ELA mantiene las 17 jornadas de huelga en las residencias de Gipuzkoa

Trabajadoras de residencias de Gipuzkoa durante una de las jornadas de huelga celebradas en 2015. /MICHELENA
Trabajadoras de residencias de Gipuzkoa durante una de las jornadas de huelga celebradas en 2015. / MICHELENA

La reunión ayer entre el sindicato y la patronal constató que las posturas siguen alejadas y el primer paro tendrá lugar el día 28 del presente mes

Fernando Segura
FERNANDO SEGURASAN SEBASTIÁN.

La reunión mantenida ayer entre las patronales y ELA, convocada por la autoridad laboral, no sirvió para acercar posturas, así que todo indica que el día 28 las residencias de ancianos de Gipuzkoa, los centros de día y los pisos tutelados llevarán a cabo la primera de las diecisiete jornadas de huelga convocadas en el sector por el citado sindicato. Los paros, de no llegarse a un acuerdo tras la huelga del 28, se extenderán a los días 24, 25 y 26 de octubre; 26, 27, 28 y 29 de noviembre y el 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30 y 31 de diciembre, es decir, durante todas las navidades.

La reunión constató que las partes se encuentran muy alejadas. El siguiente paso, por tanto, consistirá en la elaboración de un decreto de servicios mínimos. Este podría ser similar al aprobado en la huelga de 2013, que estipuló que el 50% del personal se mantuviera en su puesto de trabajo, elevándose al 60% en los momentos de más actividad en los centros, como la hora de levantar de la cama a los residentes o en las comidas y cenas. Estos servicios mínimos cuentan con el respaldo de ELA.

El dato

5.000 personas
trabajan en las residencias de ancianos, centros de día y pisos tutelados de Gipuzkoa, la mayor parte mujeres. ELA es el sindicato mayoritario, con el 60,40% de representación.

La solución al conflicto parece difícil puesto que el sindicato y las patronales difieren incluso del punto de partida. ELA apuesta por la firma de un convenio sectorial que recoja los avances logrados en los de empresa y a partir de ahí negociar mejoras salariales y de otro tipo que beneficien a todos los centros.

Txomin Lasa, miembro del equipo negociador del sindicato, señaló ayer que, a la vista de las últimas reformas laborales, esta estrategia pretende blindar los convenios vigentes y el sectorial que resulte de la negociación. Lasa reconoce que esta pretensión choca con la postura de la patronal, de manera que el sindicato, aunque se muestra dispuesto a seguir manteniendo contactos, reconoce que «estamos lejos de llegar a ningún acuerdo».

En la última huelga se aprobó que los servicios mínimos fueran del 60% en las horas de más actividad

Juan Ramón Apezetxea, secretario general de Garen, que tiene el 10% de la representación en la mesa negociadora a través de la Asociación de Centros Gerontológicos, critica el planteamiento de ELA. «Nos distancian enormes diferencias de criterio. Estamos ante una situación muy compleja, porque quieren que los convenios de empresa recojan a su vez el sectorial. Estamos dispuestos a discutir sobre la base de este último, pero si mezclas sus condiciones con los de empresa, entonces la negociación se enreda».

El acuerdo sectorial vigente tiene unas condiciones inferiores a los de empresa. Por tanto, como señala Apezetxea, la propuesta de ELA con llevaría un incremento de los salarios pactados en las empresas, porque la negociación del convenio sectorial partiría de la base de los ya existentes en los centros.

Homologación del salario

ELA recalca que su propuesta pretende homologar el salario base a la media de los trabajadores de la Administración foral y local. Denuncia que en otros ámbitos privatizados dónde el 90% de trabajadores son varones -como la limpieza de calles- la diferencia salarial respecto al suyo es de 6.000 euros anuales (30%). La patronal pone en valor que un auxiliar cobra 1.400 euros y trabaja 35 horas semanales.

LAB no se ha sumado a la huelga. Llevará a cabo caravanas de coches y concentraciones a favor de la negociación del convenio el día 26 de este mes, así como el 8 y 23 de octubre y el 15 de noviembre.

Adegi declinó valorar la reunión de ayer con ELA, calificando el encuentro como «técnico».