El Banco de España advierte al Ejecutivo del riesgo de elevar el gasto presupuestario

Afirma que el acuerdo para subir el sueldo de los funcionarios y aumentar las pensiones más del 0,25% «ponen en riesgo» el objetivo de déficit

D. VALERA MADRID.

El Banco de España dio ayer un tirón de orejas al Gobierno al advertirle de que cualquier medida que implique aumentar el gasto público, como sucede con el acuerdo con los sindicatos para elevar los salarios de los funcionarios o una posible revalorización superior al 0,25% de las pensiones, «pone en riesgo» el objetivo de déficit. El organismo fue más allá. Y, en un mensaje lanzado en un momento crítico por las crecientes movilizaciones de los pensiomistas, recordó -al presentar su informe de actualización de las previsiones macroeconómicas- que estas medidas expansivas deben ser compensadas con ajustes o subidas de impuestos para cumplir la senda de estabilidad pactada con la Unión Europea.

A falta de conocer el contenido completo de los Presupuestos, el supervisor empeoró una décima las previsiones de déficit. Así, estima que el desfase entre ingresos y gastos en 2018 será del 2,5% del PIB, tres décimas por encima de lo pactado con Bruselas y una décima más que su anterior proyección, debido al impacto del acuerdo de revalorización salarial del 1,75% para los empleados públicos este año. En 2019, el déficit se situará, según sus cálculos, en el 2,1% (ocho décimas por encima del objetivo), y en 2020 cerrará en el 1,7%, frente al compromiso adquirido del 0,5%.

En este sentido, el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, recordó que la política expansiva puede tener un impacto positivo para el crecimiento en el corto plazo, pero tiene efectos «negativos» en el largo plazo.

«La administración se puede permitir un incremento salarial de los funcionarios siempre que se reduzcan otros gastos o se incrementen los impuestos», afirmó Hernández de Cos. Asimismo, alertó que si los Presupuestos incluyen otros aumentos del gasto que no son compensados «las cifras de déficit serán todavía peores».

El responsable del regulador también realizó una referencia a la posible revalorización de las pensiones por encima del 0,25%, tal y como el Gobierno ha sugerido para las prestaciones mínimas y de viudedad. «Si se modifica el supuesto del 0,25% habría que tocar otros parámetros para compensar, ya sea por el lado del gasto o de los ingresos», insistió Hernández de Cos.

Mayor crecimiento

En cualquier caso, el Banco de España se mostró optimista respecto a la evolución de la economía. De hecho, mejoró sus previsiones de PIB para 2018 en tres décimas, hasta el 2,7%. Asimismo, elevó hasta el 2,3% la predicción para 2019 (dos décimas más) y una décima la de 2020, hasta el 2,1%.

El avance de la economía se basa en la demanda interna y en el buen comportamiento de la exportaciones, aunque el ritmo de las ventas se ralentizará.

Asimismo, el Banco de España también justificó el alza de sus previsiones de PIB por la menor incertidumbre en Cataluña. Además, prevé que el empleo se mantenga a buen ritmo y permita reducir la tasa de paro hasta el 14,2% este año; al 12,6% en 2019 y al 11% en 2020. Entre los riesgos externos que pudieran afectar al crecimiento, el supervisor citó las tensiones financieras por una subida de tipos, así como el impacto de las políticas proteccionistas. Y entre los internos un eventual repunte de la crisis catalana.

 

Fotos

Vídeos