Los pensionistas vascos plantan a la plataforma estatal para negociar directamente con Madrid

La concentración de Donostia reunió a 300 personas y el próximo lunes caminarán por La Concha. /J. M. LÓPEZ
La concentración de Donostia reunió a 300 personas y el próximo lunes caminarán por La Concha. / J. M. LÓPEZ

Apuestan por darle tiempo al Gobierno para legislar, «frente a quienes buscan derribarlo» | Las asociaciones de Euskadi piden un encuentro privado con la ministra de Trabajo, mientras los donostiarras logran arrancarle una cita al diputado general

Alexis Algaba
ALEXIS ALGABASAN SEBASTIÁN.

Agua. Los pensionistas vascos no contarán en la jornada de hoy con una representación oficial en la reunión que la coordinadora estatal mantendrá con la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio. El Movimiento de Pensionistas de Bizkaia, que ha ostentado en encuentros anteriores la representación del colectivo vasco, comunicó ayer su decisión de no acudir al encuentro ya que «no estamos de acuerdo con lo que está haciendo la coordinadora estatal y su forma de arremeter de la manera que lo hace contra el nuevo Gobierno». Este paso al lado de la plataforma vasca supone la primera división en este tipo de encuentros celebrados con instituciones o partidos políticos estatales, ya que en las anteriores citas con los grupo parlamentarios de Podemos y del PSOE -cuando se encontraban en la oposición- acudió un representación de Euskadi.

El portavoz del movimiento vizcaíno, Josele Pereda, apuntó que a su juicio, dentro de la coordinadora estatal hay gente «interesada en cargarse al nuevo gobierno», cuando todavía «estamos bajo la firma de los presupuestos de PP y PNV». De ahí que los pensionistas vascos prefieran esperar a conocer la posibles medidas que puedan proponer para las cuentas del próximo ejercicio los socialistas, ya que «las cosas no funcionan en un país sin gobierno». Por ello, han considerado que «acudir a la reunión sería romper el movimiento de los pensionistas».

Así las cosas y para evitar este escenario de posible confrontación de intereses o de politización de la movilización, las plataformas vascas han solicitado una reunión privada con la ministra Valerio, para la que todavía no han concretado su fecha. «Creo que nuestras cosas no tienen nada que ver con lo que está planteando la coordinadora estatal», añadión Pereda.

Movilizados tras la 'miniextra'

A la espera de conocer la fecha de ese encuentro solicitado con la ministra -muy probablemente será tras el 'impasse' de las vacaciones- los pensionistas vasco volvieron ayer a echarse a las plazas de capitales y municipios. En Bilbao, la concentración volvió a ser frente al Ayuntamiento, al igual que en Donostia, donde a mediodía alrededor de 300 personas se reunían como cada lunes en Alderdi Eder. Aunque la jornada de ayer fue algo especial. Y es que después de tres intentonas por carta, la comisión de pensionistas del Alderdi Eder quiso acudir a la sede de la Diputación de Gipuzkoa para solicitar de viva voz al diputado general Markel Olano una reunión informativa para trasladarle ciertas cuestiones.

Cuando parecía que el calor veraniego y las vacaciones podían relajar la intensidad de las concentraciones y las movilizaciones, parece que el cobro de las «migajas» de los atrasos de la revalorización de las pensiones y el plan del Gobierno Vasco para impulsar las EPSV han vuelto a aportar más combustible a los jubilados y viudas de Gipuzkoa para implementar más intensidad a sus reivindicaciones de forma que todo derive, si no hay ningún movimiento imprevisible, en un «otoño caliente» con un nuevo calendario de manifestaciones.

Los pensionistas acusaron al Ejecutivo vasco de desviar el debate con su plan sobre las EPSV

La concentración de Donostia reunió a 300 personas y el próximo lunes caminarán por La Concha

Los pensionistas criticaron el plan anticipado por Lakua para fomentar las EPSV en las empresas ya que «ni los trabajadores de firmas pequeñas, ni los parados podrían beneficiarse de ese planteamiento», explicaron. A su vez, denunciaron que «Erkoreka intente mezclar nuestras reivindicaciones con las pensiones privadas, pretendiendo desviar el verdadero debate y confundir al conjunto de la ciudadanía».

El colectivo que se reunió en Alderdi Eder considera que «no es el momento de hablar de pensiones privadas» y que aunque los pensionistas guipuzcoanos hayan recibido una media de 122 euros por el atraso de la revalorización de sus nóminas de este año, «seguimos teniendo las mismas razones para estar en la calle que cuando iniciamos nuestras reivindicaciones en enero». Así, sus peticiones siguen siendo la revalorización del todas las pensiones sobre el IPC; la derogación del factor de sostenibilidad; el salario mínimo de 1.200 euros al mes; y la pensión mínima de 1.080 euros en Euskadi.

Varios representantes del colectivo de pensionistas trataron de reunirse ayer con el diputado general de Gipuzkoa, pero tras comprobar que no se encontraba en el Palacio Foral (estaba en Deba) llamaron a su secretaria para poder concertar una cita. A media tarde llegó la confirmación, de forma que Markel Olano recibirá el próximo día 25 a la comisión de pensionistas de Alderdi Eder.

En algunas localidades guipuzcoanas, como en Zumaia, ayer se celebró la última concentración de pensionistas hasta septiembre. En Donostia, sin embargo, el próximo lunes celebrarán una marcha por La Concha para hacer visibles sus reclamaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos