año. Además en el territorio, los pensionistas mayores de 65 años que estén en la obligación de presentar su declaración de la Renta, tienen por la propia edad una deducción en su cuota de 334 euros siempre que tenga una base imponible igual o inferior a los 20.000 euros -de 612 euros en el caso de los mayores de 75 años-.

A la espera de otra exención

La medida presentada ayer por Maroto llega tras pactar el Gobierno con Ciudadanos que se eleve la exención general en el IRPF de 12.000 hasta 14.000 euros para todos los contribuyentes, no solo a los pensionistas, y que se incluirá en las cuentas públicas que el gobierno aprobará el 27 de marzo en Consejo de Ministros.

Habrá que esperar para comprobar finalmente qué de las medidas presentadas por el ejecutivo para 'contentar' a los pensionistas vía rebaja fiscal se cumple. A lo único que se ha comprometido de momento el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, es a elevar las pensiones mínimas y de viudedad aunque sin detallar todavía la cuantía y vinculándolo a la aprobación de los Pesupuestos. En este sentido, Maroto destacó ayer que las medidas para elevar las pensiones mínimas y de viudedad que anunció el jefe del Ejecutivo «van tomando cuerpo».

Más

 

Fotos

Vídeos