Los bancos desploman al Ibex que se deja un 1,07% en la sesión

Los bancos desploman al Ibex que se deja un 1,07% en la sesión

La decisión del BCE de no subir los tipos de interés antes del verano de 2019 ha impulsado a los inversores a atenuar su apego por el sector bancario y han optado por vender

ESTHER GARCÍA LÓPEZMadrid

Otra vez la banca ha desinflado al Ibex-35 hasta cerrar en rojo y frustrado su asalto a los 10.000 enteros. La decisión del BCE de no subir los tipos de interés antes del verano de 2019 ha impulsado a los inversores a atenuar su apego por el sector bancario y han optado por vender, lo que ha llevado al selectivo español a cerrar la sesión con una caída del 1,07%, hasta situarse en los 9.851 puntos. En la semana ha escalado un 1,07%.

El resto de los principales selectivos del Viejo Continente han dejado de lado el optimismo vivido ayer, que impulsó al Dax por encima de los 13.000 puntos, y han terminado la última sesión de la semana a la baja. Lideró los descensos el FTSE 100 de Londres que se dejó un 1,70%, seguido por el FTSE Mib de Milán, que cayó un 1,32%; el Dax 30 de Fráncfort (-0,74%) y el Cac 40 de París (-0,48%). La jornada ha estado marcada por la segunda 'cuádruple hora bruja' del año, que es el vencimiento de futuros y opciones sobre índices y acciones, fenómeno que suele causar una elevada volatilidad en los mercados.

En el índice de referencia español solo nueve valores lucían el verde. Inmobiliaria Colonial se colocó a la cabeza de los avances con un repunte del 1,50%, seguida por Merlin Properties (+0,91%), Iberdrola (+0,78%), Gas Natural (+0,37) y Amadeus (+0,28%).

El sector bancario acaparó las mayores caídas con CaixaBank liderando los descensos al ceder un 3,81%, la seguían ArcelorMittal (-3,58), Bankia (-2,92%), Bankinter (-2,56%) y Cellnex (-2,41%). El responsable de esta 'sangría' ha sido el BCE al informar el jueves de que no prevé ninguna subida de tipos hasta el verano del próximo año, lo que supone un lastre para la banca. La explicación a este comportamiento de los inversores, según José Antonio Martín, jefe de ventas de IG, es que «al alejarse en el horizonte las subidas de los tipos, se empuja a la baja el precio del dinero y se reduce el margen operativo de los bancos, lo que lleva a la baja su potencial para generar beneficios».

En este escenario se plantean nuevos riesgos para los mercados, esta vez procedentes de Estados Unidos y China, derivados de la guerra comercial entre ambos países declarada por Donald Trump al decidir hoy implantar aranceles del 25% sobre productos chinos por valor de 50.000 millones de dólares. Las tasas empezarán a aplicarse dentro de tres semanas sobre 1.102 productos en los que la tecnología tiene un importante peso.

Otra incertidumbre proviene de Europa y de la ralentización de su crecimiento en el segundo trimestre del año, en contra de las expectativas que apuntaban a un ascenso a partir de abril. Según los analistas de Link Securities, de seguir esta tendencia, terminará por afectar a las expectativas de resultados de las cotizadas y, por tanto, a sus valoraciones. Por ello, «aunque a corto plazo el 'momento' de las bolsas occidentales es positivo, a medio plazo no lo tenemos tan claro, por lo que recomendamos actuar con prudencia a la hora de tomar nuevas posiciones en renta variable, acotando las mismas a las empresas con las mejores expectativas de crecimiento y que presenten sólidos balances», recomiendan los analistas.

Al contrario de lo ocurrido en las bolsas europeas, la de Tokio se apuntó en la sesión de hoy subidas y el índice Nikkei cerró con una escalada del 0,5%, hasta situarse en los 22.851 enteros. Mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, escaló un 0,29%, hasta los 1.789 puntos.

Por su parte, Wall Street cerró el jueves con resultados mixtos. El Nasdaq alcanzó un nuevo récord al remontar un 0,85% y colocarse en los 7.761 puntos. Mientras el S&P 500 escaló un 0,25%, hasta las 2.782 unidades, y el Dow Jones descendió un 0,10%, hasta frenarse en los 25.175 enteros.

Respecto al mercado de deuda español, la prima de riesgo baja hasta los 88 puntos básicos, con la rentabilidad exigida al bono a diez años retrocediendo al 1,29%. También la rentabilidad del bono alemán a diez años ha descendido hasta el 0,40%.

En el mercado de materias primas el precio del petróleo sigue bajando, mientras se espera la reunión que la semana próxima mantendrán la OPEP, Rusia y Arabia Saudí en que decidirán si ampliar o no el pacto al recorte de la producción de crudo. Hasta entonces, el precio del barril de Brent baja hasta los 75 dólares, y el de West Texas, de referencia en Estados Unidos, cae hasta los 66. El oro también baja y se cotiza a 1.288 dólares la onza.

En este contexto, el mercado de divisas se estabiliza después de la 'movida' sesión de ayer. El euro, tras la caída registrada el jueves del 2%, una de las mayores del año, ha corregido y se cotiza a 1,16 dólares.

Temas

Ibex 35

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos