Larraul, el resultado de una economía agrícola

La pequeña localidad de Tolosaldea, con la percepción media más baja, refleja una vida dedicada al caserío

NUÑEZ LARRAUL.

En el corazón de Gipuzkoa, Larraul es la localidad que ostenta el dudoso honor de contar con la pensión media más baja: 822 euros. Se trata de un pueblo pequeño, de algo menos de 250 habitantes, donde muchos de sus jubilados no llegan a percibir esa cantidad. En sus caseríos diseminados, la mayoría de sus pobladorese han dedicado a la actividad agraria, por lo que perciben una pensión de jubilación que ronda los 600 euros, por debajo incluso del Salario Medio Interprofesional -735,90 euros este año-. Al no existir una zona industrial cercana, el éxodo laboral del caserío a las fábricas no se dio en Larraul hasta una época más reciente, y aún así muchos de sus habitantes se quedaron trabajando en el caserío. Con datos actuales del Eustat, de las 29 empresas que hay censadas en Larraul, ocho se dedican a la ganadería o a la agricultura.

Maria Jesus Treku, de 67 años, es una de las vecinas de Larraul que ha trabajado toda la vida en el caserío. «Con seiscientos euros, ¿qué vas a hacer? Hay que pagar la luz, el teléfono, el seguro, el coche, el tractor... ¿y luego?», dice en referencia a lo que le queda para cubrir otros gastos imprevistos. Antes de casarse trabajó dos años en una fábrica, pero no han tenido reflejo en la pensión que percibe.

«Mi marido vive, y con su pensión y la del cuñado, que también reside en el caserío, entre los tres nos arreglamos, hacemos lo que podemos», explica su situación. También vive con ellos un hijo y su familia.

El ejemplo de María Jesús no es único, ya que en un pueblo donde la mayoría se han dedicado al campo, son muchos los que reciben ayuda de los hijos, tanto matrimonios como viudos. De hecho, la media de edad en los caseríos ronda los 80 años, y como recuerdan, antes las mujeres no cotizaban pese a trabajar en el caserío con el marido, lo que empeora su situación.

 

Fotos

Vídeos