Los pensionistas vascos reclaman que las prestaciones se liguen siempre al IPC

Los jubilados bilbaínos irán hoy a Madrid en dos autobuses a protestar ante el Senado

Pilar Aranguren
PILAR ARANGUREN SAN SEBATIÁN.

En vísperas de que el Pacto de Toledo tome una decisión sobre la revalorización de las pensiones, los jubilados vascos siguieron ayer metiendo presión a los diferentes partidos al insistir en la necesidad de que las prestaciones se actualicen en línea con el IPC no solo en los años de bonanza económica, sobre lo que ya hay consenso, sino también en épocas de crisis -aún está por decidir- para garantizar el poder adquisitivo de este colectivo.

Como es habitual los pensionistas vascos se concentraron ayer en las tres capitales de la CAV, así como en numerosas localidades. En Donostia se congregaron centenares de personas en Alderdi Eder bajo un persistente sirimiri para después recorrer en manifestación el centro de la ciudad. La más numerosa fue la de Bilbao, con miles de personas congregadas ante el consistorio, aunque tampoco faltaron en Vitoria, donde participaron algo más de doscientas personas.

En todas ellas, los pensionistas se aferraron a las reivindicaciones que llevan enarbolando desde que iniciaron sus protestas hace ya más de tres meses. Así, además de reclamar que se mantenga el poder adquisitivo independientemente de la situación económica, exigieron una pensión mínima de 1.080 euros, así como un salario base de 1.200 euros para garantizar que las pensiones del futuro «sean dignas». En cualquier caso, quieren que las pensiones estén garantizadas por ley y que no estén sujetas a los vaivenes políticos o los intereses partidistas. Además, reclaman que el sistema público de pensiones sea sostenible, al tiempo que piden derogar el factor de sostenibilidad.

Con estos mimbres, los pensionistas vascos, al igual que los del conjunto del Estado, están muy pendientes de lo que pueda decidir hoy el Pacto de Toledo, pero también miran de reojo a la aprobación de los presupuestos en el Senado -después pasarán al Congreso en su trámite definitivo-, por lo que los jubilados vizcaínos decidieron fletar hoy dos autobuses y dirigirse a Madrid para protestar ante la cámara alta, con lo que dan un salto cualitativo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos