Pensionistas de Euskadi y Navarra solicitarán reunirse con el Gobierno español

Pensionistas en los arcos del edificio de la Diputación Foral de Gipuzkoa. /FRAILE
Pensionistas en los arcos del edificio de la Diputación Foral de Gipuzkoa. / FRAILE

Critican que reciben «palabras bonitas» de los grupos políticos, pero «poco compromisos» y llaman a movilizarse el 15 de diciembre

AGENCIAS

Las plataformas y movimientos de pensionistas de Álava, Gipuzkoa, Bizkaia y Navarra solicitarán reunirse con «responsables máximos» del Gobierno español, así como con los grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados porque «ninguna institución debe eludir su responsabilidad a la hora de garantizar los derechos de las personas pensionistas, actuales y futuras».

Durante la concentración que como todos los lunes desde el 15 de enero han llevado a cabo ante la explanada del Ayuntamiento de Bilbao, el Movimiento de Pensionistas de Bizkaia ha informado de la reunión mantenida el pasado 29 de noviembre por las plataformas y movimientos de pensionistas de Álava, Gipuzkoa, Bizkaia y Navarra.

Según han recordado, actualmente se están negociando los presupuestos de los gobiernos autonómicos y central y la situación de las personas pensionistas es «uno de los puntos candentes de los mismos».

En ese sentido, han advertido de que «la problemática de las pensiones no se reduce a unas limitadas ayudas para unas cuantas personas damnificadas a fin de aliviar sus problemas, que son su gran precariedad», sino que «la situación tiene que ver con las agresiones que está recibiendo el actual sistema de pensiones públicas» con el objetivo de «tratar de impedir que se garanticen unas pensiones, actuales y futuras, dignas».

Desde la plataforma vizcaína han dicho que «no es entendible que los gobiernos e instituciones esté promocionando los planes de pensiones privadas y EPSVs, ya que van en detrimento de la Seguridad Social, y favorecerán e incentivarán a las rentas altas en perjuicio de las más bajas, ampliando la brecha y desigualdad social entre hombres y mujeres». En ese sentido, han denunciado la «falta de compromiso institucional y desinterés de algunos partidos políticos por encontrar soluciones a los problemas sociales y económicos actuales».

También han considerado «inaceptable el silencio de esos mismos gobiernos ante medidas amenazantes, como el factor de sostenbilidad, que reducirá signifivativamente las pensiones». Además, han advertido de que «las reformas laborales y de pensiones tendrán consecuencias para las actuales y futuras pensiones».

Ante esta situación, han señalado la necesidad de «un debate sincero sobre el reparto de la riqueza». «Nuestro modelo social debe ir acorde a ella y, por tanto, los presupuestos de 2019 deben reconocer la cuantía que corresponde a las pensiones», han indicado, para señalar que «ésta es la razón» por la que solicitan dialogar en torno a un sistema de pensiones público.

En esa línea, han recordado, que están a la espera de poder reunirse con el lehendakari, Iñigo Urkullu, y también ha pedido mantener un encuentro con la presidenta de Navarra, Uxue Barkos, después de haber mantenido reuniones con representantes del Parlamento vasco. «Hemos oído por parte de todos los grupos político, en general, palabras bonitas que se hacían eco de nuestras reivindicaciones, pero poco compromisos», han lamentado.

Ahora, ha anunciado que su intención es solicitar entrevistas con «responsables máximos» del Gobierno español y de los grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados.

«Ante el inminente debate parlamentario sobre los presupuestos hemos exigido una partida presupuestaria para incrementar las pensiones mínimas a 1.080 euros por ley, y lo hemos hecho ante las instituciones de Euskadi, Navarra y Madrid, porque ninguna institución debe eludir sus responsabilidades a la hora de garantizar los derechos de las personas pensionistas, actuales y futuras», han considerado.

«Voluntad política»

En ese sentido, han recordado que la pensión mínima de 1.080 euros es «la mínima amparada por la Carta Social Europea» y ha asegurado que los gobierno autonómicos y central «lo pueden materializar» y las partidas necesarias para ello «pueden ser asumidas por los presupuestos públicos». «Es una cuestión de voluntad política y de las prioridades de acción de gobierno», han asegurado, para añadir que «conseguir ese objetivo depende de nuestra capacidad de movilización».

Por ello, han añadido que el próximo 15 de diciembre, día en que las plataformas de pensionistas de Euskadi han convocado una nueva manifestación en las capitales vascas para volver a reclamar las principales demandas del colectivo, incluida la aprobación de una pensión mínima de 1.080 euros, quieren demostrar «junto al máximo de agentes sociales, que esta batalla la vamos a ganar». «Tenemos que seguir con las movilizaciones llenando las calles de gente», han concluido.

 

Fotos

Vídeos