Pedro Esnaola: «Tenemos que ayudar a las empresas a disminuir su nivel de riesgo»

Pedro Esnaola, ayer tras ser reelegido como presidente de la Cámara de Gipuzkoa./LUIS MICHELENA
Pedro Esnaola, ayer tras ser reelegido como presidente de la Cámara de Gipuzkoa. / LUIS MICHELENA

Reelegido, tras ocho años en el cargo, Esnaola se fija como prioridad mejorar la colaboración con algunos de los agentes de la sociedad civil guipuzcoana

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDASAN SEBASTIÁN.

Pedro Esnaola Latasa (San Sebastián, 1965) fue ayer reelegido por unanimidad como presidente de la Cámara de Comercio de Gipuzkoa, que a su vez ha renovado en un 63% su pleno y en casi un 90% su comité ejecutivo, el equipo con el que Esnaola afronta otros cuatro años en el cargo. El directivo se fija como prioridad el reforzamiento de la colaboración con otros agentes de la sociedad civil del territorio y la ayuda al tejido productivo para que minimice sus riesgos.

-¡Enhorabuena! ¿Cómo se encuentra y cómo ha sido su 'campaña'?

-Pues, fíjese, pensaba que iba a estar más tranquilo, pero no. Creo que ocho años en el cargo te dan la medida exacta de la responsabilidad que asumes. Sé lo que se espera de mí y de la Cámara y lo afronto con mucha responsabilidad. Sobre la campaña, antes, lo primero y más importante era lograr un pleno con sesenta empresas representativas del territorio. Hay ocho, que los pone la patronal, en este caso Adegi, que es la reconocida por el Gobierno para ello; once pagan una cuota voluntaria, que ya estaban. Y las otras cuarenta representan a todos sectores. Mi primera función como presidente ha sido que esas cuarenta le dieran heterogeneidad al pleno.

«Tenemos que revisar absolutamente todo con una mirada nueva para mejorar lo que se pueda»«El pleno y el comité han hecho un trabajo excelente, pero yo pongo mi contador del orgullo a cero»«El entorno que se cree para mejorar la innovación va a importar más que la mera subvención»«El tamaño de nuestras pymes da una solidez muy importante a la economía de Gipuzkoa frente a otros»

-¿Pero, las captó o les llamó usted?

-Yo me empecé a mover el 15 de abril, hablé con ellas y con las distintas asociaciones empresariales y les propuse que se presentaran. Y cuando ya estaban en el pleno y se sabía quiénes les representaban, tomé la decisión de presentarme. La ley dice que si ya hay 40 empresas (hemos logrado 39) en el pleno, no hay elecciones, que es lo que ha sucedido. Es muestra de consenso y eso es buena noticia. Esas empresas, después, han determinado por unanimidad que yo fuera el presidente. Estaba tranquilo, pues si hoy estuviera aquí sentada otra persona, nosotros ya habíamos logrado conformar un pleno muy potente.

-¿Pero se hace campaña?

-Después de ocho años, hay mucha gente que te pide que sigas. Una mayoría. Seguro que habrá quien no piense así, pero esos no te vienen. ¿Campaña? Hace ocho años, sí. Ahora, a mi lo que se me ha pedido es que siga liderando un proyecto que funciona bien.

-¿Y su equipo?

-Es un equipo fantástico, multidisciplinar, heterogéneo y de diferentes edades y sexos con el que vamos a trabajar al máximo por la Cámara.

-¿Con qué idea llega al cargo?

-La cara positiva es que eres operativo desde el minuto uno. Pero la negativa es que no tienes la frescura de un presidente nuevo. Es la razón por la que ha habido un cambio total en el comité ejecutivo, en el que repiten solo dos personas. Les he pedido, como también al pleno, que tienen que aportar esa frescura, esa mirada inconformista. Tenemos que revisar absolutamente todo para mejorar lo que se pueda.

-Suena raro estar ocho años y anunciar que hay que revisar todo.

-No digo cambiar todo, sino mirar con nuevos ojos, por si podemos mejorar. Como si viniera uno nuevo.

-Continuidad disruptiva...

-Exacto. Yo estoy muy orgulloso del trabajo de los anteriores pleno y comité ejecutivo, que hicieron un trabajo espectacular, pero mi contador de orgullo lo pongo a cero. Quiero que los nuevos tengan el mismo espíritu que tuvieron aquellos.

-Seguro que tiene en mente un par de cosas que debieran mejorar...

-Sí, pero no se lo voy a decir a usted antes que a mi comité ejecutivo.

-Haga un esfuerzo...

-Hay un tema que sí me preocupa. En un mundo tan incierto, tenemos que ayudar a las empresas a disminuir su nivel de riesgo. No solo como hasta ahora, diversificando países o productos, sino en el conocimiento de hacia dónde va el mundo.

-¿A qué se refiere con ese conocimiento? ¿Asesoría, consultoría...?

-Tenemos representantes en más de 70 países, la red cameral, contacto con embajadores... Eso nos da una visión muy clara de lo que hay y de las posibilidades reales de lo que puede pasar. El mundo no es más incierto que hace treinta años, pero hoy lo sabemos todo.

-¿Eso comportaría, quizás, una ampliación de la estructura?

-¡Qué buena pregunta! Hoy he recordado al pleno que cuando la ley quitó la cuota cameral, aquí se arriesgó mientras otros recortaban plantilla. Y les he pedido también que si tienen que hacerlo, que arrieguen en apoyo de las empresas del territorio. No descarto nada. Lo que sí tenemos que hacer es generar más productos con esa información.

Examen de conciencia

-¿Le puedo pedir que haga examen de conciencia? ¿Algo a mejorar?

-La pérdida de la cuota cameral fue un 'shock' enorme; y, como decía aquel, para hacer una tortilla hay que romper el huevo. Esa transformación, que provocó que cambiáramos el 'statu quo' del territorio, deja heridas, pues hay que cambiar cosas y personas. Y tengo la intención de mejorar la colaboración con otros agentes de Gipuzkoa. Hablo desde el punto de vista de las distintas entidades de la sociedad civil. Ahora, que la Cámara ya tiene una posición, creo que esa relación es mejorable desde el punto de vista de la colaboración. Será una de mis funciones en estos cuatro años.

-¿Habla de las organizaciones empresariales o de otras?

-La sociedad civil son aquellos que trabajan por que el entorno mejore. Tenemos diferentes visiones en algunas cosas, pero de la diversidad salen las grandes ideas.

-¿Es solitario el asiento del presidente de la Cámara de Gipuzkoa?

-En absoluto. Piense que, primero, yo hablo mucho pero también escucho mucho. Y, además, es un sillón no ejecutivo y tengo un equipo maravilloso.

Carta a Olentzero

-Se acercan poco a poco periodos electorales en Gipuzkoa y Euskadi. A lo mejor es el momento de escribir la carta a Olentzero de las empresas o de la propia Cámara...

-Vivimos un momento en el que, con la pirámide poblaciónal que hay en Euskadi, los recursos de la Administración para políticas sociales van a crecer. Así que, más que en ese papel de financiadora que ha tenido hasta ahora, toca pensar en mejorar el entorno empresarial, en mejorar el ecosistema. El entorno que se cree para impulsar la innovación va a ser mucho más importante que la mera subvención. La apuesta por la industrialización de los años ochenta fue magnífica y hoy también se está tratando de generar un entorno más amigable. Hablo de ser atractivos para la inversión y el talento. Pediría perseverar en esto.

-¿Alguna petición concreta?

-Tenemos que generar un entorno dirigido a la innovación, que ya se está haciendo. Pero esto tiene futuro cuando el mercado quiere el producto. No hablo de eso que dicen algunos de que en Gipuzkoa no sabemos vendernos, que es falso. Hablo de conocer el mercado cuando creamos un producto rompedor.

-¿Qué análisis hace la Cámara de la economía guipuzcoana?

-Este año será muy bueno, con un crecimiento sobre el 3%. A mediados de 2019 ya se habla de la subida de tipos y ahí todo dependerá de cómo se haga, en cuantía y en velocidad. No parece que vaya a ser abrupta, pero tendrá implicaciones sobre el crecimiento. Creo que las empresas de Gipuzkoa han de prepararse siempre para cualquier escenario, lo digo por la famosa 'Ley de Murphy'...

-¿Y no lo están?

-La responsabilidad financiera de nuestras compañías está muy profesionalizada, con lo que sí, están preparadas. Además, el tejido no estaba demasiado apalancado antes de la crisis. Incluso creo que podría endeudarse si la subida de tipos genera una ralentización.

Solidez

-Algunos datos macro presentan una Gipuzkoa más fuerte que el resto de Euskadi. ¿Comparten ese análisis en la Cámara?

-Lo macro es la suma de lo micro. El balance de un banco es la suma del balance de sus clientes. Creo que el tamaño de nuestras pymes, muchas de menos de diez trabajadores, da una solidez a la economía guipuzcoana muy importante. Hablamos de propietarios con cara y ojos, que pelean hasta el último minuto, implicados con sus trabajadores y que se endeudan por la empresa. Si tienes una gran firma a lo mejor se van 3.000 personas a la calle, y aquí haría falta cerrar 300 empresas. A eso es a lo que me refiero. A la solidez del modelo.

-¿Más sólido que el resto?

-Yo no querría con esto un Athletic-Real. Es solo que en Bizkaia, por ejemplo, hay alguna empresa que si estornuda todo el territorio tiene un problema, en empleo y desde el punto de vista fiscal. Aquí, y aún estando firmas como CAF, cuyo presidente decía que fuera de Euskadi tienen el tamaño que tienen, no sucede eso. Somos más sólidos porque estamos más diversificados. Y eso lo mido por el riesgo de tener auténticos 'shocks'. Si hablo de ingresos, de impuestos o de capacidad tractora...la cosa sería otra.

-¿Qué le parece el fondo para financiar empresas innovadoras que ha creado Bizkaia y que aplicará Álava pero no Gipuzkoa?

-Creo que hay que ser especialmente cuidadoso con las deducciones.

-Parece que habla de la reforma fiscal acordada en Euskadi. En concreto, del Impuesto de Sociedades.

-Bueno, bajar los tipos pero recortar las deducciones me parece una práctica peligrosa.

-¿Se queda coja esa reforma?

-Vamos dando pasos hacia la armonización, que no está mal.

- Sí, pero un guipuzcoano no va a pagar lo mismo que un vizcaíno por Patrimonio.

-Pero se acerca. A todos nos gustaría que fuera más rápido. En Sociedades se bajó el tipo, que fue muy llamativo, pero veremos qué efecto tendrá en la inversión empresarial en innovación.

-Hay una faceta poco conocida de Pedro Esnaola, la de empresario. Al fin y al cabo está usted en la Cámara en representación de su propia empresa...

-Yo soy presidente y accionista de una firma que desarrolla fármacos epigenéticos que se llama Quimatryx, la que se ha presentado a la Cámara, y consejero de otra que se dedica a los fármacos antiinvasivos, que se llama Oncomatrix. Al tiempo, soy consejero de otras como la cotizada Natra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos