Clamor por las pensiones en Txingudi

Clamor por las pensiones en Txingudi
Luis Michelena

Voces de todas las edades reivindican en Hondarribia una prestación justa

EDU PRIETO

Cientos de personas han salido a la calle en Hondarribia para reclamar unas pensiones dignas. La concentración, organizada por el Movimiento de Pensionistas del Txingudi, ha arrancado a las seis de la tarde desde el paseo Butrón tras varias pancartas que han pedido la garantía y el blindaje de las pensiones, no a la brecha de género, o pensiones mínimas de 1.080 euros. La marcha ha recorrido el centro de la localidad para acabar en La Marina.

«No nos mires únete» o «Gobierne quien gobierne las pensiones se defienden», se ha escuchado gritar a los participantes. Entre éstos se han encontrado Marialui, Maite y Coro. Cuestionadas por el motivo principal de la protesta, las tres coincidían en señalar que «las reivindicaciones principales son que el salario mínimo sea de 1.080 euros y acabar con la brecha salarial entre hombres y mujeres».

«No sabemos si vamos a poder seguir recibiendo nuestras pensiones y el futuro es muy incierto»

Las tres han formado parte de las manifestaciones que han dado comienzo a principios de año en la comarca y aseguraban que han empezado a surtir efecto. «Hemos venido todos los días, hiciera buen tiempo, lluvia o viento y creemos que está sirviendo para algo. Pronto son las elecciones y nos tienen que contentar de alguna forma».

En la misma línea, aunque con alguna reserva, Kotte y Javier han apuntado que «hemos avanzado pero muy poquito, por eso vamos a seguir luchando. Esto es una tomadura de pelo. Nos gustaría recordar a los dirigentes que en nuestra mano están un número muy elevado de votos y que tengan cuidado».

Los dos han hecho referencia, con cierta pena, a la poca afluencia de los jóvenes a este tipo de encuentros. «Es cierto que no se ven muchos y la verdad es que tendrían que unirse. Ellos son el futuro y todo lo que consigamos ahora va a ser positivo para ellos».

Eloy y Mari Carmen se encontraban en el pretil del Paseo Butrón a punto de sumarse a la comitiva. «Hemos venido porque tenemos que responder a las agresiones. No sabemos si vamos a poder seguir percibiendo nuestras pensiones y el futuro de nuestros hijos es incierto. Es un dinero que hemos aportado durante nuestra vida laboral y utilizarlo para otras cosas supone una agresión».

La concentración ha finalizado con la lectura de un manifiesto que ha resumido el sentir de todos los pensionistas. «Se nos pidió un esfuerzo en el momento de la crisis y ahora que estamos empezando a superarla, no se nos puede pedir más. Señores políticos, cumplan con nuestras reivindicaciones y dejaremos las calles. Cada vez estamos más cabreados y cuando lleguen las elecciones tomaremos nuestras decisiones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos