Los pensionistas vascos mantienen sus movilizaciones: «Esta lucha la vamos a ganar»

Los pensionistas vascos mantienen sus movilizaciones: «Esta lucha la vamos a ganar»

Jubilados y pensionistas vascos han vuelto a movilizarse este lunes en las capitales vascas por unas pensiones públicas dignas, un año después del inicio de sus protestas

AGENCIAS

Jubilados y pensionistas vascos han vuelto a movilizarse hoy por unas pensiones públicas dignas, un año después del inicio de sus protestas y con el ánimo de continuar en la calle para lograr sus reivindicaciones: Hasta entonces «ni un paso atrás gobierne quien gobierne», han gritado en Bilbao.

Frente al Ayuntamiento de la capital vizcaína han vuelto a concentrarse al mediodía cientos de personas, protegidas con paraguas de la lluvia, en una cita semanal que esta vez ha sido casi de aniversario.

Mañana se cumple un año desde que el movimiento de pensionistas saliese a la calle por primera vez para reclamar unas pensiones dignas. Para el próximo sábado el movimiento de pensionistas de Bizkaia ha convocado una manifestación en Bilbao con la aspiración de que sea multitudinaria en defensa de sus reivindicaciones.

«Aquí seguimos», ha valorado la integrante del colectivo Andrea Uña, quien ha puesto de manifiesto que en el año transcurrido los pensionistas han conseguido que sus peticiones estén «en la agenda de los políticos», aunque ha señalado que hasta ahora lo logrado «solo son migajas».

«En realidad, no hemos conseguido lo que realmente queremos», ha lamentado, en referencia, entre otras cuestiones, al blindaje de la revalorización de las pensiones en función del IPC y la pensión mínima de 1.080 euros, y mientras no se logren las reivindicaciones planteadas «vamos a seguir en la calle».

Respecto a la subida de las pensiones aprobada por el Gobierno, ha puntualizado: «No nos han subido, nos han ido revalorizando lo que nos han ido robando desde 2012» y «si nos marcháramos, estaríamos otra vez con el 0,25 %» de incremento, ha avisado.

Ha animado, ante ello, a la movilización y ha señalado que se han recogido en una colecta en Bilbao 1.200 euros para la organización de la manifestación del próximo sábado.

En la concentración de Bilbao, el también integrante del colectivo Jon Fano ha advertido de las consecuencias del incremento de la electricidad este año -obliga a muchas familias a apagar la calefacción, ha dicho- y del retraso de la edad de jubilación real planteado -los jóvenes tendrían menos posibilidades de encontrar empleo, según ha indicado-.

Bridis en Donostia

También en San Sebastián unas 300 personas han celebrado hoy, cantando y brindando con vino dulce, el primer aniversario que cumplirán mañana las movilizaciones de los pensionistas, en una concentración convocada por el movimiento Donostiako Jubilatuok.

Los participantes se han concentrado a partir del mediodía ante el quiosco del Boulevard con numerosas pancartas y carteles con lemas en defensa de sus reivindicaciones.

Los portavoces María Serrano y Carlos Etxeberria han proclamado ante los asistentes que, gracias al «gran esfuerzo de todos» durante un año han conseguido «pequeñas mejoras», como la subida del 1,7 % y el 1,6 % para 2018 y 2019, y del 3 % en las mínimas, y que la aplicación del factor de sostenibilidad sea retrasado hasta el 2023.

Han considerado sin embargo que estos avances «están muy lejos» de sus «reivindicaciones principales». «Esta lucha la vamos a ganar, no sólo para mejorar nuestras pensiones sino las de las futuras generaciones», han proclamado.

Redoblar los esfuerzos

En Vitoria, cerca de 400 personas han recorrido varias calles del centro de la ciudad y posteriormente se han concentrado frente a la Delegación del Gobierno, donde han leído un comunicado de balance.

El portavoz de Pentsionistak Araba, Armando Aulestiarte, ha recordado que en 2018 se ha conseguido adaptar el incremento de la pensión al IPC, un salario mínimo de 900 euros y una subida de las pensiones de las viudas. Sin embargo, ha advertido de que para 2020 «todo está pendiente» y aún están «muy lejos» de lograr una pensión mínima de 1.080 euros y un salario mínimo de 1.200.

Por ello redoblarán sus esfuerzos con actos el 3 y el 8 de marzo así como el 1 de mayo, y prevén convocar una manifestación «multitudinaria», consensuada entre las tres capitales vascas y la navarra, cuya fecha y lugar está pendiente de determinar por parte de la coordinadora de pensionistas.

En Vitoria han anunciado también una movilización el próximo 21 enero en la que prepararán cartas individualizadas firmadas por todos los pensionistas que lo deseen con el contenido de sus reivindicaciones, que serán entregadas el día 28 en la Delegación del Gobierno en el País Vasco.

Más

 

Fotos

Vídeos