Cepsa aplaza 'sine die' su regreso a la Bolsa por el «deterioro» del mercado

Imagen de archivo de una gasolinera de Cepsa. /
Imagen de archivo de una gasolinera de Cepsa.

La petrolera advierte de que «el apetito» inversor «se ha retraído» de forma «significativa» debido a la «gran incertidumbre» en los mercados mundiales

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Iba a ser uno de los reestrenos bursátiles más sonados de los últimos tiempos, pues Cepsa preveía retornar esta semana a la Bolsa española de la que salió en 2011 tras comprar IPIC -el fondo soberano del emirato de Abu Dabi, ahora renombrado como Mubadala tras su fusión con otro fondo del país- a la multinacional francesa Total el 48,8% que aún no controlaba. Pero la operación se ha frustrado en el último momento y, en principio, por factores ajenos a la compañía.

Este jueves era la fecha señalada para que la antigua petrolera española volviera a cotizar, aunque lo habría hecho de forma limitada al poner a la venta solo una cuarta parte de sus títulos. Por cada uno esperaba sacar entre 13,1 y 15,1 euros, lo que supondría valorar a la compañía en un mínimo de 7.100 millones de euros y un máximo de 8.080 millones. Eso de inicio y sobre el papel, pues la expectativa de sus propietarios árabes actuales era mejorar esas cifras a medio plazo.

Pero ya no será posible. Los responsables de Mubadala comunicaron este lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que han decidido retrasar 'sine die' esa operación. El principal motivo esgrimido para ello es que «la inestabilidad que sufren los mercados afecta a la valoración de la compañía». Esto es, que de seguir adelante hubieran sacado bastante menos dinero del previsto en un principio.

«Pese a que las condiciones de mercado se han deteriorado significativamente», afirmó el consejero delegado del grupo energético, Musabbeh Al Kaabi, «los comentarios de los potenciales inversores han reforzado nuestra visión del valor de Cepsa y de su fortaleza en los principales negocios», añadió en un intento por mandar un mensaje de tranquilidad ante la incertidumbre generada sobre sus planes. Y es que «como inversor a largo plazo consideraremos volver al mercado» , aunque sin concretar todavía un horizonte temporal y «cuando creamos que las condiciones son favorables».

Ya las presentaciones a analistas e inversores del Plan Estratégico 2030 de la petrolera, donde prevé reforzar su desarrollo en otros países y sectores -cuenta con sendas plantas químicas en Shanghái (China) y Dumai (Indonesia), además de diferentes activos en las áreas de exploración y producción como la firma norteamericana Coastal Energy-, se realizaron «en unas condiciones desfavorables del mercado», explicó Al Kaabi. Pese a ello siguieron adelante con la operación.

Desinterés institucional

Ahora, sin embargo, la han tenido que dejar a un lado sin plazo fijo porque «los acontecimientos económicos internacionales más recientes han sembrado una gran incertidumbre en los mercados de capitales». Esas dudas a nivel mundial han hecho que «el apetito» de los inversores se haya «retraído de manera significativa», y con ello «su predisposición a participar en procesos de salida a Bolsa como el de Cepsa». De hecho, ningún gran inversor institucional había solicitado aún paquetes significativos de acciones.

Los expertos habían estimado que sería la mayor llegada al 'parquet' en 20 años -en realidad, un regreso-, e incluso se daba casi por hecho que el supervisor del Ibex-35 (BMN) no pondría a priori trabas especiales a una compañía que podría estar en su 'top 20' de valoración. Para entrar en el selectivo español habría bastado con una capitalización mínima -ahora se estima en 1.800 millones de euros y la hubiera superado sin problemas- , junto a un volumen de negociación suficiente.

Varias sociedades inmobiliarias como Testa, Azora y Vía Célere ya pospusieron su llegada a Bolsa este año por la inestabilidad de los mercados. En el caso de Cepsa, no obstante, distintos analistas recomendaron este lunes a los gestores de Mubadala que ofrezcan un precio «más atractivo» -es decir, que bajen el rango estimado en su folleto-, o bien que esperen un mínimo de seis meses hasta que el horizonte se calme para no tener que «malvender».

Más información:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos