Los Osinalde niegan que el fisco les avisara de su inclusión en la lista de morosos

Los hermanos aseguran que mientras su deuda se mantenía suspendida se les aplicó un recargo por la vía de apremio de otros 8 millones

Alexis Algaba
ALEXIS ALGABA SAN SEBASTIÁN.

Los hermanos Osinalde siguen tratando de desmontar las razones que han llevado a la Hacienda foral a incluir sus nombres como los mayores deudores al fisco de todo el Estado, con sendas minutas de 50 millones de euros. Desde el entorno de la familia confirmaron ayer a DV que además de figurar en la relación con una deuda que a cierre de 2017 «estaba suspendida por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV)», niegan que recibieran el aviso correspondiente por parte del fisco para adelantar que su referencia iba a aparecer en el registro.

La Hacienda foral explicó que «la propuesta de inclusión en el listado suele ser comunicada con antelación al contribuyente, que dispone de diez días para formular alegaciones». Así las cosas, los Osinalde habrían sido avisados de su presencia en la lista antes de hacerse pública y tuvieron la oportunidad de formular sus alegaciones en ese plazo de diez días. Sin embargo, la familia niega que se hayan producido esos pasos. Al menos, en lo que respecta a Juan Miguel Osinalde Echaniz, que no reside ya en el País Vasco y, según un letrado que le representa, «no ha recibido el aviso». En lo que respecta a Jose Ramón, dudan también de que haya recibido esa notificiación.

Así las cosas, ni uno ni otro pudo presentar alegaciones al respecto con lo que sus nombres aparecieron en la lista publicada a finales del pasado mes en la web de la Diputación de Gipuzkoa. Con una deuda que contrajo su padre, el promotor José Osinalde, y que proviene de unas liquidaciones del IRPF de los años 1999 y 2000.

En el primero de esos ejercicios, la minuta asciende a 286.147 euros y en la segunda, roza los 26 millones de euros. Las nuevas liquidaciones además recogían intereses de suspensión respecto a las deudas tributarias, que alcanzaban, en relación con 1999, unos 165.000 euros más y, en lo que respecta al ejercicio del 2000, otros 15 millones de euros. En total, suma algo más de 41 millones de euros. La familia también denuncia que se realizó un recargo de 8 millones de euros más a esa deuda debido a una providencia de apremio que comunicada «cuando la deuda estaba suspendida cautelarmente». Por ello, el gabinete jurídico que representa a ambos hermanos considera que la deuda con la que figuran en la lista de morosos, 49,7 millones, está inflada y es superior a la realidad de la misma.

Aunque desde el entorno familiar creen que la propia Diputación debería actuar de oficio y al confirmar que la deuda está suspendida por un auto del TSJPV retirar la lista y sus nombres del registro, creen que al ser pública la relación solo durante tres meses, cualquier reclamación formal que remitiesen al ente foral tendría más que dudosa respuesta en ese plazo.

Un año para el fallo

Aunque el fulgor de la lista desaparezca en semanas, si no se corrige la situación -deberá ser la Diputación la que lo decida- es más que probable que los hermanos Osinalde figuren también en la próxima relación, que se confeccionará con las deudas a fecha de 31 de diciembre de 2018. Y es que fuente jurídicas apuntan que la resolución final sobre la suspensión o no de la deuda puede llegar, aproximadamente, en un año, de forma que si el ente foral no ha entendido que hubiera razones hasta el momento para no dejarles fuera de la lista, en la cuarta toma volverán a aparecer.

Entretanto, los servicios jurídicos de la familia comienzan a valorar por qué vía recurrir su aparición «ilegal e ilícita» en la lista de deudores. En primer lugar, podrían decantarse por la vía civil y denunciar por dañar el honor, la intimidad y la imagen de los hermanos Osinalde, con su correspondiente indemnización. O por contra, podrían recurrir a la vía penal por prevaricación.

La Diputación, por su parte, prefirió mantenerse al margen de las acusaciones y se remitió a la respuesta publicada el miércoles en la que recordaba que la confección de la relación es del todo garantista.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos