Kutxabank emite 500 millones en deuda utilizada hasta ahora solo por la gran banca

La entidad coloca en el mercado bonos senior no preferentes a cinco años de plazo, con una elevada demanda

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDASAN SEBASTIÁN.

Kutxabank rompió ayer el techo de cristal de la banca mediana-pequeña en España al colocar con éxito una emisión de 500 millones de euros en deuda senior no preferente, un tipo de 'papel' reservado hasta ahora a las grandes entidades.

La colocación, en la que, según fuentes financieras, la demanda cuaduplicó la oferta, se hizo a cinco años de plazo y a un precio de los bonos de 100 puntos básicos por encima del llamado 'mid-swap', lo que en cierto modo llega a ser incluso barato, dado el tamaño de la entidad con sede en Bilbao y el cupón pagado en otras emisiones similares.

Según explicaron fuentes de Kutxabank, a la oferta acudieron inversores institucionales de Reino Unido, Francia y Alemania, entre otros países. Los bancos BBVA, Santander, Barclays, Crédit Agricole CIB y Natixis fueron los colocadores, en una operación que estuvo codirigida por la agencia de valores vasca Norbolsa.

El banco de las cajas vacas calificó de «éxito» la emisión, al tiempo que dejó abierta la puerta a nuevas operaciones similares en el corto o medio plazo. Y es que, apuntó la entidad, según las disposiciones de la Junta Única de Resolución, Kutxabank soporta uno de los requerimientos más bajos del sistema en función del llamado MREL, expresión que hace referencia al colchón de solvencia que absorba las pérdidas de una entidad financiera en caso de resolución.

En concreto, el banco deberá tener, a partir del 1 de julio de 2021, un volumen de fondos propios y pasivos que le llevarían, en definitiva, a emitir unos 500 millones más. «Un volumen muy asumible para la entidad», aseguró Kutxabank.