Osalan mediará en la denuncia de acoso laboral de cuatro directivos del Puerto contra su presidente

Osalan mediará en la denuncia de acoso laboral de cuatro directivos del Puerto contra su presidente

EH Bildu sugiere que el Gobierno Vasco está dejando «morir el puerto» y el Ejecutivo responde que es una «infraestructura estratégica»

Fernando Segura
FERNANDO SEGURA

Osalan mediará para determinar si ha habido o no acoso laboral ejercido por el presidente de la Autoridad Portuaria, Félix Garciandia, contra cuatro jefes de área de la dársena de Pasaia. Así lo ha afirmado la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, en su respuesta en el Parlamento Vasco a una pregunta de Maider Otamendi (EH Bildu) sobre la situación en la infraestructura, tras airearse la crisis abierta entre el presidente y la mayor parte del 'staff' directivo.

La consejera ha circunscrito la crisis a un «conflicto laboral» que no está afectando a la actividad portuaria que, según ha señalado, se ha incrementado un 11% en marzo respecto al mismo mes de 2018. Por el contrario, Maider Otamendi ha sugerido que el objetivo del Gobierno Vasco «está dejando morir» al puerto de Pasaia para concentrar toda la actividad en el de Bilbao, a lo que la consejera ha respondido que el puerto es una «infraestructura estratégica» y que se están buscando soluciones para que puedan entrar barcos más grandes, así como terrenos para el asentamiento de empresas.

El conflicto arrancó en enero, cuando ocho de los diez jefes presentaron ante el Comité de Ética del Gobierno Vasco un escrito en el que criticaban la gestión de Garciandia. La iniciativa no prosperó, porque el comité consideró que no era competente en el caso, dado que el cargo de presidente depende del Ministerio de Fomento.

Con posterioridad –5 de marzo–, cuatro de esos ocho jefes de área, en situación de baja por la situación de estrés padecida, según alegaron, dieron un nuevo paso y presentaron ante la Autoridad Portuaria una denuncia por acoso laboral. Posteriormente -27 de marzo- esos mismos directivos presentaron un nuevo escrito que tenía como motivación alertar de que todavía no se había activado el protocolo interno para iniciar la investigación sobre la denuncia del 5 de marzo. «No se ha tomado ninguna medida eficaz para que se inicie el procedimiento», indicaron los afectados. «Ni tan siquiera se ha constituido el comité que debería encargarse de impulsar y controlar el proceso», añadían.

Pero, más allá de la inacción, los firmantes indicen en que se seguía «reincidiendo de forma burda y descarnada en la situación de acoso denunciada». En el escrito se relata que en la sede de la entidad «se han colgado, de forma generalizada y a la vista pública, hojas con copias de determinadas opiniones de un medio sectorial». Los firmantes señalan que los artículos exhibidos, además de ser anónimos, alaban la gestión de Garciandia, en tanto que realizan «imputaciones graves a los trabajadores».

El presidente, ante las denuncias presentadas por los jefes de área, respondió en su momento que la actitud de los denunciantes es «respetable y refleja su opinión», pero añadió que la «reinvención del puerto es un proyecto complejo. De alguna manera, constituye un campo minado para que las imprescindibles iniciativas de transformación interna promovidas por la actual presidencia se encuentren con todo tipo de obstáculos internos y externos».

Respecto a los pasquines, señaló que es habitual que se exhiban en las dependencias portuarias todo tipo de fotocopias. A su vez, negó que tenga nada que ver con las copias denunciadas por los jefes de área, tal y como éstos sugieren en el escrito de queja.