Los dos mayores morosos del Estado son dos hermanos guipuzcoanos

Los dos mayores morosos del Estado son dos hermanos guipuzcoanos

Los hermanos Osinalde encabezan la tercera lista de deudores del territorio que recoge 69 nombres y eleva en 125 millones la minuta total, hasta los 292 millones de euros

Alexis Algaba
ALEXIS ALGABA

Son hermanos, guipuzcoanos y herederos de uno de los promotores inmobiliarios más importantes del siglo XX en Euskadi. Y desde ayer, también son los contribuyentes individuales que más dinero adeudan a Hacienda. Los fiscos forales de Euskadi -como ya lo hiciera el jueves la Agencia Tributaria- publicaron ayer sus respectivas listas con las personas físicas y jurídicas que debían más de un millón de euros a cierre de 2017. En la tercera toma de esta relación no se esperaban grandes novedades, pero la Hacienda foral de Gipuzkoa borró de un plumazo cualquier apunte rutinario con la entrada de tres nuevos nombres en su 'lista negra' con una deuda superior a los 123 millones de euros. Entre esos nombres, como ya hemos mencionado, dos hermanos, los Osinalde Echaniz, que según documento consultable en formato online, responden a una deuda de casi 49,7 millones de euros por cabeza.

Dicha deuda sobre personas físicas concretas supera la de cualquiera de las 340 personas que figuran en la toma de la Agencia Tributaria, donde el ranking lo lideran los hermanos Cort Lagos (Luis y Cristina) con 28 y 27,8 millones de euros, respectivamente. Una familia también relacionada con el ladrillo como es el caso de los Osinalde Echaniz, hijos del beasaindarra José Osinalde, que desde la década de los 60 y hasta los 2000 participó en la construcción de barrios enteros de la capital guipuzcoana, así como otros edificos en Madrid o en la costa andaluza -Torremolinos-. Pero ambos hermanos, según ha podido conocer DV, no figuran en esta lista por deudas ligadas al 'boom' inmobiliario -si fuera esta la razón probablemente hubieran aparecido ya en la primera toma de 2016- sino por una deuda derivada de un fraude al fisco foral que data del ejercicio 2006 y que fue resuelto por los tribunales el curso pasado.

El fallo del caso condenaba al padre y promotor a cuatro años de carcel y a una multa de 21 millones de euros como responsable de un delito contra la Hacienda foral de Gipuzkoa, además de tener que compensar al fisco con más de diez millones de euros más los correspondientes intereses de demora. El fallecimiento del condenado provoca que esa deuda derive en sus hijos, de forma que por ello la minuta de cada uno ronda los 50 millones de euros. En estos casos, según la consulta realizada a expertos fiscales, con que uno de ellos pudiera responder por la cuantía correspondiente, ambos nombres desaparecerían de la 'lista negra' ya que la deuda que figura está, por así decirlo, duplicada (la deuda total es indivisible y no se puede trocear para hacer la relación).

Según la sentencia del caso, los hechos se corresponden al ejercicio fiscal de 2006, año en el que el encausado montó un complejo entramado «societario y contable» entre varias empresas en las que realizó distintas «operaciones de escisión», contratos de «préstamos participativos» y actuaciones contables «sin respaldo económico alguno» con la «clara intención de eludir el pago» de los impuestos que le correspondían.

La trama del IVA

El listado publicado ayer por el fisco guipuzcoano incluye 69 sujetos que suman una deuda total de 292 millones de euros. En el último año, salieron de la lista 7 nombres y han ingresado 11. En lo que a la cuantía total adeudada se refiere, el monto ha pasado de los 167 millones a los 292, lo que representaría casi el 85% del presupuesto en políticas sociales de la Diputación de Gipuzkoa. Un incremento de casi el 75% y 125 millones de euros. Si comparamos con la minuta de la primera lista de morosos (152,3 millones), la cifra casi se ha duplicado.

Al margen de los hermanos Osinalde, el listado recoge por primera vez el nombre de la empresa LH Comodities & Investments, que cuenta con la mayor deuda entre todas las compañías, con un montante total de 23 millones de euros. Esa deuda proviene de otro delito al fisco foral destapado el pasado año. Este se refiere a una trama dedicada a la intermediación en la venta de carburantes y que no declaraba el IVA de esas operaciones a la Hacienda de Gipuzkoa ni a la Agencia Tributaria. En total, dicha empresa adeuda 23 millones al fisco foral y otros 17 al estatal.

En la tercera lista siguen figurando las deudas de las quiebras de dos de las más sonadas firmas del territorio en la última década. Las extintas Ramón Vizcaíno y Fagor Electrodomésticos siguen sumando una deuda de alrededor de 30 millones con el fisco guipuzcoano.

La quiebra de Ramón Vizcaíno en 2011 que afectó a 328 trabajadores dejó un reguero de deudas con Hacienda divididos en distintos negocios. Así, el listado sigue recogiendo una factura de 2,38 millones a la firma GRV Grupo Vizcaíno EMP IND y Serv SL, además de 5,73 millones de Ramón Vizcaíno Refrigeración SA y otros 6,23 de la compañía asociada Tecfrindus SA. De esta forma, la deuda total, a consecuencia del cierre del fabricante de equipos de frío industrial se sitúa en los 14,34 millones de euros.

Por su parte, la cooperativa del Grupo Mondragón concursada en 2013 sigue manteniendo una deuda de 15,9 millones con Gipuzkoa. La cifra es la misma que el anterior diputado general, Martin Garitano, avisó hace ya cinco años que Fagor Electrodomésticos debía al fisco foral.

A esa lista de situaciones empresariales complicadas se suma esta vez la entrada del Grupo Lagun Artea, que en las fechas en las que se cerró el listado se encontraba inmerso en un proceso concursal de liquidación. Su vertiente siderúrgica, Industrias Lagun Artea, presenta una deuda de 5,2 millones de euros, mientras que su negocio de I+D suma otros 1,47 millones. En total 6,7 millones de euros que previsiblemente serán reconducidos con la entrada del nuevo propietario, Bascotecnia, que ganó la puja por hacerse con la compañía al aportar 13 millones de euros.

La lista también incluye otras firmas emblemáticas que ya echaron la persiana, como la jabonera Bilore (3,6 millones) y varias empresas del sector papelero como Galgo (1,4 millones), Paperalia (2,3), Foresur Celulosas (1,2), la Papelera de Araxes (6 millones) o una nueva incorporación como es la Papelera de Amaroz (3 millones), que cerró sus puertas en 2012 tras un fallido relanzamiento.

868 millones en Euskadi

Agrupando las tres listas publicadas por las Haciendas forales, un total de 270 contribuyentes mantenían a 31 de diciembre de 2017 deudas superiores al millón de euros (10 más que el pasado año) con un montante total de 868 millones, casi 150 millones más que a cierre del año precedente. Si nos remontamos a las cifras totales de la primera toma, las listas se han 'reforzado' con 33 nombres que han sumado 205 millones más a la deuda total.

Curiosamente, la tendencia, en lo que a sujetos y cuantías se refiere en Euskadi es la contraria al conjunto del Estado, donde desde 2016 la lista de morosos se ha reducido en 450 nombres, y la cuantía total, en cerca de 400 millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos