El movimiento de pensionistas de Bizkaia registra sus primeros abandonos

Concentración de pensionistas ayer en Azpeitia. / ELI AIZPURU
Concentración de pensionistas ayer en Azpeitia. / ELI AIZPURU

DV

Tras más de un año de concentraciones semanales y nueve manifestaciones con resultados bastantes dispares de participación, el movimiento de pensionistas de Bizkaia empieza a registrar los primeros abandonos entre quienes hasta ahora actuaban de líderes y portavoces.

Una de las caras más visibles del movimiento, Josele Pereda, aprovechó ayer la habitual concentración de los lunes ante el Ayuntamiento de Bilbao para anunciar a todos los asistentes -unos 1.500- que cesaba en las protestas al considerar conseguidos los objetivos por los que hace un año se inició el movimiento y también por su politización. En ese sentido, fue un paso más allá e incluso afirmó que el movimiento «corría el riesgo en los próximos meses de hacerles la campaña electoral a EH Bildu y Podemos», ya que, a su juicio, ambas formaciones políticas se han adueñado del colectivo. «No me parece que los pensionistas tengamos que hacerle la campaña electoral a nadie», señaló Pereda. Entre tanto, ayer se repitieron un lunes más las concentraciones en diferentes localidades guipuzcoanas.