«De momento, los anuncios del Gobierno central me parecen ruido»

El empresario defiende que para aquellas firmas pequeñas y exitosas que quieren crecer y salir al exterior la venta a una gran multinacional es una buena solución

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDA SAN SEBASTIÁN.

Eduardo Junkera mantiene el pulso tranquilo ante los mensajes en el ámbito laboral lanzados por el Gobierno de Pedro Sánchez, de cuyo gabinete espera mayor concreción. Y descarta que la ponencia sobre Autogobierno que se tramita en el Parlamento Vasco afecte a la balsa de aceite institucional que luce Euskadi y que Adegi destaca como un atractivo del país.

-El Gobierno de Pedro Sánchez ha anunciado que elevará las cotizaciones para pagar las pensiones. ¿Cómo ve esto Adegi?

-Si tiene un retorno positivo para personas y empresas, bien. Aunque lo dudo. Si es para tapar algún agujero, conllevará una pérdida de competitividad. Y, al final, una menor recaudación del Estado. En cualquier caso, supondría encarecer el empleo cualificado. No me parece el mejor método para atraer talento. Más cargas a las empresas afectarán negativamente a la creación de empleo y a la riqueza. Hasta que no se especifique, solo tenemos dudas. Habrá que ver...

-Los mensajes son clarísimos.

-Los mensajes a veces cambian cuando estás en la oposición y cuando estás en el Gobierno

-La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, quiere devolver la prioridad al convenio sectorial frente al de empresa, que es el que promueve la Nueva Cultura de Empresa de Adegi. Dice que quiere reestablecer el «equilibrio» en las relaciones laborales.

-No creo que tenga efecto alguno. La realidad salarial en Gipuzkoa está muy por encima de los convenios sectoriales. En cualquier caso, cada vez hay más acuerdos, como lo acreditan los recientes de Alojamientos y Construcción de Gipuzkoa.

-En cualquier caso, ¿qué le parece esa carta de presentación en materia laboral de Sánchez y su ministra de Trabajo?

-A lo mejor hay que atraer a la ministra a la Nueva Cultura de Empresa (sonríe).

-¿Y que se quiera endurecer el descuelgue de los convenios o las cotizaciones de los contratos temporales o alargar la ultraactividad de los convenios?

-Yo hablo de empresas y personas. ¿Qué hago, le quito a uno para darle a otro?La ultraactividad está pensada para escenarios de no acuerdo. Más allá de lo que diga la ley, que es de obligado cumplimiento para todos, si somos capaces de lograr acuerdos satisfactorios para todos no habrá que estar vigilantes a este aspecto. Si me dicen que a la hora de destopar también se destopan las prestaciones pues a lo mejor está bien. A mí lo que me tienen que anunciar es cuál es el plan completo. Los detalles ¿Qué quieren decir? De momento, los anuncios del Gobierno central me parecen ruido.

- Durante la crisis, Euskadi ha presumido de su estabilidad social y política como atractivo a la inversión. ¿Ahora, cuando el debate sobre la Ponencia de Autogobierno ha evidenciado una división profunda en el Parlamento Vasco, se puede enturbiar ese plus?

- No lo hemos debatido y en Adegi no nos metemos en política, aunque afecte a la empresa. A nivel personal creo que tenemos políticos capaces de acordar y colaborar de un modo que ayude a la actividad económica. No creo que tenga afección.

- Acabamos de ver la venta de dos empresas locales -una, de su grupo- a sendas multinacionales. ¿Tenemos que acostumbrarnos a esto?

- Afortunadamente, sí. Hay que entender el juego a nivel mundial, donde operan grandes firmas, que se compran también entre ellas. Si eres pequeño y quieres crecer y pervivir, lo mejor es ser comprado por una multinacional, que es anteponer los intereses de la empresa a cualquier otro. Eso quiere decir que lo has hecho bien. Se puede percibir mal, pero el verdadero fracaso es que tengas que vender porque va mal.

 

Fotos

Vídeos