El Pacto de Toledo aplaza el debate de la revalorización de las pensiones para dar tiempo al PP

La presidenta de la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos Pacto de Toled, Celia Villalobos./Efe
La presidenta de la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos Pacto de Toled, Celia Villalobos. / Efe

El acuerdo está un poco más lejos, ya que se mantienen las discrepancias en torno a qué hacer en tiempos de crisis

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

La reunión de ayer de la comisión del Pacto de Toledo terminó sin avances y no lo habrá por lo menos a un mes vista. Si la semana pasada el optimismo en torno a alcanzar un acuerdo sobre un nuevo índice de revalorización de las pensiones reinaba entre los portavoces en esta comisión de todos los grupos parlamentarios, la alegría se ha desinflado un poco.

Incluso hubo quien, como la presidenta de la comisión, la diputada del PP Celia Villalobos, habló de votar ya esta semana la recomendación segunda, que trata del mantenimiento del poder adquisitivo de los pensionistas, y cerrarla.

No ha sido posible. Ninguno de los partidos ha dado su brazo a torcer en el punto donde se mantiene la discrepancia: qué hacer en los momentos de crisis. Las posturas se mantienen inamovibles respecto a la semana pasada. Es decir, pese a que hay consenso en volver a ligar la subida de las pensiones al IPC con carácter generalizado, la situación encalla en qué hacer cuando el país atraviese una nueva recesión. Y aquí hay dos bandos: PP, Ciudadanos, PNV y PDeCAT defienden que en tiempos de crisis solo se blinden las pensiones más bajas, revalorizándose anualmente en función de los precios, de forma que haya cierto margen para ajustar en las prestaciones más altas. Sin embargo, esta 'excepcionalizad' la descartan de plano formaciones como PSOE, Podemos, Compromís y Esquerra, que quieren que la nueva fórmula de revalorización se respete siempre, bajo cualquier circunstancia, de forma que se garantice siempre a todos los pensionistas que no perderán poder adquisitivo.

«Nos va a costar llegar a un pacto», admitió con tristeza la portavoz del PSOE en esta comisión, Mercè Perea, que una vez más reiteró que su partido no tolerará que se discrimine a los pensionistas. «No puede haber excusa. El IPC vuelve para quedarse», aseguró. Y en esta línea se mantuvo la portavoz de Unidos Podemos, Aina Vidal: «Estamos totalmente en contra de esta propuesta que busca que se peleen los pensionistas».

De cualquier forma, esta discusión no volverá a tocarse hasta finales de julio por lo menos. La razón -o excusa- hay que buscarla en la lucha que se abre en el PP para el nombramiento de un nuevo líder. Seis candidatos hay en este momento. Y, por tanto, pueden tener seis posiciones distintas en torno a un tema tan sensible como son las pensiones. Por eso el PP pidió ayer en el Pacto de Toledo aplazar el debate sobre cómo deben revalorizarse las pensiones hasta que tengan nuevo líder y unas líneas claras de actuación. Así lo propuso Villalobos y así lo aceptaron las formaciones, más cuando el grupo popular tiene la mayoría en esta comisión.

«En mi partido también tendremos que elegir al que debe mandar y a partir de ahí pueden producirse cambios de posiciones o en las propias portavocías», se justificó el portavoz popular, Gerardo Camps. Esto significa que lo más probable sea que pase el verano hasta que el tema clave vuelva a estar encima de la mesa, puesto que el Congreso en el que el PP elegirá a su nuevo líder se celebrará el 21 y 22 de julio y en agosto el Parlamento cuelga el cartel de 'vacaciones'.

Otra razón que ha dado el PP para aplazar este debate es que antes quieren escuchar la declaración de la nueva ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, que pidió comparecer en esta comisión y que lo hará la primera semana de julio. Además, Camps abogó porque también acuda el nuevo secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granados, ya que «sabe mucho de esta materia», petición que fue apoyada por varios grupos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos