Los pensionistas vascos cogen fuerza de cara a otra gran movilización en mayo

Los pensionistas donostiarras marcharon ayer en manifestación hasta el Boulverd tras concentrarse en Alderdi Eder. / IÑIGO SÁNCHEZ
Los pensionistas donostiarras marcharon ayer en manifestación hasta el Boulverd tras concentrarse en Alderdi Eder. / IÑIGO SÁNCHEZ

Los organizaciones de Gipuzkoa, Bizkaia, Álava y Navarra se reunirán pasado mañana para consensuar futuras acciones conjuntas

PILAR ARANGUREN SAN SEBATIÁN.

El enfado y las ganas de movilizarse no decaen en Euskadi pese a que en el conjunto del Estado la última protesta, la llevada a cabo este fin de semana convocada por CC OO y UGT, ha perdido fuelle. Y es que si algo tienen claro los pensionistas vascos es que la unión hace la fuerza y que no tiene que haber siglas distintivas en un movimiento que pretende que se garanticen «ahora y en el futuro unas prestaciones dignas». Por ello, tratan de atraer a las movilizaciones no solo a los pensionistas sino también a los jóvenes y al resto de la sociedad.

Si el anterior lunes se planteaba como un test para los pensionistas después de que el Gobierno de Mariano Rajoy propusiera diferentes medidas en los próximos presupuestos para mejorar el poder adquisitivo de las pensiones -y lo superaron, ya que no hubo deserciones-, ayer también había cierta expectación tras las movilizaciones de este fin de semana convocadas en todo el Estado, menos en Euskadi.

Los pensionistas vascos volvieron a demostrar ayer que siguen fuertes y que no cejarán en sus pretensiones. Además, a las ya tradicionales concentraciones de las tres capitales vascas, que incluso sumaron más participantes en el caso de Bilbao, se unen las de otras muchas localidades, cuya lista va poco a poco creciendo. En el caso de Gipuzkoa, los pensionistas de Tolosa se sumaron antes de Semana Santa con vocación de hacerlo semanalmente, y ayer otro municipio, el de Pasaia, engrosó una lista que se extiende a todas las comarcas del territorio. En este caso se concentraron en Trintxerpe y lo harán mensualmente.

En Gipuzkoa se van sumando más localidades a las concentraciones; ayer lo hizo Pasaia

En Donostia, varios cientos de personas se concentraron en los Jardines de Alderdi Eder, desde donde iniciaron una manifestación hasta el Boulevard con una parada ante la sede del Gobierno Vasco en la capital guipuzcoana. Durante la asamblea, los jubilados defendieron que la movilización «amplia y persistente» debe continuar hasta lograr una ley que garantice «la subida de las prestaciones por encima del IPC».

Uno de los portavoces advirtió que los pensionistas no se van a conformar con «las engañifas del Gobierno central orientadas a que los jubilados se desmovilicen». También instó al PNV a no apoyar los Presupuestos Generales del Estado.

De hecho, en Bilbao uno de los gritos más escuchados fue 'PNV, mójate', al tiempo que advirtieron que las protestas continuarán el próximo lunes y los siguientes con la previsión de organizar una respuesta «contundente» a mediados de mayo y la idea de que «antes o después hay que ir a la Moncloa», según algunos portavoces. En Vitoria también se congregaron varios cientos de personas.

Los pensionistas vascos pretenden llevar a cabo otra gran movilización a mediados de mayo antes de que los Presupuestos pasen su test definitivo en el Congreso. Una protesta que quieren consensuar entre las organizaciones de Gipuzkoa, Bizkaia, Álava y Navarra. Para ello se reunirán pasado mañana en Vitoria. Aunque éste no será el único objetivo, ya que pretenden crear una plataforma conjunta que coordine las acciones que se lleven a cabo a partir de ese momento. Y es que el objetivo es que se derogue la ley de revalorización y también la de sostenibilidad, que entrará en vigor el próximo año, porque entienden que el primer paso para lograr unas prestaciones dignas es volver a vincularlas al IPC. También pretenden que la pensión mínima sea de 1.080 euros.

 

Fotos

Vídeos